Marx vuelve, en billetes de cero euros


A dos siglos de su nacimiento, Carlos Marx aún es noticia, y esta vez por algo más allá de sus ideas. Tréveris (Trier), su ciudad alemana natal, lanzó un billete atípico de cero euros con la figura del pensador y este se ha vendido rápidamente.

En un inicio se imprimieron 5,000 billetes, que no tienen valor de compra alguno, pero se comercian como souvenirs a tres euros cada uno. Pero por su éxito fue inmediato y se debió encargar unas 20,000 piezas más.

“El recuerdo refleja las críticas de Marx al capitalismo y, por supuesto, el billete de cero euros encaja perfectamente con con el motivo”, dijo Norbert Kaethler, director gerente de la oficina de turismo de Tréveris a Reuters.

El billete fue producido por la compañía Trier Tourismus und Marketing GmbH (TTM), y puede comprarse en la oficina de turismo del lugar en que nació Marx. En el anverso se ve su retrato, mientras el reverso muestra sitios famosos como la Sagrada Familia de Barcelona, el Coliseo de Roma, la Puerta de Brandenburgo en Berlín o la Torre Eiffel de París.

Patos de goma que homenajean a Carlos Marx. Foto: economiahoy.mx.

En la misma pieza se aclara que es solo un objeto conmemorativo. El billete sale a las calles como parte del homenaje que la ciudad preparara por los 200 años del natalicio del autor del Manifiesto Comunista y El Capital.

La figura de Marx también está en los semáfaros peatonales. Foto: economiahoy.mx.
La figura de Marx también está en los semáfaros peatonales. Foto: economiahoy.mx.

Además, en la urbe se venden patos de goma que imitan la figura del intelectual, además de tazas. También se prepara la inauguración de una estatua de bronce de tres toneladas, con financiamiento del gobierno Chino.

En los semáforos peatonales la señal de detenerse es Marx en rojo, con los brazos abiertos. Para continuar, la figura cambia a Marx, verde, caminando con un libro bajo el brazo.

Estatua de Marx. Foto: economiahoy.mx.
Estatua de Marx. Foto: economiahoy.mx.

Marx ha sido homenajeado de distintas formas, algunas curiosas. Hace dos años fue recordado mediante una canción de rap titulada la obra “Marx en los 90”, cantada en inglés y en chino.

 


Metralla cubana en voleibol europeo


Hace pocos días otro deportista cubano ganó un título continental representando a su club. Aunque con poco protagonismo, Miguel David Gutiérrez conquistó con el club Bunge Ravenna de la Serie A1 de Italia, la Copa Challenge de voleibol masculino.

El club italiano donde juega el cubano no ganaba un título continental desde 1997 cuando se coronaron en la Copa CEV (Confederación Europea de Voleibol). Previamente, este club había ganado el Campeonato Mundial de Clubes en 1991.

El último título italiano en la Copa Challenge había sido para el Calzedonia Verona en 2016. Es la sexta corona para los clubes de este país desde la temporada 2007-2008 en que la competencia existe bajo la denominación actual, por lo que el Bunge Ravenna mantiene la fuerte tradición italiana.

Miguel David con el trofeo. Foto: Cubadebate.

La competencia

Este torneo de clubes es el tercero en importancia en Europa después de la Champions League y la Copa CEV. Participan 36 equipos en partidos de ida y vuelta con eliminación directa hasta que quedan los dos finalistas.

En cuartos de final el Bunge Ravenna venció al Sport LISBOA e Benfica de Portugal. Después, en semifinales, tuvo una gran remontada ante el Maliye Pilango SK ANKARA.

En el primer partido fueron barridos por el club turco con tanteadores de 25-21,25-19 y 25-23. Lograron ganar el segundo duelo 3-1 con parciales de 25-22, 22-25, e idénticos 25-19. Esta paridad obligó a un set de oro ganado por los italianos con cerrado marcador de 16-14.

La final fue más fácil ente el Olympiakos griego al que vencieron en par de ocasiones 3-1 con marcadores de 28-26, 23-25, 25-20 25-18 como visitadores. En casa lo hicieron con tanteadores de 28-26, 23-25, 25-20 y 25-18.

Metralla cubana

Miguel David Gutiérrez es conocido en el mundo del voleibol cubano con el seudónimo de Metralla debido a su fortaleza en el ataque. El jugador nacido en Santa Clara no recibe muchas oportunidades en su club debido  a su función de opuesto suplente.

El austriaco Paul Buchegger es el titular y gran líder del equipo y en el duelo decisivo ante el club turco anotó 35 puntos. A pesar de la suplencia, Miguel David jugó en los dos partidos finales. En el primero no anotó puntos.

Miguel David Gutiérrez. Foto: Trabajadores.cu.
Miguel David Gutiérrez. Foto: Trabajadores.cu

En el segundo desafío vino desde la banca en los tres sets iniciales, y en el cuarto jugó como titular anotando cuatro puntos en las cuatro posibilidades de ataque que tuvo.

Metralla jugó en ocho de los enfrentamientos de su equipo en la copa, y en 17 sets. Anotó 26 puntos con un promedio de 1,53 por sets. Por su parte, Buchegger fue el máximo anotador del torneo con 203 puntos, y un promedio de 5,43.

Fue un gran título continental para un jugador de 21 años, quien será el gran protagonista de la escuadra cubana en los venideros compromisos internacionales del voleibol masculino.

Sobre los ataques de Miguel David Gutiérrez descansarán las aspiraciones de Cuba en Barranquilla y en el Campeonato Mundial. Cuba casi debe la incursión mundialista a los potentes remates del villaclareño en el premundial celebrado en Pinar del Río, Cuba.

Consejo de Estado: predicciones incumplidas


Ni las herramientas estadísticas del chatbot Amanda, ni las adivinaciones sobre los posibles líderes de la transición fueron completamente acertadas. Muchos intentaron predecir el Consejo de Estado (CE) de Cuba y solo hubo un acierto unánime: la elección de Miguel Díaz-Canel como presidente. Alrededor de los demás miembros la efectividad bajó, por algunas inclusiones y exclusiones inesperadas.

El nuevo CE tiene 13 nuevos miembros con respecto al anterior y es llamativa la salida de algunos dirigentes históricos, como Raúl Castro y José Ramón Machado Ventura. Los dos dirigentes máximos del Partido Comunista de Cuba están fuera de su composición.

Foto: Posdata.club.

Postdata.club, los creadores de Amanda, advierten además, que tampoco están ninguno de los secretarios provinciales del Partido Comunista de Cuba (PCC), ni los miembros del Secretariado del Comité Central del PCC.

“Por primera vez, los principales dirigentes nacionales y provinciales del PCC no estarán presentes en el Consejo de Estado. O sea, estará separada la dirección del PCC de la dirección del Estado. Esto no sabemos si es coyuntural o si se mantendrá cuando ocurran futuros cambios en la dirección del Partido”, explica el artículo.

Pero parece que esto último cambiará. Según dijo Raúl en su discurso, Díaz-Canel lo sucederá también como primer secretario del PCC en 2021, cuando está previsto el VIII Congreso del PCC. “Se ha planificado así”, aseguró.

Pero el Partido aún tiene una presencia significativa en el CE, con 29 militantes, 19 de ello integrantes del Comité Central y 9 del Buró Político. Estas son, sin embargo, las cifras más bajas de la historia de los Consejos, añade Postdata.club.

Díaz-Canel: 15 frases de su primer discurso

En la composición de la cúpula del CE hubo algunas “sorpresas” con respecto a las predicciones de Amanda. Mercedes López Acea, a quien se le situaba como posible Primera Vicepresidenta, quedó fuera incluso del Consejo. Para el cargo, segundo en importancia en este órgano, fue escogido Salvador Valdés.

Dos de los nuevos Vicepresidentes, Roberto Morales y Beatriz Johnson, llegaron a esta responsabilidad sin siquiera haber integra el CE antes. Marino Murillo, el hombre fuerte de las reformas económicas en la Isla, no integra tampoco el Consejo.

Foto: Posdata.club.
Foto: Posdata.club.

Se hablaba de transición, de cambio, pero aún la Generación Histórica mantiene un vínculo fuerte con el Consejo, integrado por tres de los viejos dirigentes cubanos: Ramiro Valdés (7ma vez como miembro y 5ta como vicepresidente), Guillermo García Frías (6ta vez como miembro) y Leopoldo Cintra (3ra vez como miembro).

Díaz-Canel se encargó de ratificarlo en su discuro.“El mandato dado por el pueblo a esta legislatura es la continuidad de la Revolución”, dijo.

El nuevo Consejo tiene una edad promedio aproximada de 55 años, superior a los 49 de la Asamblea. El 67,7 por ciento de los 31 miembros están entre los 41 y 60 años, mientras el 19,4 supera esa edad. Solo el 12,9 tiene 40 o menos.

 

Vea la cobertura completa de OnCuba sobre el tema:

Belly dance para encontrarnos – OnCuba


Cuban Soho cumple 15 años de creada y es la primera compañía de danza y música del Medio Oriente nacida en Cuba. A partir de los talleres de Belly dance (Danza del vientre) que impartiera en la Isla la artista de teatro y coreógrafa estadounidense Tiffany Madera, ocho muchachas persistieron en la tarea de fundar y afianzar en La Habana un estilo hasta entonces conocido en la Isla pero poco practicado. Así, desde diciembre de 2003, Gretel S. Llabre lleva de la mano este grupo que se expande cada vez más, y que ahora inaugura II Encuentro de Danza y Música del Medio Oriente Habana Habibi.

En diálogo con OnCuba, Gretel habló sobre su origen libanés. “Mi abuelo materno vino del Líbano, y siempre tuve esos deseos de conocer la raíz de mi familia. Tiffany vino durante tres o cuatro años para dar aquellos talleres, y el resto del tiempo nosotras procesábamos toda esta información. Lo que empezó como un hobby, totalmente autodidacta, tomó luego un rumbo más profesional”.

Pioneras en este tipo de danza en Cuba, estas muchachas ofrecen ahora talleres que han derivado en la creación de nuevas compañías, expandiendo este estilo y logrando que cada vez más personas se interesen en él. Con un lenguaje propio, “porque somos cubanas que vivimos aquí”, Cuban Soho trabaja desde la fusión de las danzas del Medio Oriente con varios estilos de la danza moderna y folclórica.

Hasta el domingo 22, Gretel por la parte cubana, y su maestra Tiffany desde EE.UU., coordinan este Encuentro, surgido a partir de la reciente presentación en esta capital del documental Habana Habibi. “El evento –comenta Gretel– es como un puente entre varias culturas porque Tiffany es de EE.UU., pero de origen cubano, y nosotras somos cubanas, pero con raíces del Medio Oriente. Entonces, luego de tantos años de trabajo, se nos hizo necesario que esto nos trascendiera. Teníamos que sacarlo fuera del marco de nuestra escuela y de los públicos de nuestras presentaciones”.

Participantes del I Encuentro de Danza y Música del Medio Oriente. Foto: Laura Alejo.
Participantes del I Encuentro de Danza y Música del Medio Oriente. Foto: Laura Alejo.

Con la participación de seis maestras estadounidenses y el apoyo del proyecto Paloma, Danza Teatro Retazos, el Centro de Teatro y el Instituto Superior de Arte, entre otros, se celebra este encuentro que propone talleres todas las mañanas sobre diferentes temáticas.

Sobresalen el panel Diálogo por la Danza y la Paz “Feminismo Transnacional y Transformación-Creando identidad a través de la danza”, impartido por la Dra. Meiver de la Cruz (República Dominicana, Oberlin College), Lizette Vila (Cuba, Proyecto Palomas), y la Maitre Rosario Cárdenas (Cuba, Cía Rosario Cárdenas). Asimismo, la Gala “Diásporas” donde se presentarán las principales maestras invitadas al evento y la compañía Cuban Soho; y el Encuentro “Vibrando en amor por un paisaje danzario habanero”, trabajo en conjunto con un grupo de ancianos del Proyecto Palomas, el Proyecto comunitario Quisicuaba y un grupo de transexuales del Centro Nacional de Educación Sexual.

Encuentro “Vibrando en amor por un paisaje danzario habanero”, trabajo en conjunto con un grupo de ancianos del Proyecto Palomas, el Proyecto comunitario Quisicuaba y un grupo de transexuales del Centro Nacional de Educación Sexual. Foto: Laura Alejo.
Encuentro “Vibrando en amor por un paisaje danzario habanero”, trabajo en conjunto con un grupo de ancianos del Proyecto Palomas, el Proyecto comunitario Quisicuaba y un grupo de transexuales del Centro Nacional de Educación Sexual. Foto: Laura Alejo.

El objetivo de este encuentro es difundir este estilo danzario y musical, así como integrar profesionales e instituciones de diversos ámbitos para intercambiar conocimientos y experiencias relacionada al tema. Gretel y Tiffany prometen unas interesantes jornadas de trabajo y presentaciones. Promueven un encuentro joven y poco usual, que apuesta por el crecimiento de este estilo en Cuba, y que atraerá de seguro a muchas y diversas miradas.

Gretel S. Llabre, por la parte cubana, y su maestra Tiffany Madera desde EE.UU., coordinan el II Encuentro de danza y música del Medio Oriente. Foto: Cortesía de Gretel S. Llabre.
Gretel S. Llabre, por la parte cubana, y su maestra Tiffany Madera desde EE.UU., coordinan el II Encuentro de danza y música del Medio Oriente. Foto: Cortesía de Gretel S. Llabre.

Para conocer el Programa General del evento, haga click aquí.

Prohíben Barbies tipo Frida Kahlo


Familiares lejanos de la difunta artista mexicana Frida Kahlo dijeron el viernes que han obtenido un interdicto temporal que detiene la venta de las muñecas Barbie tipo Kahlo.

Mara de Anda Romeo, sobrina nieta de Kahlo, argumenta que el fabricante de juguetes Mattel no tiene los derechos para usar la imagen de la pintora como parte de su serie Mujeres que Inspiran.

Barbie de Frida Kahlo. Foto: revistaq.mx.

De acuerdo con una copia del fallo, Mattel y las tiendas departamentales de México deben detener la venta de las muñecas Kahlo hasta que el asunto quede resuelto.

Pablo Sangri, abogado de Anda Romeo, dijo que los imputados pueden apelar el fallo.

Mattel ha dicho que ha trabajado con la Frida Kahlo Corp., con sede en Panamá, empresa que afirma poseer los derechos sobre la imagen de la fallecida artista. La corporación dijo que obtuvo tales derechos de Isolda Pinedo Kahlo, sobrina de la pintora, hace más de una década.

Mattel no contestó de inmediato a mensajes que se le enviaron el viernes en busca de comentarios.

Los detractores afirman que las cejas de la muñeca no son espesas ni están casi juntas, como las tenía Kahlo, y que el atuendo del juguete no refleja el detallado vestido de tehuana que ella utilizaba.

O sea, se parece más a una Barbie que a la verdadera Kahlo. Barbie es un símbolo estadounidense que muchas veces ha sido criticado por promover una imagen corporal poco realista y un estilo de vida consumista. Kahlo fue comunista toda su vida y murió en 1954, antes que se lanzará la Barbie.

La actriz mexicana Salma Hayek criticó esta muñeca inspirada en Frida. “Nunca intentó ser o lucir como los demás. Ella celebraba la originalidad y su singularidad. Cómo se atreven a convertirla en una Barbie”, dijo.

Salma tuvo una nominación al Oscar en 2003 por su interpretación de la artista en el largometraje Frida.

AP / OnCuba


Muere el popular DJ y productor Avicii


Avicii, uno de los más famosos DJs del mundo, murió este viernes a los 28 años. La publicista Diana Baron dijo en un comunicado que el músico sueco, cuyo nombre verdadero era Tim Bergling, fue encontrado muerto en Mascate, Omán.

“Con profundo dolor anunciamos la pérdida de Tim Bergling, conocido como Avicii”, señala el comunicado. “La familia está devastada y le pedimos a todos respetar su necesidad de privacidad en este momento difícil. No se harán otras declaraciones”, señala la misiva.

El comunicado no indicaba otros detalles sobre el fallecimiento. La policía de Omán y los medios oficiales no tenían un reporte sobre la muerte del artista la noche del viernes.

Avicii produjo “Devil Pray” de Madonna, así como “A Sky Full of Stars” y “Hymn for the Weekend” de Coldplay.

Fue nominado a dos Grammy y obtuvo dos Premios MTV europeos y un Billboard.

El DJ había pasado al estrellato presentando sus canciones electrónicas muchos admiradores, a veces cientos de miles de personas en festivales en los que llegó a ser el acto principal. Sus piezas lo llevaron a la cima de las listas de éxitos pop y a la radio internacional y su canción más famosa “Wake Me Up”, fue certificada multiplatino y llegó al cuarto puesto de la lista Hot 100 de Billboard. En las listas dance alcanzó a tener siete éxitos entre los 10 puestos principales.

Junto con David Guetta, Calvin Harris y Swedish House Mafia formó parte de un grupo de DJs y productores que surgieron de la escena electrónica con un nivel de éxitos mundiales, premios y fama que es más común entre las estrellas pop.

Su muerte llega días después de que fuera nominado a un Premio Billboard al mejor álbum dance/electrónico por su EP “Avicii (01)”. Competía en la categoría junto a The Chainsmokers, Calvin Harris, Kygo y Odesza.

Avicii en concierto. Foto: reportajede.news.

Fue retratado en el documental de Levan Tsikurishvil “Avicii: True Stories” de 2017.

