Al menos cinco familias de diplomáticos de Canadá fueron afectadas por los 'ataques acústicos'


Los misteriosos “ataques acústicos” que tuvieron lugar en La Habana fueron dirigidos en meses recientes al menos a cinco diplomáticos canadienses y a sus familias en Cuba, publicó este viernes la cadena de televisión CBC citada por AFP.

“Más de cinco, pero menos de diez familias canadienses fueron afectadas por los ataques”, dijo el viernes CBC, citando fuentes anónimas.

Los incidentes fueron revelados inicialmente a principios de agosto cuando las delegaciones de Canadá y Estados Unidos anunciaron que habían iniciado una investigación dentro del cauce diplomático por la súbita pérdida de audición, migrañas y náuseas de funcionarios destacados en la Habana.

Entonces, Ottawa confirmó que uno de sus enviados había sido tratado por los síntomas.

En algunos casos, fueron requeridas hospitalizaciones, dijo la televisora pública, agregando que todos los canadienses se han recuperado de los síntomas iniciales.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha dicho que 21 nacionales de su país fueron afectados por los “incidentes”, los cuales parecen haber empezado en 2016 y haberse extendido hasta agosto de 2017.

“Estamos conscientes de síntomas inusuales que afectan a personal diplomático canadiense y de Estados Unidos y sus familias en la Habana”, dijo el mes pasado Brianne Maxwell, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores canadiense.

Los diplomáticos reportaron ruidos fuertes, chirridos, sonidos de zumbidos o sintieron vibraciones en el cuerpo.

Autoridades de Canadá dijeron que no creen que los funcionarios cubanos sean culpables de estos ataques y que la Habana ha estado cooperando en la investigación.

Sobre estos incidentes, poco se sabe hasta ahora: lugares donde tuvieron lugar los ataques (las residencias de los funcionarios y el Hotel Capri), un número de afectados (que comenzó siendo menos de una decena pero que ya ha llegado hasta la veintena: 21 estadounidenses y cinco canadienses), presuntas afectaciones médicas como daño cerebral y pérdida de la audición, así como la descripción de lo que oyeron los afectados: un ruido “alto y ensordecedor, similar al zumbido creado por los insectos o a un metal arañando el suelo.

Funcionarios han señalado la posibilidad de que este presunto “ataque” fuera responsabilidad de un tercer país. Moscú ha tachado de “absurdas” las acusaciones de estar implicada en estos hechos.

El general Raúl Castro en una inusual conversación cara a cara con el embajador Jeffrey DeLaurentis dijo que estaba igual de perplejo por lo sucedido y negó personalmente cualquier responsabilidad de su Gobierno.

Raúl Castro asegura que no tiene nada que ver con el ataque a diplomáticos de Estados Unidos
La Generalitat da las primeras indicaciones para votar el 1-O en un nuevo anuncio