Científicos cubanos desarrollan un modelo para predecir el comportamiento de derrames de petróleo en el mar


Científicos del Centro de Meteorología Marina del Instituto de Meteorología diseñaron un modelo tridimensional para predecir el comportamiento de derrames de petróleo en aguas del archipiélago cubano y el área geográfica cercana, informaron este jueves medios oficiales de la Isla citados por EFE.

El proyecto, nombrado Petromar, vaticina “de manera bastante anticipada el momento aproximado, lugar y concentración con que una mancha de petróleo llegaría a determinada zona de las costas cubanas”, aseguró uno de los autores de la herramienta, Amílcar Calzada, citado por el diario oficial Granma.

Petromar también, según el Gobierno, permite estimar la severidad de los daños que podría ocasionar un evento de este tipo, por lo que sus autores insisten en la importancia de su uso “en la toma de acciones preventivas” para “mitigar la magnitud de los impactos” en zonas marítimas de importancia económica, ambiental o turística.

Su posición frente al Golfo de México y en el mar Caribe, donde existen plataformas de extracción de crudo y navegan barcos cisterna con toneladas de petróleo, hacen que Cuba esté en una zona propensa a derrames de petróleo, aunque la Isla no ha sufrido graves desastres ecológicos de este tipo en su historia reciente.

El modelo fue presentado durante el IX Congreso Cubano de Meteorología, que se celebra en La Habana.

El Gobierno cubano aprobó recientemente el programa “Tarea Vida”, una iniciativa gubernamental que busca contrarrestar los efectos del cambio climático y que el Gobierno está usando para trasladar pueblos de localidades.

El Gobierno comenzó a principios de noviembre el traslado de la pequeña comunidad costera de Palmarito en Júcaro, Ciego de Ávila, hacia tierra adentro debido al riesgo de fenómenos meteorológicos.

A finales de octubre, las autoridades dijeron que querían trasladar el pueblo camagüeyano Puerto Piloto de su actual asentamiento junto al mar a una nueva zona tierra adentro, por cuestiones que atribuyen al cambio climático.

De acuerdo con el plan estatal “Tarea Vida”, entre los territorios cubanos más vulnerables a los efectos del cambio climático se encuentran los situados al sur de las provincias de Artemisa y Mayabeque, el litoral norte de La Habana y su bahía, Varadero y sus corredores turísticos, y los cayos de Villa Clara, Ciego de Ávila y Camagüey. 

La mayoría de estos emplazamientos están plagados de hoteles y en ellos se concentra la principal actividad turística del país. Hasta ahora el Gobierno no ha anunciado ninguna remoción de hoteles o instalaciones turísticas.

Reaccionan a decisión de Trump sobre Jerusalén
Anthony González, empresario y exdeportista de origen cubano aspira a llegar al Congreso de Estados Unidos