En el pasado Avicii había sufrido de una pancreatitis aguda, en parte por exceso de alcohol. Después de que le retiraran el apéndice y su vesícula biliar en 2014, canceló una serie de conciertos para tratar de recuperarse. Se retiró de las giras en 2016, pero siguió haciendo música de estudio.

“Ha sido un viaje alocado, comencé a producir cuando tenía 16 años. Comencé a salir de gira cuando tenía 18. Desde ese entonces fue un salto de 100 por ciento”, dijo Avicii a la revista Billboard en 2016.

“Cuando reviso mi vida pienso, guau, ¿hice eso? Fue el mejor momento de mi vida de alguna manera. Pero tuvo un precio, mucho estrés y ansiedad para mí, aunque fue el mejor viaje de mi vida”.

El año pasado publicó un mensaje en su sitio de internet en el que prometía que seguiría activo: “El próximo paso se tratará únicamente de mi amor por crear música para ustedes. Es el comienzo de algo nuevo”.

Mascate, la capital de Omán, es un popular destino vacacional en Medio Oriente.

AP / OnCuba

Juan Valdés Paz: “El programa martiano está todavía por cumplirse” (II y final)


Juan Valdés Paz es un ser privilegiado. Posee la visión del hombre mundano: fue trabajador de tintorería y empleado de comercio, maestro y administrador de una fábrica de azúcar. Y posee la información del hombre académico: profesor de la Facultad de Filosofía e investigador del Centro de Estudios sobre América, del Instituto de Historia de Cuba. ES Profesor Titular Adjunto de la Universidad de La Habana y del Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García. En las dos primeras décadas de la Revolución, ocupó cargos de dirección en el peliagudo sector agrícola. Sus estudios se han convertido en varios libros útiles y muy bien acogidos: La Transición Socialista en Cuba (1993), Procesos Agrarios en Cuba, 1959-1995 (1997), Los procesos de organización agraria en la Revolución Cubana. 1959-2006 (2008), El espacio y el límite. Ensayos sobre el sistema político cubano (2009).

En su último libro, La evolución del poder en la Revolución Cubana se lee: “El ejercicio del poder estará siempre acompañado de resultados inesperados y de un cierto grado de incertidumbre”.

Juan Valdés Paz, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2014. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Si el gobierno de Raúl Castro ha topado con no pocas resistencias a su programa de transformación, que quedaría para el nuevo gobierno; en el día a día su ejecutoria puede ser todavía más resistida y engorrosa…

Toda política tiene favorecedores y opositores. A veces explícitos y visibles y, lo que es propio del socialismo real: la mitad de las cosas que ocurren pasan de manera invisible para la opinión pública.

Así que todas las políticas tendrán un nivel de consenso y apoyo, y un nivel de oposición. Entre la sociedad y el funcionariado, y dentro del funcionario por tipos de funcionariado. Tenemos una burocracia estatal, administrativa, económica, militar, que a veces está de acuerdo y a veces se pelea entre sí.

No sé cuántos, pero puedo adivinar que hay muchos guevaristas que no están de acuerdo con la reforma, que hay muchos fidelistas que no están de acuerdo, que hay muchos prosoviéticos que no están de acuerdo, que hay muchos funcionarios que no están de acuerdo. Puedo asumir que si ellos están en determinadas posiciones pueden ser un estorbo; si son mediadores pueden plantar determinadas resistencias. Pero no todo es ideología, también hay intereses individuales y de grupos.

Foto: Kaloian.
Foto: Kaloian.

Más allá de las retrancas, existen otros obstáculos a salvar…

El retraso de la implementación tiene tres problemas más. Uno es la propia estrategia que se dio la dirección del país que puso un acento excesivamente gradualista y por tanto lento. Eso, cuando la opinión publica pedía aceleración, le permitía a la burocracia justificarse y legitimarse.

Esa lentitud introduce un problema colateral: la baja integralidad de la que ahora habla el V Pleno.

Hay un segundo problema que es de principio: no afectar a la población con políticas de choque. Otro dato desfavorable es el entorno internacional, cada vez más adverso e incierto y que aún puede empeorar más. Aliados nuestros con problemas y la voluntad del ejecutivo estadounidense de no desmontar el bloqueo, favorecen a los sectores más conservadores a lo interno que encuentran en todo este escenario externo un aire para sus velas. Por último, el bajo crecimiento de la economía no ha permitido acumular recursos para financiar los cambios que producen costos.

Llegamos al nudo gordiano de la reforma: la dualidad monetaria.

Unos están en pro del shock, que sea de una sola vez, otros por un proceso gradual. La decisión es política. El problema es que hay costos y se los tienes que pasar a alguien. ¿El Estado tiene recursos para asumirlos o no? ¿Tendrá que pasar parte de los costos a la población? Y me dirás ¿a quiénes? Algún sector de la sociedad se afecta con la unificación monetaria. Si proteges a los de menor ingreso, vas a afectar a los de mayor ingreso. Si quieres buscar una media, afectarás a los sectores medios. Obviamente, se tratará de minimizar la afectación.

Volvemos a la metáfora de por dónde vamos a cortar el pescado, si por la cabeza o por la cola y que evoco en homenaje al Comandante Jorge Papito Serguera, quien siempre recordaba que ese era el problema central de la política.

¿Y la tasa cambiaria?

Cualquiera sea la tasa de cambio que se establezca, se tiene que sostener, y para sostenerla hay que tener reservas para paliar el incremento de la demanda que siempre se presenta cuando se hace un cambio de moneda, porque esa moneda fluye hacia el mercado para probarse. De lo contrario, puede crearse inflación y un mercado negro de divisas, si la moneda que se queda no tiene el valor de compra que se le adjudicó.

Pesos convertibles y pesos cubanos regulares. Foto: Ramón Espinosa / AP.
Pesos convertibles y pesos cubanos regulares. Foto: Ramón Espinosa / AP.

Pero la dualidad, que en los 90 salvó al país de la dolarización y de perder la soberanía financiera, ahora se comporta como un irresistible invitado…

Es casi imposible medir el comportamiento de la economía con dos monedas, que en realidad son cinco, y llevar una contabilidad creíble. Está reconocido por el gobierno que es muy difícil avanzar y darle integralidad al proceso de reforma si no se resuelve el problema de la dualidad monetaria. La pregunta que estaba en el ambiente era si ese problema se iba a resolver con el actual presidente o se le iba a dejar al nuevo presidente.

De cualquier manera, la nueva administración no la tiene fácil.

No sabemos cuántas facilidades le darán al nuevo mandatario para que ejerza su función. Aquí tendrá que jugar un papel muy fuerte el arbitraje del Partido. Cambios, retiradas, aggiornamento, promociones, pueden respaldar con muchísima fuerza al nuevo gobierno civil. Por otra parte, las Fuerzas Armadas están subordinadas al poder civil, pero no lo han vivido. Hay que educar a los estamentos armados en que están subordinados al poder civil y promover una cultura de la institucionalidad y de respeto a la Constitución que acompañe a lo que no hemos tenido hasta ahora: un gobierno no histórico, civil y joven. Es muy importante que toda esta sucesión transcurra con tranquilidad y normalidad, porque ello expresa la unidad política del país.

Sucesión histórica y sucesión generacional. ¿Vendrán juntas?

Todavía existirán muchos históricos y mucha gente de más de 70 años. Es necesario el acceso de nuevas generaciones que tienen menos de 30 o 40 años y sientan que están en el poder, o al menos que sientan que están suficientemente representados.

Eso es una parte de la legitimidad del nuevo gobierno.

Que el eventual Presidente tenga menos de 60 años anuncia esa renovación generacional y es una fuente de legitimidad de cara a las nuevas generaciones. En el imaginario social es que se ha iniciado una sucesión generacional.

"Todas las políticas tendrán un nivel de consenso y apoyo, y un nivel de oposición". Foto: Claudio Pelaez Sordo.
“Todas las políticas tendrán un nivel de consenso y apoyo, y un nivel de oposición”. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Hay un crédito de tiempo que la sociedad otorga. Hay también una paciencia histórica. ¿Qué capital de tiempo tendría el nuevo gobierno?

No se puede decir. Tiene que ver mucho con su desempeño, obviamente con el éxito de su gestión. Si logra acelerar el proceso de reformas puede tener asegurado un segundo mandato y eventualmente dejar un legado importante y confirmar que las nuevas generaciones pueden sostener ambos proyectos, el de sociedad y el de nación.

Ambos requisitos existenciales para Cuba…

A diferencia de China y Vietnam, nosotros tenemos menos de doscientos años de construcción de la nación, siempre amenazada por el coloso del Norte, no solo militarmente, sino política y culturalmente. Nosotros tenemos que construir la nación contra Estados Unidos, que por razones geopolíticas y hasta idiosincráticas, no puede admitir un país plenamente soberano e independiente a 90 millas.

El factor estadounidense es ambivalente. Es hostil, amenazante, pero alimenta el nacionalismo.

Aquí el proyecto de soberanía frente a Estados Unidos se afincó con un proyecto de sociedad socialista, anticapitalista. Está claro por qué tuvimos que declararnos socialistas, porque no había posibilidad práctica de persuadir y de comprometer la ayuda del único otro campo que nos permitiría sobrevivir a la agresión norteamericana, que darle alguna garantía de que éramos un aliado confiable.

Y siempre nos queda un ideario tutelar y programático, que es José Martí.

El primero que enunció un proyecto de nación y de sociedad es el programa martiano. Para mi gusto, bastaba el programa martiano, que está todavía por cumplirse. A veces parece que nos acercamos y a veces parece que nos alejamos.

El proyecto de sociedad es una variable del proyecto de nación, que no puede ser variable, porque el tema de la soberanía, la independencia y la autodeterminación no puede ser objeto de ninguna discusión, concesión o negociación.

Eso es un dogma.

Tiene que ser un dogma. O lo asumimos dogmáticamente o de manera principista o no hay Estado-nación. Si la gente no cree en su nación, no tiene identidad; si acepta subordinación, una soberanía limitada, si la gente acepta la dependencia por cuatro prendas, si acepta que el embajador norteamericano en La Habana diga cómo hacer las cosas en Cuba, pues entonces ya no hay Estado-nación, hay una neocolonia.

Nosotros para sostener el proyecto de nación vis a vis con Estados Unidos necesitamos el consenso mayoritario de la población. Transitaremos con opositores y disidentes, pero hay que tener ese consenso.

"Para mi gusto, bastaba el programa martiano, que está todavía por cumplirse". Foto: Claudio Pelaez Sordo.
“Para mi gusto, bastaba el programa martiano, que está todavía por cumplirse”. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

¿Significa que ese consenso aplastará el disenso?

Significa: ¿qué vamos a hacer con el disenso? El disenso es un hecho sociopolítico. Nosotros tenemos que acabar de distinguir el disenso de la contrarrevolución. Primero tienes disenso en tus filas. He ahí el primer drama; la incapacidad del socialismo real para asumir el disenso en sus filas.

Cuando disientes parece que te has salido de la Revolución. No hay nada con más sentido común que si vas a tener una oposición le pidas que sea leal al orden constitucional del país, aprobado por la mayoría. La expresión oposición leal me parece lícita. Vamos a tener siempre una franja de la población que discrepa del socialismo. Existe y hay que reconocerle derechos para que no colisionen con el orden institucional establecido. El quid del asunto es ver cómo conquistamos más apertura y como adquirimos una cultura del debate. Hemos avanzado, pero no lo suficiente.

Es un hecho que Estados Unidos tratará siempre de rentar más opositores desleales, de capitalizar los desencuentros, las frustraciones…

Nosotros frente a Estados Unidos tenemos el problema de una oposición desleal, subordinada y financiada por los gringos; pero no cabe duda de que si reconociéramos el estatuto de una oposición leal podríamos resolver en el futuro, hay que pensar en el futuro, que no toda disidencia se vuelva contrarrevolucionaria.

El proyecto nacional está en manos de generaciones post 1959. ¿Cómo evalúa la perspectiva?

Hay cansancio, inconformidad, crítica, desorientación, que es algo transversal a todas las generaciones, mucho menor en las viejas y mucho mayor en las nuevas. Pero la traducción política de eso es lo que podríamos llamar anomia política: dejo de ser una fuerza movilizada y tampoco me dejo movilizar por la oposición.

Lo que se está acrecentado, según mi percepción, es el componente pasivo del consenso, no el activo, y cierta anomia política, patente en la quinta generación, que crece mucho más en la sexta, y se está formando una séptima generación política cada vez más anómica.

Las revoluciones son procesos históricos que comienzan y terminan un día. Nosotros creemos y necesitamos que la Revolución se extienda en el tiempo indefinidamente porque no tenemos resuelta la cuestión nacional.

Y de tantos desafíos, ¿cuál sería el más formidable de todos una vez iniciado el día después del 19A?

Nosotros vivimos un fenómeno inédito en la historia, que es Fidel Castro. Él solo era todo: la decisión política, el discurso para promoverla, la justificación de la política, la promoción cultural, la política al servicio de valores, la entrega personal, etcétera. Tenía esa capacidad de llevar todas las agendas a la vez y eso ya no existe. Entonces hay que hacer que las instituciones funcionen y que quien suplante a Fidel Castro sea el Partido Comunista. En mi opinión el problema más grave del futuro es eso que tú has llamado el arbitraje entre las tendencias. El arbitraje de Fidel y Raúl ha estado al margen de cualquier cuestionamiento de las partes.

Juan Valdés Paz: “La pobreza no está reconocida en el discurso oficial” (I)

Ola de arte cubano en Lille


Nacidos entre finales de los 70 y mediados de los 80, más de 35 artistas cubanos reivindican su energía creativa en la exposición “Ola Cuba!” en la ciudad francesa de Lille.

Pintores, fotógrafos, artistas plásticos y arquitectos forman parte de la muestra organizada por Lille3000, programa cultural promovido por el Ayuntamiento de esa ciudad del norte de Francia en la antigua estación de trenes Saint-Sauveur.

En la exposición, abierta hasta el 2 de septiembre, los artistas hablan sobre la memoria o la apertura de su país al mundo. Dentro de su gran diversidad, no faltan obras interactivas o efímeras como “Fango” (2012), de Elizabet Cerviño, en la que las figuras de arcilla desaparecerán con el tiempo.

Cartel promocional de la exposición “Ola Cuba” en Lille, Francia. Foto: lille3000.eu

Las esculturas, instalaciones o pinturas no solo transmiten al público mensajes sobre la historia de Cuba, sino que amplían el campo de reflexión para llevarlo al terreno de la arquitectura, de la naturaleza, de la diversidad étnica o de las migraciones.

“Todo empezó con la visita de la alcaldesa Martine Aubry a La Habana tras haber recibido la invitación del codirector de la Galleria Continua Lorenzo Fiaschi, un espacio fundado en Italia en 1990 y que existe en Cuba desde hace tres años”, dijo a la agencia Efe la consejera cultural cubana Laura Salas.

El juego de palabras con los términos “hola” y “ola” surgió de la necesidad de expresar la creatividad de los artistas mediante una metáfora y, a la vez, recordar “las inclemencias del tiempo” que conoce la Isla.

Entre la pluralidad de creaciones destaca la pieza “Escala de Valores”, imaginada por Mabel Poblet y empezada hace cinco años, que recopila informaciones e imágenes sacadas de la prensa nacional.

“Diferentes familias cubanas colaboraron en la creación de la obra, ya que recortaron todas las noticias e imágenes de los periódicos que iban leyendo en su día a día”, explicó Poblet a Efe.

Estos papeles unidos entre sí por hilos podrían simbolizar una “lluvia de información” de una prensa “con criterio editorial único” y, al mismo tiempo, invitan a imaginar una noticia desde otra perspectiva, “viendo las imágenes sin el texto”, añade.

Otra obra impactante es la de José Yaque, titulada “Tumba Abierta” (2007-2009), que reúne más de 3,000 elementos vegetales, plantas, raíces, cortezas, frutas o flores contenidos en botellas que colocó en una gran estantería como reflejo del “ciclo de la vida” gracias a la su constante transformación.

“Es una acumulación de todo lo que encuentro por mi paso. Empezó a crecer en Cuba y siguió en Italia, donde posteriormente la presenté en la Bienal de Venecia, como parte del pabellón de Cuba”, comentó Yaque.

"Tumba abierta", de José Yaque. Foto: Ela Bialkowska / galleriacontinua.com.
“Tumba abierta”, de José Yaque. Foto: Ela Bialkowska / galleriacontinua.com

Otros artistas presentes en la muestra son Abel Barroso, Duvier Del Dago, Alexis Leyva “Kcho”, y Wilfredo Prieto.

Esta generación, creadora de nuevos horizontes, sirve como testigo para ilustrar los cambios de la sociedad cubana, según los organizadores de la muestra, que los considera portadores “de una libertad de expresión todavía frágil, pero inédita”.

EFE / OnCuba

Aquí no hay coronas para reyes


La resistencia es una de las banderas del discurso estatal cubano desde el comienzo de la agresividad norteamericana contra el gobierno revolucionario, instaurado en 1959.

El bloqueo estadounidense al gobierno y pueblo cubanos, que es jurídicamente distinto a un embargo, ha creado, más que un trastorno económico, uno de tipo político, porque ha enrarecido el ambiente de creatividad y revolución del Estado y la sociedad civil para trastocarlo en otro de vigilancia y guardia en alto, que no es casi nunca propicio para la mejor política.

Apenas en 1964, Ernesto Che Guevara contestaba a una periodista norteamericana sobre el bloqueo recién estrenado y su respuesta enseñaba un camino que no se ha seguido después por la propaganda política oficial. El Che decía que el bloqueo nos obligaría a hacer las cosas bien por nosotros mismos, y nos dejaría sin opciones que no fueran las de trabajar mejor.

