Frases que te marcan… o te embarcan


Por Rodolfo Romero Reyes

A veces, víctimas del nerviosismo, el apuro, la carga de estudio, el estrés o el clásico despiste, la mente nos juega una mala pasada y como diría una respetada profesora: le damos play a la lengua sin verificar si está conectada al cerebro. Es así que decimos infinidad de disparates, algunos incluso nos sorprenden por ser tan creativos.

Motivados por este fenómeno, un grupo de universitarios se han dado a la tarea de resumir en la sección de una revista «La Papilla», una muestra de las frases más originales que han escuchado decir en cinco años de universidad. Ellos nos enviaron la selección y nosotros hemos decidido publicarlas:

 

Usain Bolt es un niño de teta. Dijo uno que ganó los 100 metros en los juegos universitarios. 

Tenía los ojos azules como esmeraldas.

Yo voy a hacer  una lista para que nadie se me cuele el día del cobro.

En un turno de psicología dijo un muchacho: “Eso tiene función lúdica”, y una de su aula le respondió: Ay, chico, tú siempre tan asqueroso.

Un profesor de filosofía hablando de rupturas dialécticas: Ni te vas, ni te vienes, sencillamente te quedas parado.

¿Por qué los personajes históricos no tiene nombres comunes?

Una muchacha a un muchacho hablando de cómo servir una cerveza en una copa: ¿Quieres que te la eche adentro?

Los soporte teóricos que soportan la teoría son… dijo una profesora de Psicología Social.

Miren eso, una pinareña respondiéndole a otra pinareña; es algo inhóspito. Una habanera.

El radio y la radio son diferentes, el radio es el radio, y la radio bueno… es… la radio.

Alguien dijo: Debería haber una película de “Once Minutos” de Paulo Cohelo. Y enseguida fue rectificado por un “inteligente” compañero de aula: Eso sería un corto, ¿no?

No queremos temas mongos, que la investigación sea vendible e integradora. Un profesor de metodología de la investigación.

Profe, tengo una pregunta, no, más bien es una interrogante. Un estudiante de Periodismo.

Si los niños no crecen no hay jóvenes. Profesor de PPD.

Esos son Leidy Boren y el Cachal. Una reguetonera frustrada.

Un estudiante preguntó: Profe, ¿podríamos atrasar la prueba? Y la profe le respondió: Sí, ¿en agosto te conviene?

Profe, ¿la primera pregunta de la prueba tiene que ver con la segunda? Y la profe respondió: Bueno sí, las dos son de mi asignatura.

Eso queda por la Calzada de Funeraria y K.

Ahora no recuerdo si entregué el trabajo en versión digital o analógica (¿?)

En Guanacoa viven guanacoenses. Una estudiante de Derecho.

Yo soy “fanatisma” de la pelota. Una muchacha de Villa Clara.

La vista porque se ve, el tacto porque se toca y el olfato … bueno, porque … ustedes saben. Profesora derecho penal.

Los veo, como dicen por ahí, “al dorso del madero”. Profesor de historia contemporánea.

Mi hermano es chófer de avión. Una muchacha santiaguera.

En un viaje de la capital hasta el Turquino, alguien se asoma por la ventanilla y pregunta: ¿Ya habremos pasamos Pinar del Río?

Indiscutiblemente Fulano es un hombre de segundas oportunidades. Dijo una vicedecana refiriéndose a un repitente. 

Las cabillas son importantes. Otra profesora de Psicología.

Se escuchó al fondo “Entre candilejas yo te amé…” y alguien preguntó: ¿Esa no es la voz de Charlie Chaplin?

Ayer fui a una fiesta donde comí langones y camarosta.

Un profesor cuando le pidieron los cinco minutos. La clase no es un chorizo que se puede picar a la mitad.

Tras el manuscrito de José de San Martín
¿A dónde irá el dinero lavado por Alejandro Andrade?