Camino al oro


La luz brilla en el fondo del camino. Por momentos parece lleno de espinas, pero siguen para adelante. San Antonio buscará dar el batacazo contra Golden State en un primer cruce durísimo de playoffs en la Conferencia del Oeste. Bailará con la más fea, es cierto, porque se enfrentará con el último campeón y candidato a repetir el título, pero los Spurs tienen ese fuego sagrado con el que nadie se quiere cruzar en un mano a mano.

La máxima estrella de los Warriors es Stephen Curry, quien no estará disponible al menos por diez días más cuando reciba el alta de un esguince en el ligamento colateral de la rodilla izquierda. Sin el base, apareció Quinn Cook, quien se metió por la ventana en el equipo con 9.5 puntos de promedio, y garantizándose su continuidad en playoffs con Golden State (había llegado como jugador de recambio).

¿San Antonio puede dar el golpe y soñar con algo más? Sí, las chances están porque cuenta con LaMarcus Aldridge como su as de espadas, una defensa siempre fastidiosa para los rivales y tiene a un Manu Ginóbili que, a sus 40, parece más vital que nunca. El gran problema de este San Antonio es la ausencia de Kawhi Leonard, todavía afuera por una tendinopatía en el cuádriceps derecho, por lo que no juega desde el 13 de enero ante Denver. Y sólo lo hizo en 9 de 82 encuentros en la temporada.

Golden State, en cambio, pese a la baja de Curry, puede echar mano a otras variantes del mismo calibre. Klay Thompson cuando calienta la mano es un jugador muy peligroso, Kevin Durant tendrá la mayor responsabilidad ante la ausencia del base, El primer partido será mañana desde las 16 en el Oracle Arena de San Francisco, y hay dos antecedentes de cruces entre ambos equipos. En la 2012/13 fue triunfo 4-2 de San Antonio en las semi, mientras que el año pasado estuvieron cara a cara en la final de conferencia, cuando barrieron los Warriors y luego fueron campeones.

“Por más que no esté Kawhi, son igual de peligrosos y habrá que respetarlos como hacemos con todos los rivales”, tiró Draymond Green, otro de los puntos altos de los favoritos que en los últimos diez juegos tuvieron un récord de 4-6. Y Aldridge contestó: “Estuvimos toda la temporada en desventaja, la presión no es nuestra”.

YA LOS AMARGÓ: 

Mirá también: El día que Manu lo amargó

Juanvi: ¿el transformista más longevo de Cuba?
La exposición temprana a los espacios verdes beneficiaría el desarrollo del cerebro