A casi sesenta años de cerco comercial y financiero el Estado cubano prefiere comenzar las justificaciones por su incapacidad productiva con el sambenito del bloqueo, que todos sabemos que es real, pero que también sabemos superable, como el mismo Estado cubano ha demostrado en algunas de sus funciones y servicios sociales destacados.

El bloqueo, el terrorismo, las campañas de desinformación sobre Cuba, que el Estado y la sociedad cubana han sufrido desde 1959, y las agresiones de todo tipo que conocemos bien, nos llevaron por un callejón ideológico que hasta ahora no ha tenido salida: la plaza sitiada.

La fortaleza asediada enardece los ánimos patrióticos, nacionalistas, extremistas, el dogmatismo y el culto a la personalidad, y en ella, además, no se comprenden las disidencias, las críticas, la desunión y las reuniones informales.

Todo es traición en la plaza sitiada, la verdadera conspiración de un general hereje, el intento de un artista de tocar la trompeta en otro paraje con mejor acústica, la huida de un atleta que quiere pertenecer a un club célebre que le pagará mucho más, el libelo de un periodista que piensa que la democracia cabe también detrás de las almenas amenazadas; un nuevo gremio, una nueva asociación, una idea demasiado fresca, un ave migratoria con olor a extranjera ostentosa, una revista en otro idioma, un anuncio de un alimento que no existe entre los muros asediados, un peinado a la usanza de otra villa donde la gente debe ser frívola, un ritmo musical que no hemos inventado nosotros mismos.

Por todo esto hemos pasado con mayor o menor intensidad dentro de esta, nuestra vieja plaza sitiada. Dentro de estas murallas se erradicaron las fiestas populares que festejaban fechas de santos católicos, se abolió la fritura de carita y la de bacalao, y se extinguieron oficios, de seguro burgueses como los de encargado de edificios y bedeles de escuelas. Hemos tenido que pelear en el campo de batalla para que nos dejen poner arbolitos de Navidad y para que el Día de Reyes no sea una ofensa a la patria.

Hemos resistido dentro del asedio, cuando nadie apostaba un centavo por Cuba, sobre todo después de 1991, pero cuando hemos tenido la posibilidad de abrir ventanales y de construir vidrieras para que la luz entre con más fuerza en nuestros corredores, no lo hemos hecho.

Se aprende a vivir también en la plaza sitiada, existe una escuela de la resistencia, que enseña temple, la frugalidad de algunos para que otros vivan mejor, la valentía de los que se arriesgan por cuidar las murallas, la solidaridad entre nosotros, los bloqueados por todos los bloqueos.

Se aprende también que pensar tiene un costo, que se debe asentir para conservar la paz y el empleo, para que no te tachen de contrarrevolucionario o apátrida.

En todos estos años, los jefes de la plaza no han entendido que los que se quieren ir del asedio, no es porque quieran pasarse a otro ejército, o al menos no en todos los casos, sino porque no soportan más vivir sin saber cuándo terminará la vida dura.

Los que hemos decidido permanecer en la plaza sitiada sabemos que aquí la patria es lo mismo que el castillo, que cualquier caballero del Estado es tan importante como toda la historia, que no hay más que un partido donde militar, aunque dentro de los muros haya miles de ideas encontradas.

La resistencia tensa los músculos y los conceptos, deja sin lubricantes a la burocracia, nadie se prepara para discutir en armonía sino para pelear en un ring de boxeo. ¿Para qué haría falta ser un dirigente culto, prudente, comprensivo, instruido y humano, si lo que lo hace exitoso es estar callado, cumplir órdenes, no llamar la atención, no parecer un sabiondo, no proponer nada nuevo y aparentar ser simple sin exageraciones?

En la plaza sitiada no se resuelven muchos problemas porque el orden y el equilibrio dependen de que todo se mantenga igual, porque ya hemos aprendido a estar así, o eso es lo que piensan los que mandan e interpretan por nosotros, los que debemos seguir hacia adelante.

El bloqueo nos ha puesto en este lugar, la agresividad nos ha puesto en esta situación: el mejor ambiente para la cultura de la guerra, de la disciplina, de la virilidad, de la unidad y de la incondicionalidad.

Pero los muros son tan altos y tan sólidos que hace tiempo que no vemos que tal vez dependamos más de nosotros mismos que lo que imaginamos. Los enemigos existen, algunos ansían adueñarse de todo lo que queda de bueno dentro de este archipiélago, pero nada mejor que un pueblo libre para impedirlo, y nada más propicio para entregar un país y una cultura, que un pueblo que le dé la espalda a la política.

No conservaremos esta plaza solo de resistencia en resistencia, de alarido de guerra en alarido de guerra, de consigna en consigna, de marcha en marcha, celebrando el pasado sin querer mirar al futuro.

Hay que producir política, esta es tan importante como la papa, alimenta y salva de la misma manera, sin ella no hay presente ni futuro, y no puede ser exclusividad del Estado, ni propiedad del gobierno. La política no tiene dueños, si alguien se queda con toda ella la hace inservible e inviable, porque esta depende de la controversia, de la lucha por el poder, de la emulación de capacidades para adelantar un país.

Dentro de la plaza sitiada es imprescindible la democracia, el cuento que nos hicieron era un fraude, la única forma de resistir la vida que pende de un hilo, es bajo el convencimiento de que todos somos parte del proyecto, de que contarán con nosotros para cada movilización de nuestro sacrificio. Es falso que dentro del asedio toda disidencia es traición, porque hay una verdad que no puede ser superada por un lema coyuntural: esta plaza estará sitiada, pero es una república, y en ella la política es de todos, aquí no hay coronas para reyes.

Cartelera: Mueve las caderas


La compañía Cuban Soho cumple 15 años y fue el primer grupo de este estilo creado en Cuba. Por estos días hacen el II Encuentro de Danza y Música del Medio Oriente, un evento inusual para muchos por acá. Queremos que … Continued

La entrada Cartelera: Mueve las caderas se publicó primero en OnCuba.

Cuba espera respuestas y cambios


Esta semana ha comenzado en Cuba un nuevo ciclo político signado por la llegada del relevo presidencial y el retiro de Raúl Castro como Jefe de Estado. En EE.UU. algunos opinan que se tratará de un mero traspaso de poder sin implicaciones de cambio real para Cuba; otros especulan que la nueva dirigencia que parte de otra generación y no tiene apellido Castro, podrá ejecutar una agenda marcada por un mayor pragmatismo.

¿Qué escenario le espera a quien ocupe un puesto con tan extraño título como el de “nuevo Presidente del Consejo de Estado de Cuba”? ¿Cómo determinará en su mandato la permanencia de Raúl Castro como Primer Secretario del Partido Comunista? ¿Qué nuevos y viejos actores, internos y externos, serán sus interlocutores?

Raúl Castro abraza a Miguel Díaz-Canel en el momento de su nombramiento como candidato a presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, el 18 de abril. Foto: Cortesía Cubadebate / EFE.

Está claro que el rol del nuevo líder está enmarcado dentro de un proyecto de continuidad apoyado por una mayoría que a todas luces, se muestra cautelosa y aun más, incrédula ante narrativas fantasmas. Pero, ¿cómo responder a la confianza y esperanzas de quienes, aun dentro del contexto de estratificación y desajuste económico que atraviesa la Isla, apuestan por la consecución del sueño socialista igualitario? ¿Cómo comunicarse y servir también a aquellos que no comparten ese ideal? Esas serían quizás, las preguntas más importantes.

A nivel económico, el nuevo líder deberá enfrentar el reto de la unificación monetaria sorteando los riesgos de la inflación e inestabilidad que pueden venir asociados a esta. Más que ello, estaría ante el imperativo de revitalizar la economía, cuyo crecimiento ha sido mínimo en los últimos años. La reactivación del sector privado y el descongelamiento de licencias para cuentapropistas serían vitales. Heredará un complejo panorama de deshielo ralentizado; de un aliado importante –Venezuela– en crisis; y de un progresivo rol protagónico para otros actores económicos como Rusia y China.

Pero sus mejores aliados serán la aplicación de soluciones creativas, con mayor énfasis en la descentralización y en la no reproducción de esquemas de dependencia.

La nueva presidencia tendrá que lidiar con otra esfera de demandas no menos complejas, marcadas por la carencia o poca efectividad de mecanismos regulatorios. Temas como los de la ley de asociaciones, la ley de cine, y la de prensa, han sido parte del debate público por años ya, y deberán ser tratados con la prioridad que ameritan. No se trata de tabúes o de demandas superfluas, sino de reclamos articulados por ciudadanos que han escogido ser parte de su destino de la mejor manera: aportando al proyecto de nación sus conocimientos, sus creaciones y su buena voluntad.

No emigran, porque Cuba es su puerto, pero esperan respuestas y cambios. ¿Qué los invita a permanecer en Cuba, dentro de una situación de crisis? ¿Cómo proveer soluciones a problemas básicos de quienes, hace muchos años ya, ven en la migración un último recurso, y que, si pudieran desarrollarse dentro de formas más normales de subsistencia, escogerían permanecer en Cuba?

No hay que desestimar, por otra parte, el complejo escenario geopolítico que se heredará, ante una administración, la de Trump, que ha potenciado el viejo lenguaje de la subversión y la injerencia. Con más razón aún, sería valioso para Cuba establecer alianzas con ese arsenal de recursos humanos internos que ha expresado su rechazo a esa retórica, pero que también clama por una renovación de los discursos; por una Cuba conectada; por nuevos escenarios de posibilidades para ejercer sus profesiones. Es un complejo acto de equilibrio, cuya difícil ejecución marcaría un hito para la nueva dirigencia.

No será solamente el nuevo Presidente ni los 11 millones de cubanos en la Isla quienes se enfrenten a los desafíos de este nuevo ciclo. Los cubanos residentes fuera de Cuba, y en especial, en Estados Unidos, serán un factor determinante en el despliegue de las nuevas dinámicas.

Será prioritario reactivar el mensaje que recibió Obama, y al cual prestó oídos: nuestra aspiración a un escenario de normalidad entre los dos países; a una relación entre pares y no a una de tutelajes. No esperamos por un Mesías Rubio que venga a poner fin a nuestros problemas ni a darnos lecciones de democracia. Nos toca a nosotros denunciar la inmoralidad de quienes buscan la mínima oportunidad para exhortar al pueblo a lanzarse a las calles y a fomentar el caos, teniendo ellos techo seguro. Sabemos que no escucharán, pero el mensaje debe permanecer.

Nos toca también marcar distancia de aquellas posiciones ostentadas por quienes se proclaman “oposición”, pero que a quienes se oponen, más que a nada, es al pueblo, cuando pactan con quienes lo asfixian.

No debemos confundir la aspiración a una Cuba más democrática y plural con concesiones ni luneta reservada para aquellos que, sin pudor alguno, piden más bloqueo. En realidad, el problema que tiene esa oposición a estas alturas, no es que no sean populares dentro de la Isla: es que afuera, tampoco lo son. Las encuestas demuestran que una gran mayoría de cubanos en EEUU no apoyan el embargo y favorecen el camino de la diplomacia.

El escenario montado por la administración Trump que aúpa a estos farsantes de la democracia, es, sin dudas, desolador. Sin embargo, ha logrado mantenerse un vínculo mínimo en áreas de cooperación marítima, antinarcóticos y medioambiental.

La reciente derrota en el Congreso de una enmienda para limitar fondos a la embajada, así como las declaraciones del nuevo Secretario de Estado, Mike Pompeo, referentes a la disposición a regresar personal diplomático a La Habana y a fortalecer la embajada en Cuba, aun, cuando sea por las razones equivocadas, es una pequeña señal de avance. No obstante, la triada Rubio-Pompeo-Bolton pudiera representar un deterioro aún mayor en las relaciones.

La diáspora debe jugar un papel protagónico visibilizando posiciones que son ya consenso. Seguiremos favoreciendo y enfatizando la política de engagement dentro del reactivado escenario de Guerra Fría. Esto no significa que sacrificaremos nuestras aspiraciones a una política migratoria perfectible (con un precio razonable para pasaportes, por ejemplo); a eliminar los prejuicios hacia un mayoritario sector diaspórico que no se coloca en una actitud de hostilidad hacia Cuba; a ser incluso parte del futuro político y económico de la Isla al cual, más allá de posiciones ideológicas y gustos políticos, como cubanos que amamos a una Cuba independiente y soberana, tenemos derecho.

Las preguntas sobre los cambios, los apellidos y el radicalismo o no de la nueva presidencia, que tanto entretienen a la prensa norteamericana, no serían las más importantes, sino cómo se asumirán los nuevos retos. Retos que llegan a tocar a las puertas no sólo del nuevo liderazgo, o las de cubanos en la Isla, sino también a las de los que desde afuera, nos sentimos parte de una casa común.

*La autora es profesora cubana residente en Estados Unidos. Miembro de la Junta Directiva de Cuban Americans for Engagement (CAFE).

Vea toda la cobertura de OnCuba sobre el tema:

Tres preguntas sobre la nueva presidencia en Cuba


Es difícil prever el signo de los próximos tiempos para Cuba. La mayoría de los relatos que circulan sobre el reciente “cambio de poder” en la Isla no ven en el nuevo gobierno, acabado de estrenar, con una nueva legislatura de la Asamblea Nacional y un nuevo jefe de Estado, un factor de cambio radical.

Ahora el rostro del poder es el de un ingeniero nacido en 1960, que no estuvo en la Sierra Maestra pero que acumula una sostenida experiencia en todos los niveles de la actividad política en Cuba. Eso, per se, es una gran novedad. Pero acaso no sea suficiente.

Miguel Díaz-Canel hereda como Jefe de Estado una Cuba de doble moneda, sometida al bloqueo de Estados Unidos y en medio de un enfriamiento de las relaciones con ese país, con una economía deprimida. Un país que, además, envejece aceleradamente y continúa marcado por una fuerte tendencia a la emigración. ¿Se acelerará el proceso de reformas? ¿Cuándo y cómo se modificará la Constitución? ¿Cuál es el estilo de liderazgo deseable? ¿Cambiarán las formas de hacer política en Cuba?

En un contexto de tantas interrogantes, OnCuba ha indagado entre un grupo de cubanos su opinión, a partir de tres preguntas: 

1. ¿Cuál es la diferencia más notable que usted aprecia en esta transición?
2. ¿Qué es lo más urgente para el nuevo presidente?
3. ¿Qué debe mantener a toda costa?

Silvio Rodríguez

Poeta y trovador

La diferencia: Que no es uno de los fundadores de la Revolución.

La urgencia: Conectar con el pueblo.

A mantener: Nuestra soberanía antimperialista.

Silvio Rodíguez. Foto: Yailín Alfaro

María Mederos

Profesora

La diferencia: Las vivencias de acción de los históricos cuando cambiaron el país y las vivencias sólo burocráticas y políticas de quien les sucede.

La urgencia: Estimular el desarrollo de las fuerzas productivas y los medios de producción. Pero no desfasado de lo social.

A mantener: El sentido de identidad que tenemos los cubanos, que debería ser reconocido desestigmatizando a los cubanos que vivimos fuera.

Vanessa Batista

Cineasta cubana

La diferencia: No he estado en Cuba permanentemente los últimos tiempos.

La urgencia: Poner en buen rumbo la economía, llevar a cabo una serie de reformas que permitan un crecimiento real y palpable en la sociedad. A la par, ganarse la confianza del pueblo y de los poderes que deberán apoyarlo en decisiones muy importantes que deberá tomar.

A mantener: La “gratuidad” de la educación y la sanidad pública.

La directora cubana de cine Vanessa Batista durante una entrevista con Efe en el Centro Cultural Español de Miami (CCEM). Foto: Jorge I. Pérez / EFE.
Vanessa Batista. Foto: Jorge I. Pérez / EFE.

Gustavo Arcos

Crítico de cine y profesor

La diferencia: No veo transición. Es un cambio de nombre, de figura y de generación, motivado no por una conciencia de que debe producirse un cambio real, sino por los imperativos biológicos. Las mismas estructuras de poder se mantienen. El nuevo ejecutivo es, como el anterior, juez y parte en el proceso.

La urgencia: Ni idea. Supongo que tendrá que lidiar con los problemas internos de su propio gabinete, conformado por personas con diferentes criterios acerca de cómo conducir el país. Gente más conservadora o más propensa a los cambios.

A mantener: No pudiera decir qué debe mantener, ya que no me queda claro cuál es su intención. No hemos escuchado aún cuáles son sus prioridades, no sabemos cuál será su gabinete y qué área requerirá, de su parte, mayor atención. Supongo que intentará conservar el programa de asistencia social y desarrollo cultural generado por la Revolución, sin embargo, todo pasa por la economía y la nuestra nunca ha tomado vuelo.

Harold Cárdenas

Bloguero y analista

La diferencia: Que se trata de una nueva generación con necesidad de encontrar otras fuentes de legitimidad.

La urgencia: Garantizar la continuidad de la Revolución y un relevo generacional exitoso en los próximos tres años.

A mantener: …y desarrollar los logros sociales de Cuba. Pero las políticas del nuevo presidente y su (probable) éxito en esto estarán marcadas por la necesidad de no socavar a la generación anterior. La suposición de que un elogio o éxito de nuevas generaciones significa una crítica velada a la generación histórica, tiene el potencial de hacer mucho daño en el futuro.

Harold Cárdenas Lema: Foto: Facebook.
Harold Cárdenas Lema: Foto: Facebook.

