Agua por “cuenta propia” en Ciego de Ávila


Roberto Jorge Sánchez armó dos “fábricas” de agua. Vende por día más de 800 litros como promedio solo en esta planta, la más moderna de las dos que ha instalado.

Los precios en la Casa del Agua son de 2 pesos en moneda nacional el litro y de 1 peso la esterilización del envase, si así lo desea el cliente. También se oferta la bolsa de hielo, también beneficiada por su tecnología, a 6 pesos.

La tecnología que usa la compró en México y la planta de tratamiento que OnCuba visitó forma parte de su proyecto de doctorado.

“Mi agua no es mejor, simplemente es otro tipo”, dice el Máster en Ciencias Mecánicas, quien añade que el agua de Ciego de Ávila es potable tal y como llega del acueducto. Pero viene del manto freático y se extrae principalmente a través de pozos, de modo que tiene altos niveles (entre los más altos de Cuba) de magnesio y calcio, y eso puede tener consecuencias para la salud con un consumo a largo plazo.

El agua que sale de la planta de Roberto tiene más calidad que la del acueducto de Ciego de Ávila. Foto: Cortesía del entrevistado.

El emprendedor dice que lo inscribieron como vendedor-elaborador de alimentos ligeros porque no existe en las figuras estatales una licencia con algo parecido a su negocio.

“Este tipo de ideas son complicadas de implementar, porque hablamos de la salud de la gente, y las instituciones a cargo son muy rigurosas”, dijo.

Roberto ya tiene la aprobación del CITMA y la certificación de calidad del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, que mandan sus especialistas a inspeccionar la calidad cada cierto tiempo; algo que él mismo hace habitualmente.

Este emprendedor ofrece agua gratis a hogares maternos, laboratorios de Higiene y Epidemiología y al Banco de Sangre. Además, tiene un contrato vigente con el centro de Bioplantas adscrito a la Universidad de Ciego de Ávila Máximo Gómez Báez.

Tiene instalado un metrocontador en la parte exterior de la planta, y a plena vista de todos. “Lo puso Acueducto y Alcantarillado. Pago toda el agua que consumo, que viene de la red pública. De ahí pasa a una cisterna y después es que le aplico los procesos. Quizá deberían tenerse en cuenta mis aportes y establecer una especie de acuerdo más equitativo”, dice.

El contador de agua gira rápido, casi tanto como la afluencia de clientes a la Casa del Agua. Bajo el sol del mediodía hay una pequeña cola esperando a la entrada.

Tabla comparativa del agua antes y después del tratamiento.

“Yo compro siempre aquí, porque la de la calle viene sucia”, dice Manuel, quien a sus 80 años va diariamente al lugar con un envase de 5 litros.

“No me tomo más un agua de la tubería, sabrá dios que tiene. Él me ha regalado el agua a veces y te trata muy bien”, dice Ana.

Los clientes pueden comprar directamente con los trabajadores de Roberto, o usando un sistema automático en la parte exterior, donde se ingresa el dinero y se recibe la cantidad solicitada.

“Aquí el agua puede ser ozonizada, magnetizada, purificada y, para usos médicos, destilada. Mis equipos realizan todos esos procesos sin la intervención de sustancias químicas. Son procesos eminentemente físicos como decantación y filtración”, asegura Roberto.

La compra del agua se realiza a través de los trabajadores, o mediante un sistema automático. Con este último, el cliente ingresa el dinero y así recibe la cantidad solicitada. Foto: Guillermo Rodríguez Sánchez.

Con respecto a los filtros de agua que se venden en las tiendas por divisa –muy de moda– Sánchez explica que esos equipos sólo retienen, en alguna medida, los sólidos inmediatos suspendidos en el agua.

“Esos filtros son clarificadores, no purificadores, no están diseñados para las aguas de Cuba y menos las de Ciego de Ávila. Para que surtieran algún efecto habría que cambiarles los cartuchos un día sí y otro no, y esos cuestan sobre los 6 CUC”, dice.

Agua limpia es salud

Vario médicos de la provincia recomiendan a pacientes con problemas gastrointestinales y renales, colesterol, diabetes mellitus, entre otros padecimientos, que vayan a La Casa del Agua.

