Joven cubana embarazada fallece en Cuba producto de una negligencia medica según sus familiares


Carmen Elena Sánchez Medinilla, denunció en sus redes sociales que su hija de 24 años embarazada falleció en Cuba a causa de una negligencia médica.

La joven, Marien Rodríguez Sánchez se encontraba enferma de una cardiopatía y el pasado domingo 29 de julio, con 12 semanas de embarazo, comenzó a sentir falta de aire. Su madre la llevo al hospital de urgencia en Sancti Spiritus pero en el hospital solo le recetaron tilo porque creían que estaba nerviosa.

La muchacha siguió con los malestares y fue remitida a Cardiología para descartar cualquier problema más grande. Al llegar el especialista en cardiología se encontraba operando y llegó a atenderla cinco horas después.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Mami quiero irme de este hospital que es un gran desastre, vámonos mami de aquí, llévame para mi hospital de Santa Clara donde siempre me atienden y nunca me han tratado tan mal, allí si me atienden bien esto mami es un desastre”, dijo la joven a su madre.

El especialista solo le indicó un electrocardiograma y dijo que estaba bien, pero a insistencia del intensivista de guardia le realizaron un ECO, cuyo resultado arrojó que la joven tenía un coágulo en el corazón.

Al detectarle el coagulo comenzaron a correr para atenderla, pero ya llevaba 7 horas en el hospital.

“Mi gran dolor, insiste la madre, es que mi hija murió repudiando el trato que recibió en el hospital provincial de Santi Spiritus por parte de la obstetra y los cardiólogos, y ella queriéndose ir para su hospital de Santa Clara donde siempre la atendieron muy bien”.

“Del director del hospital Materno de Santi Spiritus tengo la peor de las opiniones, a ese hombre lo considero inhumano, mi hija casi muriendo y él fue capaz en momentos como esos de justificar el mal trabajo de su obstetra”.

“Mi dolor es eterno como eterno es mi desprecio por todos la que la maltrataron”, dijo la madre.

La joven española captada por una secta en Perú viaja a España con su padre y su bebé
Marea verde en Argentina: Esto recién empieza