Ivan Giroud

Presidente del Festival de Cine de La Habana

La diferencia: No creo sea una transición. Está planteada una continuidad.

La urgencia: La definición de un estilo por el nuevo presidente. De su estilo.

A mantener: Lo que debe defender a toda costa es la coherencia.

Ivan Giroud. Foto: Facebook.
Ivan Giroud. Foto: Facebook.

Pável Vidal

Economista

La diferencia: Llegará a dirigir el Consejo de Estado y el Consejo de Ministros una nueva generación de políticos, que no participó en la lucha revolucionaria de los años 50 y que son en muchos casos desconocidos para gran parte de la población. Como han estado a la sombra de los políticos históricos, no sabemos muy bien cómo piensan realmente y qué nueva Cuba quisieran impulsar, pero esperamos que tomen decisiones que no repitan los errores del pasado.

Pável Vidal. Foto: David Garten.
Pável Vidal. Foto: David Garten.

La urgencia: De las reformas planteadas por Raúl Castro solo se han aplicado el 20 por ciento. El cambio más fácil de poner en práctica es la apertura a la inversión extranjera, algo que ya viene sucediendo. Luego, están una mayor liberalización del sector privado, permitir que los profesionales puedan crear empresas medianas y pequeñas, o promover una mayor inversión en la isla de cubanos residentes en el exterior.

A mantener: La promoción de las inversiones nacionales y extranjeras para lograr detener la descapitalización de la economía.

Juan Manuel Álvarez Tur

Profesor en la Universidad de Ciencias Informáticas

La diferencia: De momento resulta apresurado emitir un criterio en este sentido.

La urgencia: Hacer tangible la posibilidad real de salir adelante en el orden económico. Esto precisará avanzar decididamente en: 1) eliminar la dualidad monetaria y cambiaria; 2) la reforma salarial en el sector presupuestado de la economía; y 3) establecer –tanto en la ley como en la práctica social– un enfoque definitivo y racional respecto al papel de la propiedad privada en el país.

A mantener: Un aserto que recordaba el discípulo de un intelectual que nos hace mucha falta como Fernando Martínez Heredia: al socialismo –si socialismo ha de ser– le importa el color del gato, no solo que cace ratones.

Arturo López-Levy

Analista y Profesor en la Universidad de Texas

La diferencia: La legitimidad carismática asociada a Fidel Castro como líder histórico. Entre 2008 y 2011, la mera presencia de Fidel respaldó el ascenso a la presidencia de Raúl Castro, y con su toma de partido bajó la temperatura a cualquier fricción en torno a la democión de Carlos Lage y Felipe Pérez. En lo internacional, siguió representando un atractivo para la visita e interacción con Cuba de jefes de estado, intelectuales, líderes políticos y artistas. En esos zapatos, no caben ni Raúl como patriarca retirado ni Díaz-Canel como presidente. El sistema político requiere hoy de nuevas zonas de legitimidad.

Arturo-Lopez-Levy. Foto: OnCuba.
Arturo-Lopez-Levy. Foto: OnCuba.

La urgencia: Implementar las reformas ya adoptadas y procesadas como necesarias en los VI y VII congresos del PCC. La reunificación monetaria, la creación de un marco adecuado de relaciones entre el sector estatal y no estatal, y la descentralización económica y política.

A mantener: La soberanía, como paradigma óptimo para debatir con libertad dentro de la comunidad nacional y alcanzar otros ideales, como el desarrollo económico, un estado de bienestar, y la democratización incremental del país. La soberanía supone que el pueblo decide rumbo y gobierno con criterio mayoritario, libre de interferencias ni imposiciones externas, pero con respeto por las minorías leales que tienen derecho a competir por ser mayoría. Lo otro es usar el patriotismo como último recurso de los pícaros para acallar el disenso.

 

Vea toda la cobertura de OnCuba sobre el tema:

Raúl Castro: “Bueno, ya acabé”


“Ya acabé”, así terminó Raúl Castro su discurso en el final de la sesión de la Asamblea Nacional que eligiera a su sucesor. Durante casi dos horas, el ya ex presidente proyectó el curso “planificado” para Cuba en los próximos años y confirmó a Díaz-Canel como su sustituto también al frente del Partido Comunista, a partir de 2021.

Estos son algunos de los temas que tocó Raúl Castro en su despedida de la presidencia hoy.

Mandato limitado

Recordó que el sexto congreso del PCC en 2011 aprobó limitar a diez años los cargos políticos y estatales fundamentales y, aunque esta norma no ha sido llevada aún a la Constitución de la Isla, dijo que esperaba que fuera contemplada en una futura reforma a la Carta Magna.

Su voto por Díaz-Canel

“Díaz-Canel no es un improvisado”, “Su elección no es casualidad”, comentó Raúl Castro sobre el nuevo presidente. Al elogiar a su sucesor y referir su carrera política, explicó que formó parte de una docena de jóvenes a los que se le preparó como relevo de la histórica dirigencia revolucionaria y de los que “fue el único sobreviviente”.

Dijo que desde su elección como primer vicepresidente cinco años atrás, “teníamos la certeza de haber dado en el clavo” y confió en que “por su dedicación tendrá éxito absoluto” en su nuevo cargo.

Raúl Castro habla en la Asamblea Nacional de Cuba ya como expresidente de la Isla, este 19 de abril de 2018. Foto: @asambleanacionalcuba / Facebook.

También en el Parido

Raúl Castro, que en junio cumple 87 años, dejó claro que Díaz-Canel también lo sucederá al frente del PCC. “Cuando yo falte –dijo– debe asumir como primer secretario. Se ha planificado así”.

Confirmó que el próximo Congreso del PCC se realizará en 2021, cuando el liderazgo del gobierno y el Partido vuelvan a concentrarse en una misma persona. “Lo mismo que estamos haciendo con él tendrá que hacerlo con sustituto para viabilizar un tránsito seguro y se dedique a atender a sus nietos”, afirmó sobre el futuro relevo de Díaz-Canel una vez finalizados sus diez años de mandato.

Cambios en la Constitución

Castro adelantó la creación de una comisión que redactará el proyecto de reformas a la Constitución, las que “será necesario discutir con la población y sacar a referendo”. No obstante, dejó claro que la nueva Carta Magna “no tendrá cambios en el objetivo estratégico” del sistema político cubano y que espera que el pueblo cubano la apoye “indudablemente”.

Mujeres, jóvenes y negros

El exmandatario dedicó parte de su discurso a resaltar el aumento de las mujeres, los jóvenes, los negros y los mestizos en la Asamblea Nacional, como reflejo de la composición social de la Isla y de una inclusión en la que “no se puede retroceder ni un milímetro”.

Dijo que era necesario “hacer cumplir con la debida intencionalidad” la promoción de jóvenes, mujeres, y mestizos, a cargos de mayor responsabilidad “sin repetir los costosos errores ya cometidos”.

Un soldado más

“En lo que a mí se refiere, me mantendré desempañando el cargo de primer secretario del Comité Central del PCC hasta 2021 cuando concluya el proceso de transferencia paulatina y ordenada de las responsabilidades a las nuevas generaciones”, aseguró Raúl Castro. “A partir de entonces, si la salud lo permite, seré un soldado más defendiendo junto al pueblo a esta Revolución.”

El gobierno de Raúl Castro, fechas clave

Reforma económica

Confesó que a pesar de lo ya hecho, “que no es poco ni mucho menos”, imaginaba que “a estas alturas habríamos avanzado más, que ya tendríamos, si no resueltos los problemas, bien organizado todo, bien planificado y en proceso de ejecución”.

“Nunca nos hicimos ilusiones que sería un camino corto y fácil”, aseguró sobre las reformas que en su opinión requerían “vencer el obstáculo colosal de una mentalidad cimentada en décadas de paternalismo y el ánimo de avanzar más rápido en lugar de hacer las cosas bien” y reconoció “demoras en la corrección oportuna de los errores detectados”.

No obstante, dijo que se ha aprendido de esos errores y se continuará “a paso más seguro y firme, con los pies y los oídos bien pegados a la tierra”.

Trabajo privado

Raúl Castro aseguró que Cuba no renunciará al trabajo privado ni a las cooperativas no agropecuarias, que “lejos de significar un proceso de privatización neoliberal de la propiedad social, permitirá al Estado desprenderse de la administración de actividades no estratégicas”.

Pero refirió “ilegalidades y violaciones de las normas en aras de un acelerado enriquecimiento personal” que no fueron enfrentadas oportunamente y se hizo necesario modificar las regulaciones.

Siete prejuicios capitales sobre el sector privado en Cuba

Pan de hoy, hambre de mañana

“Vivimos en un lugar y en unos tiempos en los que no podemos cometer errores”, afirmó el todavía primer secretario del PCC, e insistió en que “hay que planificar mejor y no andar improvisando” porque “pan de hoy, hambre de mañana”.

“No nos encontramos en una situación extrema y dramática como la del Período Especial. El escenario ahora es muy diferente. Contamos con bases sólidas para que esas circunstancias no se repitan. La economía se ha diversificado algo y sigue avanzando. Pero hay que prepararse”, dijo.

Relaciones con EE.UU.

Raúl Castro dijo que, aunque con Obama la normalización de las relaciones logró avances beneficiosos para los dos países, “con Trump ha ocurrido un deliberado retroceso de las relaciones y prevalece un tono agresivo y amenazador” y se refirió a los supuestos ataques sónicos como un “burdo pretexto” de la actual administración estadounidense.

“No tenemos que recibir lecciones de nadie y menos del gobierno de los EE.UU. (…) Cualquier estrategia dirigida a destruir la Revolución enfrentará el más absoluto rechazo del pueblo cubano y fracasará”, afirmó.

Fuera de Cuba

El expresidente ratificó los lazos de Cuba con el gobierno de Venezuela y defendió la actuación de la delegación oficial cubana en la recién finalizada Cumbre de Perú. “Los integrantes de la sociedad civil defendieron con bríos la voz de Cuba y de los pueblos de América”, aseguró.

Además, pidió la liberación del exmandatario brasileño Lula Da Silva y resaltó las actuales relaciones con la Unión Europea, los países del ALBA, China, Vietnam y Rusia. “Jamás seremos ingratos ni olvidaremos el apoyo de los pueblos que integraban la extinta Unión Soviética, en especial el pueblo ruso”, dijo de este último.

Díaz-Canel será también primer secretario del PCC en 2021


El nuevo presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, relevará también a Raúl Castro al frente del Partido Comunista en el año 2021, cuando está previsto el VIII Congreso del PCC, según anunció hoy el mandatario saliente.

“Se ha planificado así”, aseguró Raúl Castro quien se despide hoy de la Presidencia de Cuba pero seguirá siendo el primer secretario del PCC durante los próximos tres años.

En su discurso de despedida ante el Parlamento, el general Castro anunció también que en el primer periodo de sesiones de la nueva Asamblea, el próximo mes de julio, se propondrá la creación de una comisión de diputados para redactar el proyecto de reforma de la actual Constitución.

Como ya anunció en el año 2016 en el último Congreso del PCC, Raúl Castro dijo que esa reforma constitucional se discutirá con la población y se someterá a referéndum público, para a continuación dejar claro que no habrá cambios en el “objetivo estratégico” del sistema político del país.

Se mostró convencido de que el pueblo cubano apoyará “indudablemente” esa reforma constitucional “como ya hizo hace decenas de años con una enorme cantidad de votos”, en referencia a la aprobación en 1976 de la actual carta magna.

La próxima reforma constitucional de Cuba servirá para actualizarla con decisiones adoptadas durante el mandato raulista, entre ellas la limitación de los cargos políticos y partidistas a dos mandatos consecutivos, ratificada por los dos últimos congresos del PCC pero que no se ha plasmado como ley.

Raúl Castro apuntó también la posibilidad de que pueda crearse en Cuba la figura de un primer ministro que atienda el Gobierno, si bien los cargos fundamentales del Estado (la presidencia del Consejo de Estado y de Ministros y la máxima dirección del Partido Comunista) se concentrará en una sola persona.

“Hemos estado discutiendo bastante la formulación que se presentará”, agregó el general Castro.

EFE / OnCuba

Líderes mundiales felicitan a Díaz-Canel


El líder ruso Vladímir Putin felicitó hoy a Miguel Díaz-Canel, nuevo presidente cubano de los Consejos de Estado y de Ministros, y expresó su confianza en reforzar la cooperación estratégica con su gobierno.

“El jefe del Estado ruso expresó su convencimiento de que bajo la dirección de Díaz-Canel el país continuará avanzando hacia los objetivos proclamados por la Revolución Cubana”, dice el telegrama de felicitación.

Putin, que recibió en mayo de 2016 en Moscú al entonces vicepresidente cubano, se mostró seguro de que con Díaz-Canel Cuba entrará en una nueva etapa de desarrollo socioeconómico.

“En Rusia se valora altamente la relación con Cuba, que se cimenta en sólidas tradiciones de amistad y respeto mutuo”, dice. Además, el jefe del Kremlin “mostró su disposición a un estrecho trabajo conjunto para continuar reforzando la asociación estratégica entre Rusia y Cuba y la cooperación en todos los ámbitos”.

Putin también envió un telegrama al saliente líder cubano, Raúl Castro, a quien describió como un “político sabio” y “auténtico amigo de Rusia” que hizo mucho para la defensa de la soberanía y el fortalecimiento de las posiciones de su país en el mundo. Y, en especial, le agradeció sus largos años de “fructífera” labor en aras del desarrollo de las relaciones bilaterales y auguró que su actividad al frente del Partido Comunista de Cuba seguirá reforzando la cooperación entre Moscú y La Habana.

Las relaciones entre el Kremlin y la Isla se enfriaron con la llegada al poder de Mijaíl Gorbachov en 1985 y el lanzamiento de la “perestroika”, proceso muy criticado por Fidel Castro, y entraron finalmente en crisis con la desintegración de la Unión Soviética en 1991.

Nada más llegar al poder en 2000, Putin viajó a La Habana y al año siguiente ordenó cerrar la base de espionaje electrónico de Lourdes, último vestigio de la masiva presencia soviética en Cuba durante la Guerra Fría. No obstante, en los últimos años el líder ruso ha impulsado una nueva alianza estratégica entre ambos países y Raúl visitó Moscú en 2009 y 2012.

Díaz-Canel: 15 frases de su primer discurso

Panamá también

El gobierno de Panamá felicitó también Díaz-Canel por su designación y habló de su confianza en que ambos países “continuarán consolidando los fuertes lazos” bilaterales.

“El Pueblo y Gobierno de la República de Panamá felicitan al Pueblo cubano por la escogencia de Miguel Díaz Canel como presidente de Cuba por la Asamblea Nacional de la Isla, quien sucede al Presidente Raúl Castro, tras doce años al frente del país”, indicó un comunicado de la Cancillería panameña.

La breve misiva añadió que “el Gobierno panameño augura” a Díaz-Canel “éxitos en su gestión y expresa su confianza de que se continuarán consolidando los fuertes lazos entre las dos hermanas naciones”.

“Seguiremos estrechando los lazos de amistad entre Cuba y Panamá”, dijo por Twitter el presidente panameño, Juan Carlos Varela.

También por la red social, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa habló sobre la elección de Díaz-Canel este jueves.

EFE / OnCuba

 

Vea la cobertura completa de OnCuba sobre el tema:


Escándalo en Academia sueca del Nobel


Otra integrante de la Academia Sueca que otorga el premio Nobel de Literatura anunció su renuncia el jueves, lo que eleva a seis la suma de miembros de la mesa directiva que se van de la prestigiada institución.

Dagens Nyheter, uno de los diarios más grandes de Suecia, dijo que la escritora Lotta Lotass solicitó formalmente dejar la junta de 18 miembros, afectada por un escándalo de denuncias de acoso sexual contra el esposo de Katarina Frostenson, exintegrante de la Academia, Jean-Claude Arnault.

Lotta es una escritora sueca anunciada en 2009 para suceder a Sten Rudholm en el sillón número 1 de la Academia Sueca.

Lotta Lotass. Foto: IBL.

Frostenson y Sara Danius, la exsecretaria permanente de la junta, renunciaron también la semana pasada. Su salida se dio después de que tres colegas hombres –Klas Ostergren, Kjell Espmark y Peter Englund– renunciaron porque la junta se negaba a destituir a Frostenson.

Según un reportaje de la periodista Matilda Gustavsson, publicado en noviembre pasado, 18 mujeres acusan a Arnault de abusos sexuales y violaciones. Su texto se titula “El Weinstein sueco”, en clara referencia a las múltiples acusaciones contra el productor Harvey Weinstein.

Arnault, además de esposo de Frostenson, es amigo de algunos de algunos miembros de la Academia. Incluso, Sara Danius dijo que este habría acosado a las esposas e hijas de algunos de ellos. También se cree que filtró los nombres de hasta siete ganadores del Nobel, incluido el estadounidenses Bob Dylan.

Jean-Claude y Katarina. Foto: Zuma press.
Jean-Claude y Katarina. Foto: Zuma press.

El rey de Suecia –mecenas principal de la Academia y quien debe aprobar sus votos secretos– dijo el miércoles que desea cambiar las normas de la Academia sobre la renuncia de sus integrantes, cuyos nombramientos son vitalicios. El rey Carlos XVI Gustavo dijo que ha comenzado una consulta con la Academia para abordar el tema.

Lotass dijo que el monarca hizo una “intervención urgente e inteligente”, de acuerdo con Dagens Nyheter. “Mi fe en la Academia como institución está intacta”, dijo Lotass al diario.

