Exiliados piden cancelar los cruceros a Cuba y Carnival dice que sigue la ley de EEUU


Crucero llegando a La Habana. (EL CONFIDENCIAL)

El grupo del exilio Asamblea de la Resistencia Cubana pidió a las compañías que operan cruceros con atraques en la Isla que cancelen esos trayectos al considerar que sus contribuciones “van directamente a fortalecer el totalitarismo” del régimen, informa EFE.

Como parte de la campaña “No ayude a la represión”, que considera los cruceros una forma de turismo “ilegal e inmoral”, miembros del exilio cubano en Miami urgieron a la ciudadanía a no contribuir con la “explotación” que padecen los trabajadores cubanos.

“Este dinero va directamente a la represión. Los trabajadores cubanos no tienen sindicatos, ni contratación libres y lo que reciben del régimen cubano es una piltrafa” de lo que pagan las compañías, dijo a EFE el director de la Asamblea de la Resistencia Cubana, Orlando Gutiérrez.

La asamblea argumenta, además, que los puertos y embarcaderos donde operan las compañías de cruceros son “propiedades robadas a punta de fusil” por parte del régimen cubano para “traficar y explotar”.

Para denunciar esta situación han convocado una manifestación el 21 de julio cerca del puerto de Miami en la que esperan que la comunidad cubana, nicaragüense y venezolana asista para “defender la libertad” y actuar frente a “diferentes formas de financiación de la represión”.

Según un estudio publicado a finales del año pasado, las líneas de cruceros acumularán más de 761 millones de dólares (651 millones de euros) en ingresos brutos hasta 2019 al transportar a más de 570.000 pasajeros en sus rutas con paradas en Cuba.

Entre estas se encuentran Carnival, Royal Caribbean y Norwegian, que fueron de las primeras que obtuvieron licencias para operar en la Isla tras la normalización de las relaciones bilaterales entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba, iniciada en diciembre del 2014, aún bajo la presidencia de Barack Obama.

“Hemos sido informados de los reclamos que se están realizando. Cuando se trata de Cuba y asuntos como este, continuaremos siguiendo la ley de los Estados Unidos para guiar nuestras acciones y políticas como lo hemos hecho desde que comenzamos nuestros primeros cruceros a Cuba”, señalaron a EFE desde la compañía Carnival.

La empresa anunció en mayo pasado la expansión de sus itinerarios de cruceros a la Isla con la incorporación del puerto de Charleston, Carolina del Sur (Estados Unidos) a partir de 2019.

Por su parte, el director de la Asamblea de la Resistencia Cubana aseguró que hay personas que “están cancelando sus viajes a Cuba porque saben que esto es un acto inmoral”.

“Si hay tantos países libres, por qué hay que ir a un país oprimido”, aseveró Orlando Gutiérrez, que insiste en que los recursos van destinados al “aparato” y no a los trabajadores.

Según Juan Fiol, líder del Directorio Democrático Cubano, que también forma parte de esta campaña, las compañías violan el embargo a la Isla y pidió al presidente Donald Trump que “siga la ley y que no se puede hacer negocio de ningún tipo con Cuba”.

Por su parte, el abogado de la Comisión Justicia Cuba, Manuel Zalba, dijo “entender que si hay una apertura legal, las empresas intenten hacer el mayor dinero posible con el turismo a Cuba”, pero que mientras los turistas “pagan más de 100 dólares (85,5 euros) por una noche de hotel, los trabajadores apenas reciben un dólar”.

 

Servicio de noticias en salud Al Día – Alteraciones de conducta en los trastornos del espectro autista
Béisbol cubano con las alarmas encendidas