El Doctor Pedro Julio Cepero, especialista en urología en el hospital provincial Antonio Luaces Iraola, habla de los beneficios de los procedimientos que realiza Roberto.

“Al magnetizar el agua, las sales presentes cambian su polaridad (no es que sean eliminadas totalmente), y esto facilita un mejor flujo por el sistema renal y el circulatorio. Todo esto evita que esas sales se vayan incrustando y formen los temidos cálculos”, dice el especialista.

El Doctor Pedro Julio Cepero, especialista en urología en el hospital provincial Antonio Luaces Iraola, certifica las bondades de los procedimientos que realiza Roberto. Foto: Cortesía del entrevistado.

“A mí se me fueron los cálculos en nada, y mira que tomé aguas de mangle rojo y mil remedios más. Solo el agua de aquí me los quitó”, cuenta Jorge Basulto.

El cliente, cuando llega, recibe instrucciones acerca del proceso de purificación y para el autoservicio y si lo pide, un boletín impreso con información de los beneficios. En las paredes exteriores hay varias carteles que detallan cómo funciona el sistema.

En otros se muestran los indicadores del agua antes y después del tratamiento y se ve que la proveniente del acueducto incumple con 11 de estos parámetros. En otra tabla están los valores referidos a las aguas purificadas de La Casa del Agua y de marcas reconocidas como Los Portales.

En otra tabla se muestran valores referidos de aguas purificadas de La Casa del Agua y de marcas reconocidas como Los Portales.

Roberto insiste en que son otros tipos de agua, y que esos valores incluso pueden variar durante el año, porque “no es igual cuando hay sequía o es temporada de lluvias”. Los manantiales, explica, por muy limpios que sean no tienen el agua pura, “de hecho es casi imposible encontrar agua pura en la naturaleza”.

De los beneficios que aporta la purificación en su planta, la inyección de ozono es el más polémico. La discusión académica en torno a esto es amplia y constante a nivel internacional, pero este emprendedor asegura que el “ozono es antioxidante y previene la aparición del cáncer porque es un agua rica en oxígeno y además, ayuda a que los procesos digestivos transcurran correctamente”.

Este sistema es puntero a nivel mundial y no existe tecnología más avanzada para purificar agua. Incluso, otras plantas existentes en Cuba (La Habana, Camagüey) no tienen las mismas especificaciones técnicas.

Un estilo de vida

“Quiero que esto sea una iniciativa que se multiplique, que se convierta en un estilo de vida beber esta agua y estoy dispuesto a colaborar en el montaje de otras plantas, siempre y cuando las financie el Estado, porque yo no doy más. Con las mías me basta y me sobra”, dice Roberto.

Entretanto, las lluvias en Ciego de Ávila son bienvenidas, pero las aguas siempre están revueltas después de un huracán y son malas para beber. Roberto no aconseja hervir el agua. Dice que con la de Ciego de Ávila no basta, porque este tratamiento lo único que hace es concentrar los minerales.

“Elimina algunas bacterias hervirla, pero también está la evaporación y a menor cantidad de agua en el recipiente, mayor concentración de calcio y magnesio, por tanto un agua más dura”, sentencia. Gracias a las recientes lluvias, al parecer la Casa del Agua está a salvo.

Uno de los temores de su dueño es que los ciclos de abasto a la población en Ciego de Ávila continúen estirándose. Actualmente, en la capital provincial hay ciclos de hasta 6 días. Con unos días más, el suministro de Roberto pudiera agotarse, pues su capacidad de almacenamiento no es tan grande como la demanda existente.

No obstante, estos periodos deben cambiar ahora que los embalses avileños están casi al 70 por ciento de llenado. Mientras llueve torrencialmente en Ciego por estos días, la Casa del Agua mantiene sus llaves abiertas.

Hay "problemas intermitentes" en los servicios de Apple, según la propia compañía
¿Cómo renovarán los pasaportes los ciudadanos cubanos residentes en Estados Unidos? ¿Se habilitará la vía de enviar los pasaportes a un tercer país?