Su salida se dio horas antes de una marcha prevista fuera de la Academia en el centro de Estocolmo, en demanda de que renuncien todos los integrantes de la junta.

El evento convocado en redes sociales pide a las mujeres usar blusas con moños similares a los que usaba la exsecretaria Danius.

La profesora Sara Danius pronuncia un discurso durante la ceremonia de entrega de los premios Nobel en la Sala de Conciertos de Estocolmo. Foto: Fredrik Sandberg / TT News Agency vía AP.
La profesora Sara Danius pronuncia un discurso durante la ceremonia de entrega de los premios Nobel en la Sala de Conciertos de Estocolmo. Foto: Fredrik Sandberg / TT News Agency vía AP.

Muchos en Suecia están indignados porque consideran que las mujeres están pagando el precio de la supuesta mala conducta de Jean-Claude Arnault, esposo de Frostenson y una importante personalidad cultural en el país. Dieciocho mujeres acusan a Arnault de abuso sexual o violación de 1996 a 2017, acusaciones que él niega. También ha habido denuncias de que él filtró varias veces los nombres de los ganadores del Nobel.

El rey y la junta directiva de la Fundación Nobel han dicho que el escándalo está amenazando con dañar la reputación del cotizado galardón.

AP / OnCuba

Díaz-Canel: 15 frases de su primer discurso


“No vengo a prometer nada.” “El mandato dado por el pueblo a esta legislatura es la continuidad de la Revolución”. “Consideramos que debemos mantener la unidad que nos ha caracterizado durante todos estos años”. “Raúl encabezará las decisiones más importantes … Continued

La entrada Díaz-Canel: 15 frases de su primer discurso se publicó primero en OnCuba.

La Organización Miss Venezuela será presidida por ex misses


Luego de los escándalos que se suscitaron en meses pasado, el nuevo Comité Ejecutivo de la Organización Miss Venezuela estará a cargo de tres talentosas mujeres: Gabriela Isler, Miss Universo 2013; Jacqueline Aguilera, Miss Mundo 1995; y Nina Sicilia, Miss International 1985.

Según se informó en un comunicado de prensa enviado por la Organización, dicho comité sustituirá la antigua figura que desempeñaba Osmel Sousa como presidente, actuando ahora como el máximo órgano de liderazgo del certamen de belleza.

Jonathan Blum, presidente de Cisneros Media, afirmó que: “Estamos contentos que estas emblemáticas profesionales hayan aceptado la invitación de unirse al Miss Venezuela. Su amplia experiencia y conocimiento del mundo de la belleza, además de sus respectivos campos profesionales, sin duda, imprimirá un nuevo sello al concurso y nos permitirá avanzar con paso firme hacia la evolución que buscamos”.

Jaqueline Aguilera ejercerá como Directora de Imagen. La Miss Mundo 1995, además de estar al frente de la definición de la imagen de misses y ganadoras, también se encargará de identificar y proponer el equipo de estilistas, fotógrafos, maquilladores y diseñadores de moda que tomarán parte del certamen. Otra de las labores que tendrá es la de realizar la planificación de outfits, looks y accesorios más adecuados, así estar al tanto de las tendencias de moda emergente para trasladarlas al certamen.

Por su parte, Gabriela Isler fue nombrada Directora de Relaciones Públicas y Formación. La Miss Universo 2013, entre otras cosas, actuará como portavoz, liderando el plan de formación para candidatas y ganadoras. Además, trabajará de la mano con la Vicepresidencia de Responsabilidad Social Empresarial de Cisneros en la definición de proyectos de servicio comunitario y RSE para concursantes y ganadoras.

Finalmente, Nina Sicilia dispondrá de toda su experiencia como Ejecutiva en la Gerencia General de Miss Venezuela. La Miss Internacional 1985 cargará con la responsabilidad de planificar estratégicamente las actividades de la Quinta, así como presupuestos y estados financieros proyectados. Por si fuera poco, participará en los procesos de selección de personal; además de asegurar la efectiva implementación de las actividades de RSE de las candidatas y ganadoras de la mano de la Vicepresidencia de RSE de Cisneros.

Por último, el Comité Ejecutivo será partícipe de la selección de las candidatas al Miss Venezuela y reportará directamente al Comité de Dirección del certamen. “El nuevo Comité Ejecutivo de Miss Venezuela vendrá acompañado por una importante evolución de ‘La noche más linda del año’, que incorporará novedades, nuevos formatos, lineamientos e imagen en línea a lo anunciado recientemente por la franquicia“, detalló el texto.

Por Theoscar Mogollón González

happywheels

El vuelo


La entrada El vuelo se publicó primero en OnCuba.

El gobierno de Raúl Castro, fechas clave


Raúl Castro termina su último mandato al frente de la presidencia de Cuba, tras dos períodos consecutivos de cinco años cada uno, marcados por una serie de controladas reformas económicas, y dos años previos de dirección interina cuando su hermano Fidel delegó el poder en 2006 por una grave enfermedad.

Esta es una cronología con los acontecimientos más destacados en Cuba durante su presidencia.

2006:

31 de julio: Fidel Castro delega provisionalmente en su hermano Raúl por una grave enfermedad.

—–

2007:

18 de junio: Vilma Espín, esposa de Raúl Castro y una de las figuras históricas de la Revolución Cubana, fallece en La Habana tras una larga enfermedad.

26 de julio: Raúl Castro reconoce la necesidad de ajustes “estructurales”.

28 de diciembre: Raúl Castro dice que hay “exceso de prohibiciones” en Cuba.

—–

2008:

24 de febrero: Raúl Castro es nombrado oficialmente presidente del país y José Machado Ventura primer vicepresidente.

31 de marzo: Primeras reformas de Raúl Castro: fin de la prohibición para que los cubanos se alojen en hoteles y liberación de la venta de ordenadores, electrodomésticos y teléfonos móviles.

1ro de abril: Se anuncia la entrega en usufructo de tierras ociosas a cooperativas y campesinos.

28 de abril: Raúl Castro proclama el fin de la “provisionalidad” que vivió Cuba desde que enfermó su hermano.

19 de junio: La UE levanta las sanciones simbólicas que dictó en 2003 contra Cuba.

30 de agosto: El huracán Gustav azota el occidente de Cuba.

Del 8 al 10 de septiembre: El ciclón Ike azota Cuba y causa 7 muertes y pérdidas multimillonarias.

13 de diciembre: Raúl Castro viaja por primera vez al exterior como presidente, para asistir en Brasil a la cumbre de América Latina y el Caribe.

27 de diciembre: Se anuncia la creación de la Contraloría General de la República.

—-

2009:

1ro de enero: Raúl Castro encabeza la celebración de los 50 años del triunfo de la Revolución.

28 de enero: El presidente cubano comienza una gira de dos semanas por Rusia, Angola y Argelia.

2 de marzo: Ordena una profunda remodelación del Gobierno: son relevados el vicepresidente del Consejo de Estado Carlos Lage, y el canciller Felipe Pérez Roque.

13 de abril: EE.UU. levanta restricciones a los viajes de familiares y envíos de remesas a Cuba.

12 de septiembre: Fallece a los 82 años el vicepresidente Juan Almeida Bosque, el “número tres”.

Raúl Castro, entonces ministro de las Fuerzas Armadas, junto a Juan Almeida, otros históricos y su hijo Alejandro Castro, en una protesta contra el terrorismo en La Habana, el 17 de mayo de 2005. Foto: Jorge Rey / AP.

25 de septiembre: El Gobierno anuncia que eliminará de forma experimental los comedores para trabajadores.

3 de diciembre: Arrestan en Cuba al contratista estadounidense Alan Gross.

—-

2010:

23 de febrero: El preso de conciencia Orlando Zapata fallece tras una larga huelga de hambre de más de 80 días.

1 de abril: El Gobierno comienza a arrendar barberías estatales a sus trabajadores.

19 de abril: La Contraloría General inicia una auditoría en empresas estatales para luchar contra la corrupción.

19 de mayo: Raúl Castro abre con la Iglesia Católica en Cuba un inédito proceso de diálogo sobre los presos políticos.

7 de julio: El Gobierno de Raúl Castro anuncia la excarcelación gradual de 52 presos políticos.

1 de agosto: Raúl Castro anuncia que se reducirán las “abultadas” plantillas estatales y que se ampliará el empleo autónomo.

18 de diciembre: Raúl Castro pide rectificar errores para que no se hunda la Revolución.

—-

2011:

4 de enero: Varios ministerios comienzan el proceso de reducción de plantillas.

12 de enero: Cuba y EE.UU. celebran en La Habana su cuarta ronda migratoria.

12 de marzo: La Justicia cubana condena al estadounidense Alan Gross a 15 años de cárcel.

14 de marzo: Cuba devalúa un 8 por ciento la tasa de cambio de su peso convertible (CUC, moneda fuerte).

22 de marzo: Fidel Castro confirma que renunció al cargo de primer secretario del PCC en 2006, cuando enfermó y se apartó del poder.

28 de marzo: El expresidente de EE.UU. Jimmy Carter visita Cuba.

16 – 18 de abril: VI Congreso del Partido Comunista: Raúl Castro reemplaza a su hermano Fidel al frente de la organización y plantea limitar a un máximo de diez años los cargos políticos.

Fidel Castro levanta la mano de su hermano, el presidente de Cuba Raúl Castro, mientras cantan el himno de la internacional socialista durante el VI Congreso del Partido Comunista en La Habana, el 19 de abril de 2011. Foto: Javier Galeano / AP.
Fidel Castro levanta la mano de su hermano, el presidente de Cuba Raúl Castro, mientras cantan el himno de la internacional socialista durante el VI Congreso del Partido Comunista en La Habana, el 19 de abril de 2011. Foto: Javier Galeano / AP.

10 de junio: El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, es operado en Cuba de un absceso pélvico. Días después anuncia que se le detectaron células cancerígenas.

3 de septiembre: Fallece el ministro de las Fuerzas Armadas, Julio Casas, a los 75 años. Raúl Castro nombra dos meses después a Leopoldo Cintra para ese cargo.

28 de septiembre: Se autoriza la compra-venta de automóviles entre particulares.

29 de septiembre: Raúl Castro suprime el histórico Ministerio del Azúcar y crea el Grupo Empresarial AZCUBA.

3 de noviembre: Se autoriza la compra-venta de viviendas entre particulares.

24 de noviembre: El Gobierno autoriza los créditos bancarios al sector privado.

23 de diciembre: Raúl Castro anuncia indultos para más de 2,900 presos y la excarcelación de 86 extranjeros.

—-

2012:

El 28 y 29 de enero: Raúl Castro defiende el modelo de partido único en la primera conferencia nacional del PCC.

26 de febrero: Chávez es operado en La Habana de un tumor canceroso.

22 de marzo: Raúl Castro realiza nuevos cambios de Gobierno al sustituir al veterano vicepresidente José Ramón Fernández, de 88 años, por Miguel Díaz-Canel, de 51.

26 – 28 de marzo: Visita del papa Benedicto XVI: oficia dos misas multitudinarias y mantiene encuentros con Raúl y Fidel Castro.

4 – 11 de julio: Raúl Castro llega a Pekín en su primera visita oficial a China como presidente, en una gira que sigue por Vietnam y Rusia.

22 de julio: El opositor Oswaldo Payá muere en accidente de tráfico.

25 de octubre: El huracán Sandy azota el oriente de Cuba y deja once muertos y cuantiosos daños materiales.

19 de noviembre: Arrancan en La Habana los diálogos de paz colombianos.

11 de diciembre: Cuarta operación de cáncer de Chávez.

—-

2013:

1 de enero: Entra en vigor una nueva ley tributaria.

14 de enero: Entra en vigor la reforma migratoria.

28 de enero: Cuba asume la presidencia temporal de la CELAC.

3 de febrero: Comicios generales para designar 612 diputados a la Asamblea Nacional.

24 de febrero: Raúl Castro es ratificado como presidente de Cuba para un segundo mandato de cinco años.

19 de septiembre: Raúl Castro firma un decreto ley que regirá en la primera Zona Especial de Desarrollo de Cuba.

22 de febrero: Raúl Castro anuncia un aumento salarial para el sector médico.

—-

2014:

11 de julio: Raúl Castro agradece a Rusia la condonación del 90 por ciento de la deuda contraída con la extinta URSS. Lo hace durante una visita de Vladimir Putin a la Isla.

17 de diciembre: Raúl Castro anuncia que Cuba y Estados Unidos han acordado el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y además confirma la liberación de los tres agentes cubanos que estaban presos en EE.UU. y de 53 presos políticos en la Isla. En esa misma jornada es excarcelado y regresa a EE.UU. el contratista Alan Gross.

Cubanos opinan sobre los vínculos con los Estados Unidos

—-

2015:

9 de abril: Raúl Castro llega a Panamá para participar en la VII Cumbre de las Américas, la primera a la que asiste Cuba.

10 de abril: Raúl Castro y el presidente de EE.UU., Barack Obama, celebran su primer encuentro personal durante la Cumbre de las Américas en Panamá.

7 de mayo: Castro y Vladimir Putin se reúnen en el Kremlin para reforzar la alianza bilateral.

10 de mayo: Castro y el papa Francisco se reúnen en el Vaticano.

1ro de julio: Obama y Castro cruzan cartas para hacer efectivo el restablecimiento de relaciones diplomáticas y la apertura de sus respectivas embajadas el 20 de julio.

3 de julio: Abren primeras zonas wifi públicas en Cuba.

20 de julio: Cuba abre su embajada en Washington, en una ceremonia encabezada por el canciller Bruno Rodríguez, con lo que se restablecen oficialmente las relaciones diplomáticas.

14 de agosto: El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, preside la ceremonia del izado de la bandera en la embajada estadounidense en La Habana.

19 de septiembre: Raúl Castro recibe al papa Francisco a su llegada a La Habana en su primera visita oficial a la isla.

25 de septiembre: Raúl Castro viaja a EE.UU. para intervenir por vez primera en la Asamblea General de la ONU.

29 de septiembre: Raúl Castro y Barack Obama celebran en la ONU su segunda reunión desde el anuncio del deshielo.

—-

2016:

1ro de febrero: Raúl Castro realiza su primera visita oficial a Francia con un marcado contenido económico.

12 de febrero: El Patriarca Ortodoxo ruso Kiril y el Papa Francisco celebran un histórico encuentro en La Habana con Raúl Castro como anfitrión.

23 de febrero: Fallece Ramón Castro, el mayor de los hermanos varones de Raúl Castro.

11 de marzo: Raúl Castro recibe a la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, tras la firma del acuerdo de diálogo político y cooperación.

20 de marzo: Obama inicia la primera visita de un mandatario de EE.UU. a Cuba en 88 años.

Barack Obama en La Habana durante su visita de marzo de 2016. Foto: The White House.
Barack Obama en La Habana durante su visita de marzo de 2016. Foto: The White House.

21 de marzo: Raúl Castro celebra su tercer encuentro personal con Obama.

19 de abril: Raúl Castro es reelegido primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) en el VII Congreso de la organización, el último de la generación histórica de la Revolución.

26 de octubre: Por primera vez, Estados Unidos se abstiene en la votación contra el embargo estadounidense a Cuba en la Asamblea General de la ONU.

25 de noviembre: Raúl Castro anuncia el fallecimiento de su hermano Fidel, el líder de la Revolución, en una alocución televisada.

3 de diciembre: Raúl Castro pronuncia su último discurso de despedida a su hermano Fidel en Santiago de Cuba.

4 de diciembre: Raúl Castro encabeza la ceremonia de inhumación de las cenizas de Fidel Castro en el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba.

6 de diciembre: Raúl Castro asiste al entierro de las cenizas de sus hermanos mayores Ángela y Ramón, en la antigua hacienda familiar de Birán.

—-

2017:

12 de enero: Se anuncian un nuevo acuerdo migratorio entre Cuba y EE.UU. El presidente Barack Obama pone fin a la política de “pies secos / pies mojados” y al programa de Parole para médicos cubanos de misión fuera de la Isla.

28 de marzo: Raúl Castro asiste al entierro de su hermana menor, Agustina del Carmen.

17 de abril: Cuba invita oficialmente al rey de España, Felipe VI, a visitar la isla, durante un viaje oficial a España del canciller Bruno Rodríguez, quien es recibido por el monarca y por el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy.

1ro de junio: Asamblea Nacional del Poder Popular respalda los documentos programáticos de la reforma: la Conceptualización del Modelo Económico y Social, las Bases del Plan Nacional de Desarrollo hasta 2030 y la versión actualizada de los Lineamientos del Partido y la Revolución para el período 2016-2021.

16 de junio: El presidente Donald Trump anuncia cambio de política de Estados Unidos hacia Cuba, adelanta algunas medidas de cambio y retoma un discurso de hostilidad hacia el gobierno cubano.

14 de junio: El Consejo de Estado convoca a elecciones para octubre de 2017, que concluirán con la sucesión de Raúl Castro como Jefe de Estado.

14 de julio: Raúl Castro informa ante la Asamblea Nacional que la economía cubana ha crecido 1,1 por ciento el primer semestre del año, remontando la recesión del período anterior. Afirma que el trabajo privado “no retrocederá ni se detendrá” en la Isla y responde al viraje en la política bilateral por parte de EE.UU.

1ro de agosto: El gobierno cubano suspende temporalmente la entrega de licencias a un grupo de actividades del trabajo privado y elimina definitivamente otras actividades como parte de un proceso de reorganización todavía en marcha.

