La salud de los tres hermanos holguineros en huelga de hambre 'se deteriora rápidamente'


El Directorio Democrático Cubano denunció este viernes que la salud de los tres hermanos holguineros en huelga de hambre desde el pasado 26 de enero “se deteriora rápidamente”, señala un comunicado al que tuvo acceso DIARIO DE CUBA.

La organización recuerda que los hermanos Miranda Leyva están en huelga de hambre “en un esfuerzo desesperado por ponerle fin a la represión contra sus niños Tahimí Rodríguez Miranda de 11 años y Alay Rodríguez Miranda de diez años”.

De acuerdo con Adairis Miranda Leyva, madre de los niños, además de “los abusos y actos de repudio” que han sufrido sus hijos en su escuela, ahora el régimen “la amenaza con quitarle la custodia” de los menores.

Adairis Miranda Leyva y sus hermanos Anairis y Fidel Manuel, tíos de los menores, se declararon en huelga de hambre desde el pasado 26 de enero “buscando justicia para esta situación por el bienestar físico y emocional de los niños. Ellos desean que Tahimí y Alay se desarrollen y eduquen en un ambiente libre y sin abusos físicos y emocionales”, precisó el Directorio.

“En estos momentos, el hogar de la familia Miranda Leyva en Holguín se encuentra rodeado por la policía política castrista y la línea telefónica cortada, mientras crece la preocupación en el mundo por la vida de los tres hermanos que tratan de proteger a sus niños”, condenó el Directorio.

Este lunes 5 de febrero el obispo de la diócesis de Holguín, Emilio Aranguren, envió al padre Orlando Corso a la vivienda de los activistas en Calle Libertad número 307 entre Coliseo y Peralejo, en Holguín. La Iglesia Católica, además, le ofreció ayuda con medicamentos a los huelguistas.

A principios de la semana, la salud de los hermanos Miranda Leyva ya se estaba deteriorando: “Anairis tenía una pierna con una coloración negruzca, sigue padeciendo de estrechamiento de conciencia (convulsiones frecuentes por un tiempo de media hora aproximadamente), con sangramiento vaginal y sus signos vitales disminuidos; mientras Adairis padecía de isquemias transitorias, episodios de alucinaciones y signos vitales disminuidos; y Fidel Batista Leyva padecía de episodios de hipo incontrolables, vómitos de agua, con una evidente deshidratación y unos signos vitales disminuidos”.

Los hermanos holguineros fueron arrestados el 27 de noviembre de 2016, dos días después de la muerte de Fidel Castro, y condenados a un año de prisión por supuestos delitos de “difamación de héroes y mártires y desorden público” durante los funerales del dictador.

Después de esta detención han protagonizado dos huelgas: la primera en marzo de 2017 y la segunda en el verano de 2017.

Durante los 26 días de la última protesta, las autoridades médicas les habían prohibido la atención sanitaria y el ingreso en cualquier hospital y fuerzas del régimen realizaron actos de repudio frente a la vivienda de los activistas.

Éxito de la terapia con células madre en la angina refractaria
La emigración cubana a EEUU en cifras