Expulsados los funcionarios encargados de la sección económica-comercial de la embajada cubana en Washington


En un punto clímax de la crisis diplomática entre Cuba y Estados Unidos, la administración estadounidense actual, expulsó a 15 diplomáticos cubanos de la embajada cubana en Washington, revelando que la expulsión se ha producido por “la incapacidad del Gobierno cubano de garantizar la seguridad de los diplomáticos estadounidenses en la Isla”. De igual modo las autoridades estadounidenses dijeron que era una medida para “garantizar la equidad” de las operaciones realizadas en las secciones consulares de ambos países.

La Habana y Washington experimentan una crisis diplomática, que llevó a Estados Unidos a retirar al 60% del personal diplomático de su embajada en la capital, debido a que una veintena de diplomáticos estadounidenses en la Isla han sido víctimas de ataques sónicos que han afectado su salud, cabe mencionar que Estados Unidos continúa investigando el origen de estos ataques, ya que hasta el momento se desconoce cómo se originaron o quién los perpetró. Lo único que se sabe es que al gobierno cubano le correspondía garantizar la seguridad del cuerpo diplomático estadounidense, puesto que es un compromiso de la diplomacia que viene desde la Convención de Viena hace más de cinco décadas.

Entre los funcionarios cubanos expulsados de Washington esta semana están los que trataban con las empresas norteamericanas, informó este jueves a Reuters la embajada de La Habana en Washington, aunque no se reveló la identidad de estas personas.

“Debido a esta decisión, las actividades desarrolladas por la Oficina Económica-Comercial de la Embajada de Cuba en Estados Unidos (…) serán gravemente afectadas”, señaló un diplomático cubano en un mensaje de despedida a un grupo estadounidense que lleva inversores a la Isla.

El consulado de Cuba suele ser el primer paso en el proceso para que las empresas estadounidenses examinen oportunidades de negocios. Los diplomáticos los ayudan a presentar una propuesta de viaje, a buscar homólogos en empresas estatales de la economía centralizada y a recibir una visa de negocios para viajar a La Habana, así lo recuerda Reuters.

Se desconoce ahora mismo si la sección consular en Washington seguirá emitiendo esas visas, dado que su personal se ha visto reducido considerablemente.

Hasta el momento, el gobierno estadounidense ha revelado que ya son 22 personas afectadas por los sospechosos ataques acústicos.

El pasado mes de mayo fueron expulsados los dos primeros funcionarios cubanos del consulado cubano en Washington, aunque la administración estadounidense no ha querido revelar sus identidades. Un reporte de CBS indicó que los cubanos estaban “vinculados a la Inteligencia” de la Isla.

Estos incidentes con los diplomáticos estadounidenses, y cinco canadienses, se reportaron desde finales de 2016, pero la crisis se agudizó en agosto pasado y principios de septiembre cuando se notificaron más incidentes con los funcionarios extranjeros en La Habana.

Tampoco se ha descartado la posibilidad de que haya sido otro país o sabotaje en el interior del aparato de seguridad cubano. El gobierno de Castro ha negado en reiteradas ocasiones cualquier responsabilidad en los hechos, y Moscú ha calificado de “absurdas” las acusaciones de que los rusos estén implicados en los ataques.

(Con información de Diario de Cuba)

Los Rockets al top
Pixelmator 3.7 para macOS ya está disponible: soporte para el formato HEIF e integración con Apple Fotos