Molinos retoman sus ritmos de producción de harina – CMKW Radio Mambí


Santiago de Cuba, 14 dic.- Niveles de producción que aseguran la harina para el pan normado de la canasta básica y el liberado de la Cadena Cubana del Pan en el oriente cubano, alcanza ya la unidad empresarial de base (UEB) Cereales Frank País García, de Santiago de Cuba, mediante la rehabilitación tecnológica del proceso industrial.

Como expresara el lunes último en el espacio televisivo Mesa Redonda, la ministra de la Industria Alimentaria, Iris Quiñones Rojas, atrasos en el arribo de piezas y agregados de repuesto de los molinos de trigo del país han incidido en el déficit de harina afrontado hace varias semanas en buena parte de la nación.

Solo en el caso de Santiago de Cuba, después de sobrecumplir las 138 000 toneladas del cereal pactadas en el 2015 y el 2016, incluyendo en ese último año un récord productivo ascendente a 142 701 toneladas, debido a la causa señalada, el 2017 cerró con 240 toneladas por debajo del plan, y en el actual año hasta el pasado mes de noviembre dejaban de producirse 19 301 toneladas.

Según explicó a Granma el director general de la UEB, Waldis González Peinado, en los dos molinos automatizados se agudizaron problemas técnicos en los compresores de aire, bancos de cilindros, motores, correas y rodamientos, así como falta de accesorios en equipos harineros como desatadores y disgregadores, y en equipos de prelimpieza del trigo.

Esas y otras afectaciones redundaron en falta de capacidad de aire en el proceso industrial, insostenibilidad de la molienda, procesamiento de trigo seco y, desde luego, bajo rendimiento del cereal, de ahí que de las 410 a 397 toneladas que diariamente debían entregarse, apenas se promediaba entre 310 y 290 toneladas durante las 24 horas de labor.

González Peinado precisó que a finales de octubre y principios de noviembre comenzó el arribo de unidades nuevas de compresores, motores, bombas de aire comprimido, correas, rodamientos, bandas de elevadores, tarjetas del panel de comando, y el controlador lógico programable de la línea de Trigo-2, que venía manipulándose manualmente.

El esfuerzo de los aniristas y demás personal técnico propició que jamás se paralizara el proceso industrial, y con ello la entrega de harina para el pan normado de la población; mientras que, a partir de la entrada de las piezas y accesorios, fueron montándose aceleradamente en las paradas cortas de ocho horas semanales, incluyendo los casos que requirieron adaptaciones.  

Actualmente se promedian 365 toneladas diarias, que dada la situación del país permiten cubrir la demanda del pan y los productos cárnicos normados (que llevan harina), junto al pan de la Cadena Cubana del Pan, en Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín y la Empresa Alimentaria de Las Tunas, destinos priorizados en las far y el Minint, y compromisos del turismo y las ventas en divisas.

Hasta el momento no existe dificultad alguna con el trigo, y en la medida en que prosiga el flujo de piezas de repuesto, pues urgen medios para la reparación de la grúa de succión del cereal en la descarga, continuarán de inmediato las reparaciones que puedan estabilizar en 400 toneladas la entrega diaria de harina de buena calidad.

El Combinado de Cereales de Cienfuegos también contribuye al abastecimiento de harina a las cinco provincias del oriente del país. Isbel Vanegas Presno, director de la entidad fundada en 1973, dijo a Granma que «los recursos están llegando de forma priorizada, fundamentalmente masas de cilindro para molinar el trigo. Ello redundará en la consecución de mejores rendimientos y mayor calidad de la harina de un centro como el nuestro, el cual tiene el encargo de producir el 42 % de la harina de trigo del país».

Subrayó el directivo que, pese a los avances parciales que están por introducirse, un momento superior a escala productiva aquí solo deberá alcanzarse para el primer trimestre del 2019, «cuando deberemos tener la totalidad de los recursos en función de hacer los trabajos de mantenimiento requeridos y lograr definitivamente la capacidad productiva y la estabilidad de nuestro molino».

Como parte de los procesos inversionistas en marcha en esta instalación (la mayor de su tipo en Cuba) ubicada en la Zona Industrial de Cienfuegos, el Director significó la cooperación con una nación europea para la modernización de las operaciones de descargas portuarias, gracias a la cual quedaría solucionado el actual lastre del pago por estadía a las embarcaciones.

«Agilizará, viabilizará y humanizará la descarga de los barcos y la transportación y mejor protección del cereal que bajemos», sostuvo.

Granma fue testigo de la salida por tiro directo de harina hacia Las Tunas, Holguín y Guantánamo. Foto: Eduardo Palomares

PRECISIONES

– A inicios del 2018 se supo que resultaría imposible cumplir el plan de producción de harina en Cuba.
Para afrontarlo, se dispuso de recursos financieros que no estaban previstos en el Plan de la Economía, y así importar 30 000 toneladas de harina.

– No obstante, la cantidad estimada fue insuficiente para cubrir las carencias de la producción nacional, pues al cierre el año, el incumplimiento superará las 70 000 toneladas, o sea 40 000 más de lo que se importó.

– «Esto ha incrementado las tensiones en cuanto a los suministros de la harina que aseguran el pan normado, el liberado y otros productos de precios accesibles a la población como galleta y repostería», informó la titular de Industria Alimentaria, Iris Quiñones.

– «En los últimos días hemos vivido los momentos más tensos de todo el año en cuanto a suministros, lo que ha obligado a asegurar solo el pan de la canasta familiar normada, paralizando un grupo de producciones e incluso afectando las producciones de la Cadena Cubana del Pan en varias provincias por determinados momentos», sostuvo.

– Durante el fin de semana último iniciaron las producciones de harina en la línea más pequeña de las dos del Occidente. En la semana próxima debe iniciar la mayor, «lo que nos va a llevar a restablecer las condiciones», sostuvo la Ministra.

– «Estamos trabajando intensamente para lograr que las producciones lleguen a la normalidad antes de finalizar el año, especialmente con prioridad en la Cadena Cubana del Pan y las producciones alimentarias locales», añadió.

FUENTE: MESA REDONDA

Cuba en la mirada de Sebastián Miquel