9 de agosto: Estados Unidos anuncia que varios de sus diplomáticos en La Habana pudieron haber sufrido ataques acústicos desde 2016 y confirma la expulsión de dos funcionarios cubanos por esta causa en mayo de 2017. Cuba niega cualquier responsabilidad en los hechos en un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

8 – 10 de septiembre: El huracán Irma azota Cuba, con un saldo de 10 muertos y daños millonarios a la economía de la Isla. Raúl Castro declara que el país saldrá “una vez más adelante”.

Inundaciones en La Habana provocadas por el huracán Irma. Foto: Otmaro Rodríguez.
Inundaciones en La Habana provocadas por el huracán Irma. Foto: Otmaro Rodríguez.

29 de septiembre: El gobierno estadounidense ordena la retirada de más de la mitad de sus diplomáticos en La Habana y suspende indefinidamente la emisión de visados a ciudadanos cubanos en Cuba.

3 de octubre: Estados Unidos expulsa a 15 diplomáticos cubanos en Washington, en respuesta a los supuestos ataques acústicos. El canciller cubano afirma que “no hay ni una partícula de evidencia” sobre estos hechos, lamenta la falta de colaboración de Washington para una investigación conjunta y reitera la inocencia de su gobierno.

28 de octubre: El canciller cubano anuncia en Washington un paquete de medidas migratorias dirigidas a los cubanos residentes en el exterior, entre ellas permitir la entrada a Cuba de quienes salieron ilegalmente de la Isla, excepto aquellos que lo hicieron a través de la Base Naval de Guantánamo.

1 de noviembre: Estados Unidos vuelve a oponerse a la resolución cubana contra el embargo en la Asamblea General de la ONU, luego de su inédita abstención un año atrás.

9 de noviembre: Entran en vigor las restricciones de viajes a Cuba y prohibición de hacer negocios con algunas empresas de la Isla anunciadas en junio por el presidente Donald Trump. Reacciones dentro y fuera de la Isla.

26 de noviembre: Cuba celebra elecciones municipales. Oficialmente vota el 89,02 por ciento de los más de 8 millones de cubanos convocados.

21 de diciembre de 2017: La Asamblea Nacional de Cuba prorroga las elecciones generales y extiende su mandato hasta abril de 2018, en lugar de febrero. Raúl Castro confirma que dejará la presidencia en esa fecha.

—-

2018:

4 de enero: Raúl Castro recibe a la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, de visita en Cuba, y confirma la intención de estrechar las relaciones con la Unión Europea.

20 de febrero:  Raúl Castro recibe a una delegación de congresistas demócratas de Estados Unidos de visita en La Habana, con la que dialoga sobre las relaciones bilaterales y los supuestos ataques acústicos sufridos por diplomáticos estadounidenses en la Isla.

24 de febrero: Raúl Castro condecora con el título honorífico de “Héroe del Trabajo” a tres históricos dirigentes de la Revolución en el Capitolio de La Habana: los comandantes Ramiro Valdés y Guillermo García Frías, y el segundo secretario del PCC, José Ramón Machado Ventura.

11 de marzo: Cuba realiza elecciones generales para elegir a los diputados a la Asamblea Nacional y los delegados a las Asambleas Provinciales. Oficialmente vota el el 85,65 por ciento de los más de 8 millones de electores registrados y son electos los 605 diputados propuestos. Raúl Castro es el candidato más votado con el 98,77 por ciento de los votos válidos emitidos en el municipio de Segundo Frente (Santiago de Cuba) por el que fue nominado.

Las elecciones de Cuba en cifras

29 de marzo: Raúl Castro recibe al líder del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong, en la última visita de un dignatario extranjero a Cuba antes de la elección del nuevo Jefe de Estado. La nación asiática condona la deuda de la Isla y, al día siguiente, el presidente cubano acompaña a Trong a Santiago de Cuba.

16 de abril: El Consejo de Estado de Cuba adelanta para 18 de abril la constitución de la IX legislastura de la Asamblea Nacional, prevista anteriormente para un día después.

18 de abril: Se constituye la nueva Asamblea Nacional de Cuba y se realiza la sesión parlamentaria en la que se debe elegir el Consejo de Estado y su nuevo presidente para los próximos cinco años.

EFE / OnCuba

Cuba: los “líderes” de la sucesión


Este jueves sea presentado el nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Miguel Díaz-Canel será, posiblemente, el sucesor de Raúl Castro como jefe de Estado.

Se habla de una posible transición hacia un país gobernado sin la Generación histórica de la Revolución Cubana. Además de Díaz-Canel, otros dirigentes principales son los esperados líderes de la sucesión.

Raúl Castro (izquierda), y el vicepresidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la apertura de las sesiones legislativas de la Asamblea Nacional, en La Habana. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate / AP.

Miguel Díaz-Canel

En una carrera que inició en los niveles más bajos de la burocracia partidaria, Miguel Díaz-Canel ascendió hasta convertirse en 2013 en el primer vicepresidente del país.

Nació el 20 de abril de 1960. Fue criado y educado en la ciudad de Santa Clara, donde se graduó de la universidad local en 1982 y realizó tres años de servicio militar obligatorio. En 1987 se incorporó a la Unión de Jóvenes Comunistas y empezó a trabajar como profesor de Ingeniería en la Universidad de Santa Clara. También por esos años viajó a Nicaragua como parte de una delegación dirigida por el gobierno para apoyar la revolución socialista de ese país.

Los residentes de Santa Clara lo recuerdan de entonces con cabello largo y como abierto admirador de The Beatles, que fueron mal vistos en la Isla, al ser considerados como representantes de la cultura decadente de los enemigos capitalistas de Cuba.

En 1994, Díaz-Canel fue designado primer secretario del Partido Comunista en Villa Clara y en 2003 la organización le otorgó el mismo puesto en la oriental provincia de Holguín. Sin embargo, su gestión no fue tan exitosa como en su región natal, donde destacó por su estilo sencillo y accesible con la gente.

Para 2009 obtuvo su primer cargo nacional, cuando Raúl Castro lo convocó como su ministro de Educación Superior y en 2102 lo ascendió a vicepresidente. En las elecciones de 2013 fue elegido primer vicepresidente.

Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros (derecha), habla con Raúl Castro, durante una sesión de la Asamblea Nacional en La Habana, Cuba. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate / AP.
Marino Murillo, vicepresidente del Consejo de Ministros, habla con Raúl Castro, durante una sesión de la Asamblea Nacional. Foto: Ismael Francisco / Cubadebate / AP.

Marino Murillo

Nació el 19 de febrero de 1961. Es conocido como como el zar de las reformas económicas que implementó el presidente Raúl Castro y que significaron una pequeña apertura a la iniciativa privada.

Su figura destacó a comienzo de la década del 2010 bajo la dirección de los líderes históricos del país –encabezados por Raúl Castro y el primer vicepresidente José Ramón Machado Ventura–, que hicieron la revolución.

Murillo era un desconocido hasta 2009, cuando fue designado Ministro de Economía y Planificación y luego vicepresidente del Consejo de Ministros. Aunque su notoriedad creció paulatinamente, fue hacia finales de 2010 cuando más atención mediática recibió. En ese entonces, atrajo también la mirada de observadores extranjeros.

“El pueblo cubano lo vio un día y medio en televisión mientras explicaba y defendía las nuevas políticas en la legislatura, a veces intercambiando con Raúl Castro”, recordó para la AP Philip Peters, experto del Cuba Research Center.

En 2012, medios de prensa de Florida divulgaron que una hija del funcionario –Glenda Murillo, psicóloga de profesión–, se acogió a la ley de refugio para poder quedarse a vivir en Estados Unidos junto con su novio. Aunque el vicepresidente no dijo nada al respecto, familiares indicaron que fue por motivos personales y no políticos.

Algunas biografías oficiales dicen que era licenciado en economía y se desempeñó como auditor y director de área en el Ministerio de la Industria Alimentaria antes de comenzar su despegue público al frente de la cartera de Comercio Interior en 2006, puesto que ocupó hasta 2009.

También se sabe que se desempeñó como profesor en la Universidad Central de Las Villas, al centro del país, y asistió a cursos en la Unión Soviética.

Su ingreso al Partido Comunista se remonta a los años 90, aunque antes desarrolló actividades en la Unión de Jóvenes Comunistas. Documentos públicos también mencionan que hizo estudios en el Colegio de la Defensa Nacional.

El ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, ofrece una conferencia de prensa en La Habana, Cuba. Foto: Desmond Boylan / AP.
El ministro de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, ofrece una conferencia de prensa en La Habana, Cuba. Foto: Desmond Boylan / AP.

Bruno Rodríguez

Es una de las figuras de mayor relevancia internacional, pues se destacó como Canciller en los últimos años y defendió a la Isla en foros internacionales.

Nació el 22 de enero de 1958 en México y es hijo de un funcionario de alto rango que ocupó diferentes cargos en el proceso revolucionario cubano.

Se licenció en derecho por la Universidad de La Habana y mantuvo diversas responsabilidades en la Unión de Jóvenes Comunistas, así como en la Federación de Estudiantes Universitarios, una de las bases de apoyo del gobierno en la que se desempeñó como secretario de Relaciones Internacionales.

Cumplió misión en Angola y en 1991 fue designado como director del periódico Juventud Rebelde.

Entre 1993 y 2004 se le designó embajador ante la ONU y en esta última fecha pasó a ser viceministro de Relaciones Exteriores. Desde 2009 ocupó el puesto de Canciller luego de la caída en desgracia de su predecesor, Felipe Pérez Roque, quien durante años fue considerado uno de los candidatos preferidos para suceder al fallecido presidente Fidel Castro.

Desde 2012 forma parte del Buró Político del Partido Comunista de Cuba.

Mercedes López Acea (centro), durante un acto. Foto: Ramón Espinosa / AP.
Lázara Mercedes López Acea, durante un acto. Foto: Ramón Espinosa / AP.

Mercedes López Acea

Esta ingeniera forestal es la única mujer que sobresale entre las primeras figuras de un país donde las mujeres son el 60 por ciento de la fuerza técnica y en las últimas décadas alcanzaron altos niveles de educación.

Es la primera secretaria del Partido Comunista en La Habana y vicepresidenta de los Consejos de Estado y Ministro.

Nació el 1 de septiembre de 1964. Fue dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas en la provincia de Pinar del Río y se desempeñó como funcionaria de la Central de Trabajadores de Cuba.

Integra el Comité Central del Partido Comunista de Cuba desde 1997 y como ingeniera trabajó en varios departamentos ligados a la silvicultura y las semillas.

Como muchos de los dirigentes cubanos, su biografía pública es escueta, pero en los últimos años representó a Cuba en varias giras en países africanos logrando mayor visibilidad nacional.

AP / OnCuba

Muere el esposo de Maria Alejandra Requena


By  | 

El pasado lunes, 16 de abril, murió el piloto Ismael Hurtado, esposo de María Alejandra Requena, presentadora de Café CNN, debido a un accidente cerebrovascular (ACV) que tuvo el viernes.

En el portal de Caraota Digital precisó que el 13 de abril, el hombre de 40 años sufrió un derrame vascular que lo dejó en coma por tres días. Para la familia fue una sorpresa, ya que Hurtado no había presentado señales de padecer de alguna enfermedad.

Aunque Requena no se ha pronunciado al respecto, varios artistas, colega de ella en su carrera en Venezuela y Estados Unidos, dejaron sus condolencias en las redes sociales como Alejandra Oraa, Mónica Pascualoto, Juliet Lima, Gaby Espino, Richard Linares, entre otros.

El esposo de la venezolana dejó dos hijos, Miranda y Andrés.

happywheels

Juan Valdés Paz: “La pobreza no está reconocida en el discurso oficial” (I)


Unas horas más y Cuba amanecerá con un gobierno post Castro. No fue por Washington, que salvo una invasión directa de sus legiones, lo ensayó todo; ni la tragedia de Moscú; ni los desatinos internos; ni todo eso junto; sino por un agente de cambios que no se toma vacaciones: el tiempo.

En las avenidas, las pancartas de propaganda están en gris, mudas, una parábola de que el país aguanta la respiración en espera del lema que paute el relevo generacional del poder creado por los padres fundadores de la Revolución.

Las expectativas entre los cubanos no corren tanto tras las posibles figuras del gabinete, casi todas jerárquicamente previsibles, sino acerca de cómo la flamante administración manejará el proceso de reformas en curso, explicitado como una “actualización”.

Buscando aproximaciones retrospectivas y presentes al escenario actual, el más conjeturado, vigilado y decisivo del proyecto socialista, OnCuba tocó a la puerta de Juan Valdés Paz (1938), Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas 2014.

Diestro en heterodoxias, guevarista al no aceptar ser un obediente funcionario y, sobre todo, leal a una coherencia que le ha permitido un territorio de lucidez nunca anexado por tentaciones cortesanas o autos de fe, Valdés Paz nos recibe en su casa, ubicada en una de las zonas de La Habana profunda.

Estamos en Pogolotti, un modelo del obrerismo cubano de principios del siglo XX, convertido después por algunos en sonante blasón de la guapería urbana, con calles erosionadas y peripecias hampescas, uno de tantos entornos que la narrativa oficial rotula como barrios con “desventajas sociales”.

Juan Valdés Paz, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2014. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Vamos a los orígenes. ¿Qué observó Jean Paul Sartre cuando viajó a Cuba en 1960 para afirmar que estaba en presencia de una democracia directa?

El propio Sartre no hubiera dicho eso de nosotros a principios de los 70. Pero era muy comprensible que estuviera epatado a principios de los 60, no solo él, sino otros muchos.

Era todo un pueblo movilizado, Fidel pasaba horas y horas en la televisión o en la plaza pública aleccionando a la población, y podrías considerar que eso era una consulta popular y que por tanto era una expresión de democracia directa. La consulta convierte a una asamblea en la plaza de la Revolución en un acto de democracia directa, aunque los que estaban reunidos allí no eran suficientemente representativos de la población. Pero de todas maneras era impresionante.

Caben discusiones técnicas sobre la representatividad, pero en el 59 las encuestas daban un apoyo a la Revolución de 98 por ciento.

Un consenso impresionante…

El consenso se mantuvo mayoritario casi todo el tiempo por el hecho de que la emigración masiva de la burguesía nacional y de la mitad de las capas medias profesionales, hacía que el disenso interno disminuyera permanentemente.

En un hipotético regreso de Sartre a Cuba, ¿qué apreciaría ahora el filósofo francés?

Un sistema parlamentarista, en el que para que la Asamblea Nacional juegue su papel habría que suprimir la figura del Consejo de Estado.

Explíquese, por favor…

El Consejo de Estado sustituye a la asamblea en su receso. De manera que nunca tendremos una asamblea operante, que ejerza lo que dice la carta magna de que es el órgano supremo del Estado, el cual puede ejercer los tres poderes. Los números lo dicen: por cada ley aprobada por la Asamblea, hay entre cuatro y cinco Decretos aprobados por el Consejo de Estado. Al final quedamos gobernados por el Consejo de Estado.

Algunos adelantan que habrá una separación de cargos al más alto nivel…

Lo que aún existe se resolvió ad hoc para el liderazgo de Fidel Castro, que lo continuó Raúl, y es que el presidente del Consejo de Estado sea jefe de gobierno también, cosa que incluso en otras experiencias del socialismo real no ha existido. Ni en China, ni en Vietnam, ni siquiera existió en la Unión Soviética.

Creo que esa es una de las cuestiones a resolver: separar la jefatura del Estado de la del Gobierno.

Foto: Claudio Pelaez Sordo.
Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Ya hay escenarios experimentales de tal esquema en las dos provincias ex habaneras…

Parece que todo quedó en crear un vicepresidente de la Asamblea para que atienda a la Administración. De modo que no se va a resolver una separación completa todavía. Imagino que todo eso lo están derivando para la reforma constitucional que acaban de refrendar en el quinto pleno del Comité Central.

Algunos especulan que esa reforma constitucional traería la elección directa del Presidente de la República, quedando abolido el actual sistema de segundo grado.

En el diseño actual del sistema político cubano no existen decisiones personales, todas las decisiones son colegiadas. Tanto en la asamblea, como en el Consejo de Estado y en el Consejo de Ministros.

Este carácter colegiado de la decisión es, en mi opinión, componente de un mayor desarrollo democrático socialista. Por tanto, los presidentes que vendrán estarán sometidos a la regla de que la decisión es colegiada. Entonces hablar de presidencialismo sería un paso atrás, cuando aspiramos a que todo sea lo más colegiado posible.

Volviendo al parlamento. ¿Cómo lo concibe en el futuro?

Más pequeño, profesional y operativo; que sesione permanentemente; un Jefe de Estado electo por la Asamblea y un gabinete de gobierno, con su Primer Ministro, también aprobados por la Asamblea Nacional.

¿Y quién elegiría al primer ministro?

Lo podría proponer el propio Jefe de Estado o la propia Asamblea. O como va a ocurrir por un tiempo indefinido en la historia, el Partido le propone a la Asamblea un jefe de Gobierno y un jefe de Estado. El resto de los miembros de gobierno, como ahora, no tienen que ser diputados.

Pero el Partido, tal como prescribe la ley, no interviene como postulante en las elecciones.

No me parece disonante que el Partido le proponga candidatos y leyes a la sociedad, dado que es un partido de vanguardia que deberá jugar su papel en el sistema político. Al definirse como la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, me da la idea de que el Partido equidista de la sociedad y del Estado, y en esa idea de equidistancia uno puede suponer que representa a la sociedad frente al Estado y legitima al Estado frente a la sociedad.

