El retorno de las Batallas de Gallos de la Red Bull a Cuba


Aunque apenas han pasado diez años, la Cuba del 2018 parece más propicia para el hip hop que la de 2007 y 2008.

En aquel momento, cuando la compañía de bebidas energéticas Red Bull trajo a Cuba su formato de “Batalla de Los Gallos”, los improvisadores de freestyle se quedaron con las ganas de ver cuajar un evento que por fin los conectara con los circuitos internacionales del género.

La frustración cristalizó en el ganador de las primeras ediciones, el B, a quien le fue negada la salida del país dos veces para representar al archipiélago en la Final internacional del concurso de hip hop.

Una década después, la empresa de bebidas vuelve a tener el protagonismo directo en la realización del evento. Aunque en 2016 y 2017 comenzó su retorno, asumiendo como representante de Cuba a los ganadores del concurso Potaje Urbano, organizado por la Asociación Hermanos Saíz.

Otra vez no hubo rap en Alamar

El patrocinio de Red Bull no fue solo financiero, sino de transferencia de conocimientos en la organización de eventos de altos quilates, según comenta el director de la Agencia Cubana del Rap, Rubén Marín. Su organización, en cambio, corrió con algunos gastos de menor cuantía, pero sobre todo garantizó los permisos estatales pertinentes, la promoción entre el público, y la convocatoria de los participantes. Fue, ante todo, la encargada de asegurar los visos de legalidad del torneo y controlar los prejuicios que lo hicieron naufragar una década atrás.

Miembro del jurado, Etián Arnau, Brebaje Man, asegura que “todo el trabajo estuvo perfecto, tremenda profesionalidad. El transporte, la logística, el audio, la escenografía, todo estuvo correctísimo”. Ello sumado al desempeño de los MC´s en la tarima, hizo que el júbilo fuera una constante durante toda la competencia.

Abdel González, alias El Tanque, ganador del último Potaje Urbano y representante de Cuba en la anterior Batalla de los Gallos, aseguró sentirse más contento que el año pasado. “Estoy lleno de euforia, tanto que parece que gané de nuevo”.

La sorpresa, sin embargo, la aportó un pianista de 24 años, Manuel Alejandro Delgado, Yeriko, graduado de un conservatorio musical.

“Para mis amistades del conservatorio yo estaba cometiendo un acto de locura: Música Clásica Vs Hip Hop, algo completamente diferente. Pero a mí me gusta el arte, -aclara-, y el arte bien hecho es arte, independientemente del estilo que se maneje y se quiera interpretar. Hay malas baladas, malas óperas, y mal hip hop, todo depende de quien lo haga y la intensidad que le ponga”.

Yériko, campeón del torneo Batalla de los Gallos , de Red Bull, en Cuba, 2018. Foto: Marcel Villa

Antes de ganar esta “batalla”, Yeriko había ganado este mismo año la edición de Potaje Urbano, en el municipio matancero de Colón.

“Que haya venido la Red Bull es una cosa muy grande porque empieza uno como a tomárselo más en serio. Es algo que te da energía, que te da ganas, y te hace querer prepararte para ganar e ir a las internacionales a demostrar. Para mí fue algo genial”, agrega quien con su título se dispone a viajar hacia Argentina, para la final internacional.

Marginal (por estar al margen de las grandes corrientes socialmente aceptadas) y underground, el hip hop sobrevive y toma nuevos aires con eventos como esta batalla de gallos. A pesar del aislamiento, un concursante cubano (David Rodríguez, El Ciudadano) llegó hasta la final de este evento en su edición en Perú, pero, en opinión de algunos seguidores del género, el nivel de los improvisadores cubanos no es comparable a rivales extranjeros.

En palabras de Yeriko: “tú no puedes subirte a un ring con los mejores boxeadores si nunca has visto una pelea de boxeo, y solo has tirado unos piñazos en el barrio con los amigos tuyos”. Interactuar con los mejores del mundo, conectar a Cuba con los circuitos regionales del hip hop, es la única garantía de acudir en igualdad de condiciones a una competición.

Y potencial, existe, en criterio de Azcesino, uno de los jurados y quien es el único tetracampeón en Finales Nacionales (Colombia 2012, México 2014, México 2015 y México 2017) del campeonato bajo la marca Red Bull.

“Cuando los participantes tuvieron que introducir en sus improvisaciones el tema Inteligencia, lo hicieron magistralmente bien, -dice, emocionado-. Hablaban de autores, de libros, de poesía. Me impresionaron. Igual lo hicieron con el tema de Tecnología, desglosaron el término, jugaron con muchos recursos verbales. Eso denota la alta cultura, el rico lenguaje de los cubanos que los hacen diferente al resto del mundo. Me voy de este país convencido de que Cuba es un mundo aparte”.

*En este texto contribuyeron los autores Marcel Villa y Leydis Hernández Lima.

 

Joven nicaragüense denuncia abusos sexuales por parte de paramilitares cubanos
Testigo admite que hizo falsa acusación por órdenes de la Seguridad del Estado