Los años de La Caja Negra


Tres días ha tenido el grupo de experimentación escénica La Caja Negra para resumir dos años de intensa creación. Un tiempo de experimentar, hacer de las tablas y la gestualidad escénica un laboratorio, actualizar saberes tradicionales y obtener una fórmula, novedosa y atractiva, para el teatro joven.

La jornada de celebración se inauguró con una exposición fotográfica que resume el trabajo de este proyecto y una evidencia audiovisual de sus procesos creativos y de algunas de sus puestas en escena que ya han salido del repertorio. No obstante, la exposición fue también un pretexto para compartir el festejo con amigos, según confiesa Juan Edilberto Sosa, director del grupo y presidente de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Santiago de Cuba:

“Quisimos compartir este espacio con los amigos que han apoyado nuestro trabajo. La exposición fotográfica es con las obras de cinco fotógrafos: Rubén Aja, Frank Lahera, Malvin Rodríguez, Belice Blanco y Tití, quienes han documentado el trabajo del grupo desde la fotografía, el videoarte y el audiovisual y que complementan este recorrido por los dos años”, dijo-

Desde su surgimiento han llevado a escena cinco propuestas teatrales, incluidos performances y colaboraciones con otros artistas, pero los integrantes de La Caja Negra prefirieron renunciar al recuento y dedicar esta jornada a mostrar su estado creativo: “En la primera jornada presentamos Leviathán, cómo se llega a ser lo que se es”, una especie de work in progress, lo cual también nos sirve para que el público sepa cuál es la línea estética que estamos defendiendo”

Esta obra sui generis, pensada desde la proximidad del espectador sobre el escenario antecedió la otra propuesta del grupo Cartografía para elefantes sin manada, un poema dramático de Laura Liz Gil Echenique, enriquecidocon el estudio documental de la relación de los miembros del grupo con sus madres:

“Más allá de la temática —explica Juan— nos interesa de este monólogo la posibilidad de desarrollarlo indistintamente, incluso de forma simultánea, con actores y actrices; una experiencia novedosa para quien visite el teatro y en cada función tenga una percepción distinta de la misma obra”.

Varios espacios de la ciudad como el Cabildo Teatral, el Café Teatro Macubá o la propia Casa del Joven Creador, acogieron estas presentaciones, así como encuentros con el público. Estudiantes, aficionados y profesionales de la actuación comentaron su relación con el grupo que se enriquece de las múltiples estéticas y el intercambio constante.

A decir de Juan, la consolidación de La Caja Negra ha servido igualmente para revitalizar el movimiento teatral de la AHS. Hoy el grupo congrega cerca del 90 por ciento de los afiliados de la sección de Teatro y ha articulado con su trabajo jornadas y festivales como Unplugged.

Con la presentación de Bonsái y su posterior desmontaje conceptual, se puso pausa a esta muestra que se retomará durante los días del Festival del Caribe, momento en el que se reinaugurará la exposición y se presentará nuevamente Leviathán…, esta vez en el patió de la Casa del Joven Creador.

Obispos católicos de Cuba envían carta de apoyo a sacerdotes nicaragüenses
MUJER REAL.Las fotos de Wanda Nara al natural estallaron en las…