En la letra es así, pero en la realidad…

Lo que tenemos en la experiencia histórica de todo el socialismo real es una colusión del Partido con el Estado. Pero no es lo que está prescrito. Ciertamente, el Partido suplanta a las autoridades en muchos niveles del país. Sobre todo en provincias y localmente. Llevamos una larga lucha por la separación del Partido y el Gobierno, no concluida.

"No me parece disonante que el Partido le proponga candidatos y leyes a la sociedad". Foto: Claudio Pelaez Sordo.
“No me parece disonante que el Partido le proponga candidatos y leyes a la sociedad”. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Es que muchas veces se trata de los mismos protagonistas. Existe ubicuidad y solapamiento…

Pero eso no impide que puedas hacer explícito las reglas para lograr esa equidistancia del Partido del Estado.

¿Cómo?

Por ejemplo, si el compañero que vamos a tener a partir del 19 de abril nace con las reglas de limitación de mandatos, se ha producido una revolución en la Revolución, porque eso crea una dinámica totalmente diferente en la política cubana. Pero si además de las reglas de limitación de mandato, pones dos reglas más: límite de edad, por abajo y por arriba, para ejercer el cargo –hasta la iglesia retira a los obispos a los 75 años– y además pones la regla de la incompatibilidad de cargos, que no puedes ser miembro del gobierno si eres miembro de la asamblea; o que un dirigente del Partido o de organizaciones de masas no puede ser diputado o viceversa… En fin, nada impide poner esas reglas que introducirían otra revolución en el sistema político cubano sin cambiarlo. Además, haría efectivo el principio de la rendición de cuentas.

Al no haber reglas de incompatibilidad, el Partido asegura o quiere asegurar su línea en el Estado, poniendo sus dirigentes en direcciones estatales. Pero el papel del Partido es una dirección político-moral, utilizando el lenguaje gramsciano, sobre el Estado.

El Partido no puede asumir entonces que es un suprafuncionario…

Eso está en el terreno de la discusión. Habría que superar la etapa en que la Revolución convirtió a sus líderes en dirigentes de Estado.

***

Foto: Kaloian.
Foto: Kaloian.

Una semana antes del encuentro con el profesor e investigador Juan Valdés Paz, el periódico Granma, vocero del Partido Comunista, publicó un resumen del V Pleno del Comité Central.

El documento, puesto bajo la lupa por nuestro entrevistado, develaba serias dificultades para implementar las reformas y remitía proyecciones de cambios constitucionales esperados por la ciudadanía.

En las manos de Valdés Paz, el mensaje partidista sirve ahora de leit motiv para continuar la entrevista con este profesor del antidogmático departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana. Sus puertas fueron cerradas en 1971, junto con la revista Pensamiento Crítico, como prefacio del ominoso quinquenio gris y del maridaje con los soviéticos.

¿Qué calado podría tener la reforma constitucional?

La reforma constitucional que está anunciada, según lo que se vaya a reformar, llevará referendo o no.

¿Y qué líneas serían susceptibles de reforma?

Algunas áreas de la actual Constitución tendrían que modificarse para dar cuenta de los cambios económicos, porque parte de los Lineamientos no caben en la actual Constitución.

Por ejemplo, no reconoce la propiedad cooperativa no agropecuaria, solo la agropecuaria, ni a la propiedad totalmente extranjera, cuentapropista, etcétera. Entonces, hay que modificar la Constitución, por lo cual las cuatrocientas cooperativas urbanas que se aprobaron están transitando como experimento. Todo lo que es propiedad pública solo se puede entregar en condiciones de usufructo, porque la Constitución actual no permite la privatización de ningún bien público.

¿Qué líneas son inamovibles?

Homero Acosta –que, ojo, es una estrella ascendente– señaló que hay dos cosas que no se van a modificar de la actual Constitución: el carácter irrevocable del socialismo y el papel dirigente del Partido.

Foto: Kaloian.
Foto: Kaloian.

¿Y para cuándo estarían a punto los cambios en la carta magna?

Cuando se dice que está en estudio la reforma constitucional, eso significa sine die, pero lo más importante es que el Partido se ha comprometido con la reforma, que no tiene marcha atrás. Otro punto interesante es que dice el Pleno: la reforma tendrá en cuenta nuestra historia constitucional.

¿Será pensando en la carta de 1940?

En la de 1940 y en la de 1901. El pleno deja abierta la posibilidad de que esas experiencias puedan ser puestas sobre la mesa. También podrían ser consideradas las experiencias de China y de Vietnam y del neo constitucionalismo latinoamericano en casos como los de Bolivia, Ecuador y Venezuela.

¿El hecho de que la Asamblea Nacional regrese al Capitolio Nacional es un símbolo de que la reforma estaría comprometida y respeta ciertos valores cívicos de la república anterior, pese a sus deplorables manquedades?

Hemos tenido el único parlamento en la historia que no ha tenido sede.

En marzo de 1959 el gobierno revolucionario metió en los jardines del Capitolio una feria agropecuaria. Llenó de vacas y de cerdos aquel lugar “sagrado, donde estaba la estatua de la República. Estaba claro que ya no había parlamento, símbolo de qué República era aquella.

Después fue utilizado el Capitolio como edificio para diversas funciones públicas y ministeriales, hasta que apareció un extraordinario personaje, Eusebio Leal, quien con sus capacidades y buenas relaciones con Fidel y Raúl, logró ir colocando poco a poco sucesivos rescates patrimoniales.

Capitolio de La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez
Capitolio de La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez

Estamos entrando en un período de madurez, desgraciadamente a punto de morirnos, que nos permite apreciar con más ecuanimidad, incluso, a figuras que no fueron revolucionarias como Jorge Mañach, un liberal burgués que hizo aportes a la cultura del país; o como los hizo la Constitución de 1940, muy avanzada para la época y en el contexto latinoamericano, etcétera.

La reforma económica cubana es una reforma traída por necesidades imperiosas y uno de sus efectos colaterales es el incremento del patrón de desigualdad social ya existente. Recientemente al intervenir desde el público en Último Jueves, usted lanzaba una pregunta al panel: “¿Hasta qué grado de desigualdad social está dispuesta a soportar la sociedad cubana?” Para muchos viejos comunistas y luchadores esta reforma está sentando a Cuba sobre las rodillas del capitalismo, porque, desgraciadamente, parecería que no hay alternativas al capitalismo como fuente de riqueza.

Es un asunto muy peliagudo. Si se lee la discusión de los economistas, están preocupados porque se acelere el proceso de reforma económica, porque el actual modelo no da respuesta al desarrollo del país, sabiendo que muchas de esas reformas tienen consecuencias sociales, pero las ponen entre paréntesis. Dentro de ese grupo los hay más liberales y menos liberales. Los Lineamientos les ponen a los cambios ciertas arandelas, trasmitiendo la idea de que siempre habrá límites socialistas.

¿Se disparan muchas dudas cuándo se habla de límites?

Cuando se dice que se le pondrá límite a la acumulación de riqueza, se está estableciendo un límite para la reforma. Cuando se defiende la política social, se está poniendo otro límite, porque eso quiere decir que hay que asegurar que el gasto público no baje o que una parte de la inversión hay que hacerla en política social. Todas esas son cortapisas que se le ponen a la furia por la reforma económica.

Todos tenemos un cierto modelo en la cabeza. Unos son más chinos; otros más vietnamitas; otros más autóctonos. Creo que es justo tener estos últimos, no copiar. Ahora, sucede que los modelos de autoctonía que hemos hecho han sido un desastre.

¿Una sociedad de iguales es una utopía?

La igualdad es una utopía. Siempre hay un patrón de desigualdad. Lo único que es igual es la Matemática, la Lógica y el Derecho. Lo que hace la Revolución es minimizar el patrón de desigualdad, menos ricos y menos pobres.

El patrón de desigualdad expresa que la distribución de los bienes y los ingresos está estratificada. En los años 80 teníamos un coeficiente Gini, de o,20; ya tenemos o,40. En América Latina es sobre 0,60. Vamos a terminar probablemente en los próximos diez años en 0,45 ó 0,46.

¿Eso nos pone al nivel de qué país?

Quizás Costa Rica en América Latina; o Suiza en Europa. Pero aquí hay dos problemas implicados. El primero es fáctico. El hecho de que el patrón de desigualdad se eleve quiere decir que la sociedad igualitaria que ha prometido el comunismo está muy distante. La transición nuestra está marchando con una notable desigualdad y estamos rectificando cinco décadas de igualitarismo. Recordemos que toda la política anterior ha sido para forzar un mínimo patrón de desigualdad. Al abrir el patrón de desigualdad, cambiamos las características del modelo económico y además hay que buscarle otro discurso que legitime esa desigualad.

Foto: Claudio Pelaez Sordo.
Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Es posible matizar ese patrón de desigualdad…

Un mayor patrón de desigualdad no es un problema tan grave, según mi opinión, como la situación que tenga el término inferior de la desigualdad. Si alguien tiene 1000 cañas y otro tiene 500, hay desigualdad entre los dos. El problema es cuando alguien tiene 1000 y el otro 100 o ninguna.

Habría que diseñar políticas efectivas de protección para los grupos más vulnerables…

Si Ud. hace una política permisiva para que se pueda producir una mayor acumulación de ingresos en ciertos grupos, y no tiene una política paralela de mayor prioridad contra la pobreza, está permitiendo un patrón de desigualad que no solo cada vez es más desigual, sino que el término inferior está cada vez más jodido.

La pobreza es un dato que manejamos los sociólogos. No está reconocida en el discurso oficial. Si no se habla de pobreza, entonces no hacemos política expresa para la pobreza. Ninguna sociedad ha resuelto el problema de la pobreza, ni las más opulentas, aun teniendo políticas contra la pobreza.

Los “Lineamientos” asumieron que era necesario un mayor patrón de desigualdad, garantizando una política social para que toda la sociedad estuviera protegida en un acceso a bienes básicos, reservando el subsidio para los grupos más vulnerables. Por ejemplo, suprimir la libreta de racionamiento que subsidia los productos, y pasar a subsidiar a las personas. Sin embargo, recuerdo que este lineamiento fue de menos consenso de la propuesta.

El problema siempre es dónde se corta el grupo que vas a proteger. En otras palabras, por dónde se corta el pescado.

El crecimiento de los grupos de altos ingresos, por el llamado efecto derrame, estaría mejorando la vida de los pobres.

No. Crea algunos empleos, algunos de ellos mejor remunerados que los que del sector estatal, pero de ahí no pasa. Una propuesta neoliberal de la economía es el derrame del sector privado.

Se ha dicho que hay un horizonte político esperando por la llegada de estos grupos capitalizados…

Los altos ingresos permiten privatizar tu vida. Con la acumulación de ingresos y de riqueza, algunas incuantificables, más o menos lícitas, esos grupos ganan poder político, capacidad de ruptura. Van creando una salud pública para ellos, una educación para ellos, porque el excedente que acumulan les permite crearse una segunda economía para ellos, y les permitirá influir políticamente, más tarde o más temprano. Tenemos un problema porque los grupos de altos ingresos se van a inventar un país para ellos. De ahí no le viene al resto de los cubanos ninguna solución a sus problemas.

Foto: Claudio Pelaez Sordo.
Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Dadas las circunstancias y las cortapisas, esos grupos no deberán pasar de magnates de bolsillo.

El socialismo puede crear regulaciones, pero la reacción hasta ahora ha sido administrativa: poner limitaciones, no dar personalidad jurídica, enviar inspectores que muchos son sobornados, etcétera. El Estado tiene que crear las condiciones para que esa actividad económica que ha aceptado como necesaria se desarrolle. De la manera que la tiene, se alimenta la bolsa negra, la corrupción, el empleo informal sin derechos…

Por otra parte, se discute hasta cuánto pueden acumular. El Estado podría, llegado cierto límite de crecimiento, permitir que tales negocios se asocien con el sector estatal. Entonces ya la acumulación de riqueza no es en una determinada empresa privada, sino mixta.

Lo que no es ninguna fórmula es esta en que estamos. No puedes aceptar por un lado que necesitas un sector privado (que nunca debió desaparecer) y tratar a sus actores como si no fueran personas jurídicas, con derechos y deberes, agentes económicos que necesitas y que cumplen una función de crecimiento, de eficiencia y de acumulación.

¿Cuál es la pieza estratégica de este rompecabezas?

Una vez que aceptas que el modelo económico del socialismo cubano necesita la existencia de un sector privado y cooperativista, el problema es cómo lo articulas con la economía socialista para que no se convierta en una fuerza antisocialista.

Una pretensión cortésmente soplada al oído de los cubanos por Obama…

El gobierno de Estados Unidos apuesta a que el sector privado va a ser antisocialista, opositor, disidente… Para evitar eso, tiene que haber una articulación. La Revolución Cubana posee una experiencia exitosa para resolver ese problema, que es la política con el campesinado. Emergente de la Reforma Agraria, una parte del campesinado ha sido el único agente privado que ha existido a lo largo de toda la Revolución. Habría que partir de esa experiencia y buscar cómo este nuevo sector privado emergente se va a articular con el Estado para que quiera hacer el socialismo y para que haya una comunidad de intereses compartidos.

Foto: Kaloian.
Foto: Kaloian.

¿Las lecciones de Europa del Este valen para Cuba?

Nosotros estamos muy lejos aún de las reformas que en su momento hicieron los países socialistas europeos del Este, que no se hundieron por las reformas económicas, sino que enfrentaron las incongruencias de su sistema político. La corrupción de la clase política, la inoperancia del Partido, los privilegios, el alejamiento de las masas, la falta de democracia real. Eso fue lo que los hundió. Algunos siguen hablando de que había una conspiración de la CIA. Todo eso son tonterías.

Continuará…

 

Vea toda la cobertura de OnCuba sobre el tema:

Juan Valdés Paz: “La pobreza no está reconocida en el discurso oficial”


Unos días más y Cuba amanecerá con un gobierno post Castro. No fue por Washington, que salvo una invasión directa de sus legiones, lo ensayó todo; ni la tragedia de Moscú; ni los desatinos internos; ni todo eso junto; sino por un agente de cambios que no se toma vacaciones: el tiempo.

En las avenidas, las pancartas de propaganda están en gris, mudas, una parábola de que el país aguanta la respiración en espera del lema que paute el relevo generacional del poder creado por los padres fundadores de la Revolución.

Las expectativas entre los cubanos no corren tanto tras las posibles figuras del gabinete, casi todas jerárquicamente previsibles, sino acerca de cómo la flamante administración manejará el proceso de reformas en curso, explicitado como una “actualización”.

Buscando aproximaciones retrospectivas y presentes al escenario actual, el más conjeturado, vigilado y decisivo del proyecto socialista, OnCuba tocó a la puerta de Juan Valdés Paz (1938), Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas 2014.

Diestro en heterodoxias, guevarista al no aceptar ser un obediente funcionario y, sobre todo, leal a una coherencia que le ha permitido un territorio de lucidez nunca anexado por tentaciones cortesanas o autos de fe, Valdés Paz nos recibe en su casa, ubicada en una de las zonas de La Habana profunda.

Estamos en Pogolotti, un modelo del obrerismo cubano de principios del siglo XX, convertido después por algunos en sonante blasón de la guapería urbana, con calles erosionadas y peripecias hampescas, uno de tantos entornos que la narrativa oficial rotula como barrios con “desventajas sociales”.

Juan Valdés Paz, Premio Nacional de Ciencias Sociales 2014. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Vamos a los orígenes. ¿Qué observó Jean Paul Sartre cuando viajó a Cuba en 1960 para afirmar que estaba en presencia de una democracia directa?

El propio Sartre no hubiera dicho eso de nosotros a principios de los 70. Pero era muy comprensible que estuviera epatado a principios de los 60, no solo él, sino otros muchos.

Era todo un pueblo movilizado, Fidel pasaba horas y horas en la televisión o en la plaza pública aleccionando a la población, y podrías considerar que eso era una consulta popular y que por tanto era una expresión de democracia directa. La consulta convierte a una asamblea en la plaza de la Revolución en un acto de democracia directa, aunque los que estaban reunidos allí no eran suficientemente representativos de la población. Pero de todas maneras era impresionante.

Caben discusiones técnicas sobre la representatividad, pero en el 59 las encuestas daban un apoyo a la Revolución de 98 por ciento.

Un consenso impresionante…

El consenso se mantuvo mayoritario casi todo el tiempo por el hecho de que la emigración masiva de la burguesía nacional y de la mitad de las capas medias profesionales, hacía que el disenso interno disminuyera permanentemente.

En un hipotético regreso de Sartre a Cuba, ¿qué apreciaría ahora el filósofo francés?

Un sistema parlamentarista, en el que para que la Asamblea Nacional juegue su papel habría que suprimir la figura del Consejo de Estado.

Explíquese, por favor…

El Consejo de Estado sustituye a la asamblea en su receso. De manera que nunca tendremos una asamblea operante, que ejerza lo que dice la carta magna de que es el órgano supremo del Estado, el cual puede ejercer los tres poderes. Los números lo dicen: por cada ley aprobada por la Asamblea, hay entre cuatro y cinco Decretos aprobados por el Consejo de Estado. Al final quedamos gobernados por el Consejo de Estado.

Algunos adelantan que habrá una separación de cargos al más alto nivel…

Lo que aún existe se resolvió ad hoc para el liderazgo de Fidel Castro, que lo continuó Raúl, y es que el presidente del Consejo de Estado sea jefe de gobierno también, cosa que incluso en otras experiencias del socialismo real no ha existido. Ni en China, ni en Vietnam, ni siquiera existió en la Unión Soviética.

Creo que esa es una de las cuestiones a resolver: separar la jefatura del Estado de la del Gobierno.

