En un extremo de Cuba: Maisí


En Maisí, el último lugar del oriente de Cuba, la gente abre las puertas de su hogar con la misma humildad con la que viven. No lo hacen para mostrar sus carencias ni la falta de comodidades, sino para revelar un modo diferente de enfrentar la vida y de ser felices.

En las cercanías del Faro La Concha, que ilumina el mar desde la llamada Punta de la Hembra, viven con lo que tienen a su alcance. Son por lo general familias que han perdurado allí a través de generaciones. Apegadas a su terruño, unidas y voluntariosas para enfrentar los rigores de la existencia y el clima semidesértico.

El mar cercano les ofrece sustento, aunque no siempre. También la agricultura. Pero no resulta fácil.

Muchos anhelan que en un futuro no muy lejano les construyan casas más fuertes. Que mejoren las condiciones y haya más espacio para la alegría.

Liniero denuncia que Cuba debe seis meses de sueldo a brigada que trabajó en Venezuela
Servicio de noticias en salud Al Día – Dos estudios sugieren que la tecnología CRISPR/Cas9 aumenta el riesgo de cáncer