Cuba prohíbe la salida de turista canadiense cuya sentencia de 4 años fue anulada en corte


El principal tribunal cubano revocó la condena de un hombre de Quebec que fue sentenciado a cuatro años de prisión tras un accidente en un bote que mató a un compañero turista, pero Toufik Benhamiche aún no puede regresar a su país y pide ayuda a Canadá, según reporta la fuente de noticias CBC.

Un año después de que sus vacaciones con todo incluido se convirtieran en una pesadilla, Benhamiche, de 47 años, dijo a CBC News que estar tan lejos de su esposa y sus dos hijas pequeñas, de seis y ocho años, “es lo más castigador de todo”.

“Extraño a mis hijas. Extraño a mi esposa. Extraño a mi familia”, dijo.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Es imposible vivir de esta manera. Es muy difícil, y es muy difícil para mí y para mi familia también”.

Benhamiche conducía una lancha a motor como parte de una excursión turística con su familia en julio de 2017 en Cayo Coco cuando perdió el control, golpeando y matando a una mujer de Ontario.

Fue condenado a cuatro años por negligencia criminal que causó la muerte, pero la Corte Suprema de Cuba ha encontrado fallas en el manejo de un caso por el tribunal inferior y ha revertido todas sus decisiones.

Benhamiche dijo que el tribunal superior incluso culpó a los operadores turísticos.

A pesar de la victoria legal, le han dicho a Benhamiche que no puede abandonar el país, mientras que los fiscales cubanos vuelven a examinar el caso y potencialmente lo vuelven a abrir, un proceso que podría llevar uno o dos años.

Benhamiche, su esposa Kahina Bensaadi y el abogado de derechos civiles de Montreal Julius Gray están exigiendo a Canadá que intervenga y persuada a Cuba para que lo deje ir. Más de 1,600 canadienses han firmado una petición para respaldar esa demanda.

Hasta ahora, sin embargo, Canadá no ha “hecho nada” para ayudar, dijo Benhamiche, quien ha estado en comunicación regular con el consulado canadiense.

Benhamiche, un residente de Mascouche que trabaja como ingeniero en la ciudad de Laval, ha estado atrapado en Cuba desde el año pasado, pasando de un departamento temporal a otro mientras se desarrolla el proceso legal. Él no ha pasado ningún tiempo tras las rejas.

Debido a que Cuba lo está obligando a permanecer en el país, chequeando con funcionarios de inmigración todos los días para asegurarse de que no ha huido, Benhamiche no puede trabajar, y el dinero es escaso.

Él ha estado pidiendo prestado a su familia, dijo, y la noticia de que debe continuar quedándose en el país fue “muy desalentadora”.

Gray sostiene que el accidente no habría resultado en cargos en Canadá, y ahora le corresponde al gobierno federal llevar a Benhamiche a casa.

“Estamos presionando a Canadá”, dijo Gray a CBC Montreal’s Daybreak.

“Canadá tiene que ayudar a los canadienses que están en problemas en el exterior. Creemos que Canadá tiene que persuadir a Cuba para que le permita regresar a su país de inmediato, de inmediato, sin más pérdidas de ingresos y separación de su familia”.

Gray dijo que envió una carta al gobierno canadiense ayer, dando a los funcionarios una semana para ayudar a remediar la situación.

Elizabeth Reid, vocera de Global Affairs Canada, le dijo a CBC News que se están prestando servicios consulares a Benhamiche.

“Funcionarios consulares en La Habana, Cuba, están en contacto con las autoridades locales para obtener más información sobre el estado de su caso”, escribió en un correo electrónico el miércoles por la noche.

No se puede divulgar más información, agregó Reid, debido a las disposiciones de la Ley de Privacidad.

La familia de Benhamiche también presentó una demanda en Canadá contra el operador de viajes Sunwing, alegando que a Benhamiche se le dieron pocas instrucciones sobre cómo operar la nave y se le aseguró que era fácil de usar y no peligrosa.

“Dijeron que no hay peligro, que nunca pasa nada, y el bote resultó ser muy poderoso”, dijo Gray. “Perdió el control”.

Cuando la demanda fue presentada en mayo, el operador de viajes dijo en un comunicado que “no vio el mérito en la acción legal, ya que Sunwing Vacations no posee, gestiona u opera excursiones locales en Cuba”.

Señaló que el accidente fatal se produjo durante un recorrido de aventura ofrecido por el socio local Gaviota Tours, que subcontrató la parte del bote a otra compañía, Marlin SA.

La compañía de viajes dijo que suspendió la venta de giras pendiente una investigación. Sunwing dijo que la fatalidad es el único incidente importante registrado desde que la gira comenzó a funcionar en 1997.

La pasión romana de Henryk Dabrowski y Lázaro Galdiano
Aplicaciones de citas por Internet, un trampolín migratorio para los cubanos