El Santiago del 30 de Noviembre y de Frank País – CMKW Radio Mambí


Foto de Archivo

Santiago de Cuba, 30 de nov.- La historia que ha sabido forjar Santiago de Cuba es la mayor inspiración para sus hijos e hijas, herederos de un  espíritu indomable para mérito de esta tierra rebelde y brava, donde no existe una piedra que no haya sido pedestal de un héroe.

Ya la historia escribió tu nombre Santiago de Cuba en el corazón de la tierra, por ser testigo excepcional de épicas tras épicas; “cantarte es poco, lo que hace falta es quererte siempre y entregarte la sangre cuando haga falta”, como dijo el poeta.

Cuba está llena de símbolos, Santiago tiene los suyos en su  Moncada, su 30 de Noviembre, su Primero de Enero, su Maceo, su Frank, su Heredia, su trova, sus ventanas siempre abiertas a las guitarras y sus casas refugio seguro de jóvenes revolucionarios perseguidos.

Cual hechizo de ciudad bendecida en ese pedacito del archipiélago cubano no hay una piedra que no haya sido lanzada contra el enemigo, ni una calle por donde no haya pasado nunca un héroe.

En su geografía abundan hombres y mujeres que conmueven por su entrega, latiendo al compás de la Revolución, lo mismo en las calles de la Ciudad Héroe,  que en el surco, la escuela, el hospital o la fábrica; fieles, aguerridos, sin perder la capacidad de amar, de luchar y de vencer.

  Conscientes de que para vivir este hoy, hubo ayer patriotas en la manigua, rebeldes que desafiaron la tiranía, y brazaletes rojinegro hechos en el sigilo de la madrugada, en los días en que el feroz enemigo no tenía tregua contra todo lo que oliera a revolución.

    Hay seguridad de estar a la altura de estos tiempos, consecuentes con la historia tan rica que atesora Santiago de Cuba, digna del levantamiento armado de la ciudad, el 30 de noviembre de 1956, cuando las calles se vistieron por primera vez del verde olivo de la sierra y la esperanza.

Digna también de haber acunado y forjado a ese joven de acrisoladas virtudes, su hijo más querido, Frank País García, cuya corta vida y obra ejemplar es fuente de inspiración perenne para las nuevas generaciones.

  La acción gestada en esta urbe para apoyar el desembarco de los expedicionarios del Granma, guiados por Fidel para ser libres o mártires,  tuvo un valor estratégico  para los posteriores acontecimientos de  la insurrección armada que no concluyó hasta la victoria definitiva.

Cuando el Primero de Enero de 1959 triunfó la Revolución por voluntad popular, con Fidel al frente y la aguerrida tropa que lo secundaba,  se abrió un hermoso porvenir, colmado de sueños y desafíos, cual antorcha encendida que vislumbraba los caminos de la vida nueva.

Anida en los pechos santiagueros el orgullo de estar en la primera trinchera del combate, preservando un puesto en la vanguardia y enalteciendo la obra colectiva, sobre la base del patriotismo, dignidad y valor,  con una fidelidad a toda prueba.

Ser oriundo de esta heroica tierra es un alto privilegio, que se alimenta del quehacer cotidiano  y  el compromiso de honor de seguir siendo libres, construyendo nuestro proyecto social en las mismas narices del imperio, sin vulnerar un solo principio y sin temor a los riesgos.

Mucho esfuerzo  ha requerido el 2018,  cuando se ha actuado como lo hacen los verdaderos patriotas, tomando los resultados en el trabajo no de pretexto para la autocomplacencia,  sino como prueba de que es posible lograr mucho más y avanzar hacia estadios superiores.

  Con el espíritu de trabajo y combate en lo más alto, este pueblo heroico y hospitalario ha rendido el mejor homenaje a su 30 de Noviembre, a su Frank País y a los tres luchadores inmolados ese día: Pepito Tey, Tony Alomá y Otto Parellada, que no cayeron en vano, su sangre generosa también cimentó esta Revolución en sus casi 60 años victoriosos.

Por: Aída Quintero Dip

The following two tabs change content below.

No habrá cambios en el proceso de reinserción de jugadores en el voleibol cubano
César Prieto sí podrá ser Novato del Año