Foto: Claudio Pelaez Sordo.
Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Ya hay escenarios experimentales de tal esquema en las dos provincias ex habaneras…

Parece que todo quedó en crear un vicepresidente de la Asamblea para que atienda a la Administración. De modo que no se va a resolver una separación completa todavía. Imagino que todo eso lo están derivando para la reforma constitucional que acaban de refrendar en el quinto pleno del Comité Central.

Algunos especulan que esa reforma constitucional traería la elección directa del Presidente de la República, quedando abolido el actual sistema de segundo grado.

En el diseño actual del sistema político cubano no existen decisiones personales, todas las decisiones son colegiadas. Tanto en la asamblea, como en el Consejo de Estado y en el Consejo de Ministros.

Este carácter colegiado de la decisión es, en mi opinión, componente de un mayor desarrollo democrático socialista. Por tanto, los presidentes que vendrán estarán sometidos a la regla de que la decisión es colegiada. Entonces hablar de presidencialismo sería un paso atrás, cuando aspiramos a que todo sea lo más colegiado posible.

Volviendo al parlamento. ¿Cómo lo concibe en el futuro?

Más pequeño, profesional y operativo; que sesione permanentemente; un Jefe de Estado electo por la Asamblea y un gabinete de gobierno, con su Primer Ministro, también aprobados por la Asamblea Nacional.

¿Y quién elegiría al primer ministro?

Lo podría proponer el propio Jefe de Estado o la propia Asamblea. O como va a ocurrir por un tiempo indefinido en la historia, el Partido le propone a la Asamblea un jefe de Gobierno y un jefe de Estado. El resto de los miembros de gobierno, como ahora, no tienen que ser diputados.

Pero el Partido, tal como prescribe la ley, no interviene como postulante en las elecciones.

No me parece disonante que el Partido le proponga candidatos y leyes a la sociedad, dado que es un partido de vanguardia que deberá jugar su papel en el sistema político. Al definirse como la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado, me da la idea de que el Partido equidista de la sociedad y del Estado, y en esa idea de equidistancia uno puede suponer que representa a la sociedad frente al Estado y legitima al Estado frente a la sociedad.

En la letra es así, pero en la realidad…

Lo que tenemos en la experiencia histórica de todo el socialismo real es una colusión del Partido con el Estado. Pero no es lo que está prescrito. Ciertamente, el Partido suplanta a las autoridades en muchos niveles del país. Sobre todo en provincias y localmente. Llevamos una larga lucha por la separación del Partido y el Gobierno, no concluida.

"No me parece disonante que el Partido le proponga candidatos y leyes a la sociedad". Foto: Claudio Pelaez Sordo.
“No me parece disonante que el Partido le proponga candidatos y leyes a la sociedad”. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Es que muchas veces se trata de los mismos protagonistas. Existe ubicuidad y solapamiento…

Pero eso no impide que puedas hacer explícito las reglas para lograr esa equidistancia del Partido del Estado.

¿Cómo?

Por ejemplo, si el compañero que vamos a tener a partir del 19 de abril nace con las reglas de limitación de mandatos, se ha producido una revolución en la Revolución, porque eso crea una dinámica totalmente diferente en la política cubana. Pero si además de las reglas de limitación de mandato, pones dos reglas más: límite de edad, por abajo y por arriba, para ejercer el cargo –hasta la iglesia retira a los obispos a los 75 años– y además pones la regla de la incompatibilidad de cargos, que no puedes ser miembro del gobierno si eres miembro de la asamblea; o que un dirigente del Partido o de organizaciones de masas no puede ser diputado o viceversa… En fin, nada impide poner esas reglas que introducirían otra revolución en el sistema político cubano sin cambiarlo. Además, haría efectivo el principio de la rendición de cuentas.

Al no haber reglas de incompatibilidad, el Partido asegura o quiere asegurar su línea en el Estado, poniendo sus dirigentes en direcciones estatales. Pero el papel del Partido es una dirección político-moral, utilizando el lenguaje gramsciano, sobre el Estado.

El Partido no puede asumir entonces que es un suprafuncionario…

Eso está en el terreno de la discusión. Habría que superar la etapa en que la Revolución convirtió a sus líderes en dirigentes de Estado.

***

Una semana antes del encuentro con el profesor e investigador Juan Valdés Paz, el periódico Granma, vocero del Partido Comunista, publicó un resumen del V Pleno del Comité Central.

El documento, puesto bajo la lupa por nuestro entrevistado, develaba serias dificultades para implementar las reformas y remitía proyecciones de cambios constitucionales esperados por la ciudadanía.

En las manos de Valdés Paz, el mensaje partidista sirve ahora de leit motiv para continuar la entrevista con este profesor del antidogmático departamento de Filosofía de la Universidad de La Habana. Sus puertas fueron cerradas en 1971, junto con la revista Pensamiento Crítico, como prefacio del ominoso quinquenio gris y del maridaje con los soviéticos.

¿Qué calado podría tener la reforma constitucional?

La reforma constitucional que está anunciada, según lo que se vaya a reformar, llevará referendo o no.

¿Y qué líneas serían susceptibles de reforma?

Algunas áreas de la actual Constitución tendrían que modificarse para dar cuenta de los cambios económicos, porque parte de los Lineamientos no caben en la actual Constitución.

Por ejemplo, no reconoce la propiedad cooperativa no agropecuaria, solo la agropecuaria, ni a la propiedad totalmente extranjera, cuentapropista, etcétera. Entonces, hay que modificar la Constitución, por lo cual las cuatrocientas cooperativas urbanas que se aprobaron están transitando como experimento. Todo lo que es propiedad pública solo se puede entregar en condiciones de usufructo, porque la Constitución actual no permite la privatización de ningún bien público.

Y qué líneas son inamovibles…

Homero Acosta –que, ojo, es una estrella ascendente– señaló que hay dos cosas que no se van a modificar de la actual Constitución: el carácter irrevocable del socialismo y el papel dirigente del Partido.

¿Y para cuándo estarían a punto los cambios en la carta magna?

Cuando se dice que está en estudio la reforma constitucional, eso significa sine die, pero lo más importante es que el Partido se ha comprometido con la reforma, que no tiene marcha atrás. Otro punto interesante es que dice el Pleno: la reforma tendrá en cuenta nuestra historia constitucional.

¿Será pensando en la carta de 1940?

En la de 1940 y en la de 1901. El pleno deja abierta la posibilidad de que esas experiencias puedan ser puestas sobre la mesa. También podrían ser consideradas las experiencias de China y de Vietnam y del neo constitucionalismo latinoamericano en casos como los de Bolivia, Ecuador y Venezuela.

¿El hecho de que la Asamblea Nacional regrese al Capitolio Nacional es un símbolo de que la reforma estaría comprometida y respeta ciertos valores cívicos de la república anterior, pese a sus deplorables manquedades?

Hemos tenido el único parlamento en la historia que no ha tenido sede.

En marzo de 1959 el gobierno revolucionario metió en los jardines del Capitolio una feria agropecuaria. Llenó de vacas y de cerdos aquel lugar “sagrado, donde estaba la estatua de la República. Estaba claro que ya no había parlamento, símbolo de qué República era aquella.

Después fue utilizado el Capitolio como edificio para diversas funciones públicas y ministeriales, hasta que apareció un extraordinario personaje, Eusebio Leal, quien con sus capacidades y buenas relaciones con Fidel y Raúl, logró ir colocando poco a poco sucesivos rescates patrimoniales.

Capitolio de La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez
Capitolio de La Habana. Foto: Otmaro Rodríguez

Estamos entrando en un período de madurez, desgraciadamente a punto de morirnos, que nos permite apreciar con más ecuanimidad, incluso, a figuras que no fueron revolucionarias como Jorge Mañach, un liberal burgués que hizo aportes a la cultura del país; o como los hizo la Constitución de 1940, muy avanzada para la época y en el contexto latinoamericano, etcétera.

La reforma económica cubana es una reforma traída por necesidades imperiosas y uno de sus efectos colaterales es el incremento del patrón de desigualdad social ya existente. Recientemente al intervenir desde el público en Último Jueves, usted lanzaba una pregunta al panel: “¿Hasta qué grado de desigualdad social está dispuesta a soportar la sociedad cubana?” Para muchos viejos comunistas y luchadores esta reforma está sentando a Cuba sobre las rodillas del capitalismo, porque, desgraciadamente, parecería que no hay alternativas al capitalismo como fuente de riqueza.

Es un asunto muy peliagudo. Si se lee la discusión de los economistas, están preocupados porque se acelere el proceso de reforma económica, porque el actual modelo no da respuesta al desarrollo del país, sabiendo que muchas de esas reformas tienen consecuencias sociales, pero las ponen entre paréntesis. Dentro de ese grupo los hay más liberales y menos liberales. Los Lineamientos les ponen a los cambios ciertas arandelas, trasmitiendo la idea de que siempre habrá límites socialistas.

¿Se disparan muchas dudas cuándo se habla de límites?

Cuando se dice que se le pondrá límite a la acumulación de riqueza, se está estableciendo un límite para la reforma. Cuando se defiende la política social, se está poniendo otro límite, porque eso quiere decir que hay que asegurar que el gasto público no baje o que una parte de la inversión hay que hacerla en política social. Todas esas son cortapisas que se le ponen a la furia por la reforma económica.

Todos tenemos un cierto modelo en la cabeza. Unos son más chinos; otros más vietnamitas; otros más autóctonos. Creo que es justo tener estos últimos, no copiar. Ahora, sucede que los modelos de autoctonía que hemos hecho han sido un desastre.

¿Una sociedad de iguales es una utopía?

La igualdad es una utopía. Siempre hay un patrón de desigualdad. Lo único que es igual es la Matemática, la Lógica y el Derecho. Lo que hace la Revolución es minimizar el patrón de desigualdad, menos ricos y menos pobres.

El patrón de desigualdad expresa que la distribución de los bienes y los ingresos está estratificada. En los años 80 teníamos un coeficiente Gini, de o,20; ya tenemos o,40. En América Latina es sobre 0,60. Vamos a terminar probablemente en los próximos diez años en 0,45 ó 0,46.

¿Eso nos pone al nivel de qué país?

Quizás Costa Rica en América Latina; o Suiza en Europa. Pero aquí hay dos problemas implicados. El primero es fáctico. El hecho de que el patrón de desigualdad se eleve quiere decir que la sociedad igualitaria que ha prometido el comunismo está muy distante. La transición nuestra está marchando con una notable desigualdad y estamos rectificando cinco décadas de igualitarismo. Recordemos que toda la política anterior ha sido para forzar un mínimo patrón de desigualdad. Al abrir el patrón de desigualdad, cambiamos las características del modelo económico y además hay que buscarle otro discurso que legitime esa desigualad.

Es posible matizar ese patrón de desigualdad…

Un mayor patrón de desigualdad no es un problema tan grave, según mi opinión, como la situación que tenga el término inferior de la desigualdad. Si alguien tiene 1000 cañas y otro tiene 500, hay desigualdad entre los dos. El problema es cuando alguien tiene 1000 y el otro 100 o ninguna.

Habría que diseñar políticas efectivas de protección para los grupos más vulnerables…

Si Ud. hace una política permisiva para que se pueda producir una mayor acumulación de ingresos en ciertos grupos, y no tiene una política paralela de mayor prioridad contra la pobreza, está permitiendo un patrón de desigualad que no solo cada vez es más desigual, sino que el término inferior está cada vez más jodido.

La pobreza es un dato que manejamos los sociólogos. No está reconocida en el discurso oficial. Si no se habla de pobreza, entonces no hacemos política expresa para la pobreza. Ninguna sociedad ha resuelto el problema de la pobreza, ni las más opulentas, aun teniendo políticas contra la pobreza.

Los “Lineamientos” asumieron que era necesario un mayor patrón de desigualdad, garantizando una política social para que toda la sociedad estuviera protegida en un acceso a bienes básicos, reservando el subsidio para los grupos más vulnerables. Por ejemplo, suprimir la libreta de racionamiento que subsidia los productos, y pasar a subsidiar a las personas. Sin embargo, recuerdo que este lineamiento fue de menos consenso de la propuesta.

El problema siempre es dónde se corta el grupo que vas a proteger. En otras palabras, por dónde se corta el pescado.

El crecimiento de los grupos de altos ingresos, por el llamado efecto derrame, estaría mejorando la vida de los pobres.

No. Crea algunos empleos, algunos de ellos mejor remunerados que los que del sector estatal, pero de ahí no pasa. Una propuesta neoliberal de la economía es el derrame del sector privado.

Se ha dicho que hay un horizonte político esperando por la llegada de estos grupos capitalizados…

Los altos ingresos permiten privatizar tu vida. Con la acumulación de ingresos y de riqueza, algunas incuantificables, más o menos lícitas, esos grupos ganan poder político, capacidad de ruptura. Van creando una salud pública para ellos, una educación para ellos, porque el excedente que acumulan les permite crearse una segunda economía para ellos, y les permitirá influir políticamente, más tarde o más temprano. Tenemos un problema porque los grupos de altos ingresos se van a inventar un país para ellos. De ahí no le viene al resto de los cubanos ninguna solución a sus problemas.

Dadas las circunstancias y las cortapisas, esos grupos no deberán pasar de magnates de bolsillo.

El socialismo puede crear regulaciones, pero la reacción hasta ahora ha sido administrativa: poner limitaciones, no dar personalidad jurídica, enviar inspectores que muchos son sobornados, etcétera. El Estado tiene que crear las condiciones para que esa actividad económica que ha aceptado como necesaria se desarrolle. De la manera que la tiene, se alimenta la bolsa negra, la corrupción, el empleo informal sin derechos…

Por otra parte, se discute hasta cuánto pueden acumular. El Estado podría, llegado cierto límite de crecimiento, permitir que tales negocios se asocien con el sector estatal. Entonces ya la acumulación de riqueza no es en una determinada empresa privada, sino mixta.

Lo que no es ninguna fórmula es esta en que estamos. No puedes aceptar por un lado que necesitas un sector privado (que nunca debió desaparecer) y tratar a sus actores como si no fueran personas jurídicas, con derechos y deberes, agentes económicos que necesitas y que cumplen una función de crecimiento, de eficiencia y de acumulación.

¿Cuál es la pieza estratégica de este rompecabezas?

Una vez que aceptas que el modelo económico del socialismo cubano necesita la existencia de un sector privado y cooperativista, el problema es cómo lo articulas con la economía socialista para que no se convierta en una fuerza antisocialista.

Una pretensión cortésmente soplada al oído de los cubanos por Obama…

El gobierno de Estados Unidos apuesta a que el sector privado va a ser antisocialista, opositor, disidente… Para evitar eso, tiene que haber una articulación. La Revolución Cubana posee una experiencia exitosa para resolver ese problema, que es la política con el campesinado. Emergente de la Reforma Agraria, una parte del campesinado ha sido el único agente privado que ha existido a lo largo de toda la Revolución. Habría que partir de esa experiencia y buscar cómo este nuevo sector privado emergente se va a articular con el Estado para que quiera hacer el socialismo y para que haya una comunidad de intereses compartidos.

¿Las lecciones de Europa del Este valen para Cuba?

Nosotros estamos muy lejos aún de las reformas que en su momento hicieron los países socialistas europeos del Este, que no se hundieron por las reformas económicas, sino que enfrentaron las incongruencias de su sistema político. La corrupción de la clase política, la inoperancia del Partido, los privilegios, el alejamiento de las masas, la falta de democracia real. Eso fue lo que los hundió. Algunos siguen hablando de que había una conspiración de la CIA. Todo eso son tonterías.

Bruno Mars y Ed Sheeran lideran nominaciones a los Billboards 2018


Las nominaciones a los Billboard Music Awards 2018 se dieron a conocer durante este martes. La gala se llevará a cabo el próximo 20 de mayo desde el MGM Grand Garden Arena en Las Vegas. Tanto Bruno Mars como Ed Sheeran lideran las candidaturas con 15 cada uno, al igual que el rapero Kendrick Lamar.

El trío de artistas se disputarán el premio principal, Top Artist, junto a Drake (9 nominaciones) y Taylor Swift (5). Además, también concuerdan en Top Male Artist, donde también resalta la presencia de Post Malone (12). En cuanto a Top Female Artist, Swift estará peleando el galardón contra Cardi B (8), Camila Cabello (4), Demi Lovato (2) y Halsey (2).

Otros grandes nombres que fueron nominados fueron: Imagine Dragons (10), Justin Bieber (8), y los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee, con 7 cada uno. Cabe destacar que el tema que ambos comparten, Despacito, fue mencionado en categorías como mejor canción del Top Hot 100, Canción Más Escuchada, Mejor Video, Canción Más Vendida, Mejor Colaboración, entre otras.

El ritmo latino se hará notar también con la presencia de J Balvin, Daddy Yankee, Luis Fonsi, Ozuna y Romeo Santos como candidatos a Mejor Artista Latino. En cuanto al Mejor Álbum LatinoNicky Jam (Fenix), Christian Nodal (Me dejé llevar), Ozuna (Odisea), Romeo Santos (Golden) y Shakira (El Dorado) tendrán una lucha ardua.

Finalmente, los aspirantes a ganar el premio a Mejor Canción Latina son: J Balvin & Willy William Ft. Beyonce (Mi Gente), Becky G ft. Bad Bunny (Mayores), Luis Fonsi & Daddy Yankee ft. Justin Bieber (Despacito), Maluma (Felices Los 4) y Wisin ft. Ozuna (Escapate Conmigo).

Por Theoscar Mogollón González

happywheels