Carlos Saura rememora la España de los años 50 en la galería de La Fábrica


Una de las imágenes de Carlos Saura incluidas en la exposición ‘España. Años 50’ que puede verse en La Fábrica de Madrid a partir del 15 de septiembre.
CARLOS SAURA

Fue una de las exposiciones de cabecera de la edición 2017 del festival PHotoEspaña y tras más de dos años de periplo por distintas ciudades, vuelve a recalar en la casa que la vio nacer – el espacio La Fábrica de Madrid- aunque en un formato algo más compacto (una veintena de fotografías de las más de 90 que componían la selección original).

“La España de aquellos años, 50 y 60, la recuerdo. Está en las fotografías y se puede ver, una España bastante miserable“. Así define el incombustible realizador Carlos Saura, en contenido de estas fotografías, que reflejan la realidad de aquellos años que vivió en primera persona y retrató personalmente con su cámara antes de tomar la decisión de dedicarse exclusivamente al cine.

Carlos Saura. España Años 50 refleja las miserias de una España, que arrastraba todavía las penurias de la guerra civil, de calles sin asfaltar, de casas de adobe y piedra, de campesinos y carretas… “La pobreza de aquellos años comparada con esto es como el paraíso terrenal. La pura verdad es que este país es fantástico y maravilloso, y, cuando lo recorro, me doy cuenta de lo que ha cambiado y que no se parece en nada al que reflejan las fotografías”, comentaba hace algún tiempo el cineasta aragonés que cumplió 86 años el pasado mes de enero.



La exposición se inaugura mañana sábado a las 12.00 y contará con la presencia del artista. Coincidiendo con la exposición, PHotoBolsillo ha editado el segundo monográfico de la colección dedicado a Carlos Saura. En 2006 se publicó un volumen que recogía una selección de toda su obra. En esta ocasión, el libro reúne imágenes tomadas por Saura entre 1950 y 1962. El libro cuenta con unas 70 imágenes y una introducción del propio autor en la que explica cómo llegó a la fotografía y el poder de ésta como “testimonio fidedigno de lo que ocurría a mi alrededor”.

El origen de su pasión fotográfica

Aficionado a la fotografía desde muy niño. Saura ingresaría en la Escuela de Ingenieros básicamente para contentar a su familia. A comienzos de los 50 empezaba a trabajar como profesional con una Rolleiflex y en 1951, con tan solo 19 años, realizaba su primera exposición en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid. Es entonces cuando le nombran fotógrafo oficial de los Festivales de Música y Danza de Granada y Santander. Los estudios se quedarían por el camino…

Comienza una etapa de actividad frenética, viaja por toda España, fotografiando las ciudades, sus gentes, los pueblos, su entorno familiar y social, la calle. Y sin darse cuenta, disparo a disparo, da forma a una personal crónica visual de aquella época que con los años adquiriría un inmenso valor. Tanto, que ha acabado por convertirse en esta exposición.

Las instantáneas realizadas durante aquella época son variopintas: Cuenca con sus paisajes y sus gentes, la matanza del cerdo en Cañete, las novilladas en la Zarzuela, Sanabria, Madrid y sus salas de baile, Castilla La Mancha, Valencia con sus fiestas y el Mediterráneo y Andalucía con sus olivares y sus casas encaladas… Pero todas son, en definitiva, un reflejo de la España de la posguerra y la dictadura que le tocó vivir.

Como explica Olivia María Rubio, comisaria de la exposición: “sus fotografías dan cuenta de esa España triste y negra sumida en la pobreza, pero también de esa España que conserva sus ritos, sus fiestas y costumbres. La mirada de Carlos Saura sobre esa España y sus gentes es de empatía con un pueblo que había sufrido los estragos de la guerra civil y seguía sufriendo la pobreza, represión y falta de libertades del franquismo”.

los nuevos iPhones son muy grandes para las manos de una mujer
El vía crucis de rentar un auto moderno en Cuba, además de pagarlo excesivamente caro