Los intentos de introducir drogas en Cuba aumentaron este año, según la Aduana


Los intentos de introducir droga en Cuba, tanto para tráfico como para consumo personal, se incrementaron este año, con 94 casos detectados por la Aduana de la Isla, lo que supone la mayor cifra de los últimos cinco años, reporta EFE.

El director de Enfrentamiento de la Aduana, Camilo Barrios, citado por medios oficiales, indicó este jueves que las autoridades aduaneras se incautaron de 57,3 kilos de estupefacientes hasta noviembre pasado, en todos los casos por vía aeroportuaria.

Desde enero a noviembre este órgano neutralizó 29.916 infracciones en frontera, 5.663 más que el año pasado.

De esos casos, 94 estuvieron relacionados con drogas: 38 con tráfico de estupefacientes y 56 con el consumo personal de estas sustancias, detalló el funcionario.

La táctica más habitual para tratar de introducir drogas en la Isla fue mediante su ingestión, aunque también se detectó escondida en alimentos, impregnada en hojas de papel, adherida al cuerpo y oculta en compartimentos de equipajes y en el interior de un equipo de aire acondicionado.

Además, la Aduana alertó del aumento de intentos de introducir otros “medios que afectan la seguridad” del país, como los materiales impresos con contenidos subversivos, equipos de comunicaciones y otros artículos que están expresamente prohibidos en la Isla.

Barrios indicó que se reportaron 471 infracciones de seguridad, de los que una estuvo relacionada con armas de fuego y el resto con objetos como cartuchos para la caza deportiva, mirillas telescópicas, manoplas y aparatos de descarga eléctrica.

La Aduana intervino asimismo más de 5.000 equipos y accesorios de transmisión inalámbrica o por satélite y detectó 811 intentos de introducir o sacar de Cuba piezas de motor, aves, tabaco y tabletas anticonceptivas.

El funcionario achacó el aumento de las infracciones en frontera al incremento de visitantes al país. También crecieron a lo largo del año pasado las operaciones aéreas y la llegada de cruceros y yates a las marinas internacionales, principalmente como consecuencia de la normalización de las relaciones con Estados Unidos.

En noviembre pasado el Gobierno dijo que se había incautado entre enero y octubre de 2017 de 4.787 kilogramos de drogas (4.462 kg de marihuana y 109 kg de cocaína).

El Gobierno dijo en julio pasado que mantendrá su política de tolerancia “cero” con las drogas, pese a la despenalización del consumo de marihuana en países vecinos, la mayoría con fines medicinales.

Hace unas semanas la prensa oficial de la Isla acusó a los cubanos residentes en el extranjero de alimentar el consumo de estas sustancias en Cuba.

Un abrazo por siempre, querido amigo Ricardo
Alcalde de Miami-Dade podría ganar mucho más que el de Nueva York