Muere a los 91 años el escultor José Luis Sánchez, pionero de la abstracción


‘Cruz de término’ escultura de José Luis Sánchez.
LAS EDADES DEL HOMBRE

El escultor de Almansa (Albacete) José Luis Sánchez, que en 2009 fue nombrado Hijo Predilecto de Castilla-La Mancha y desde 1987 era miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, ha fallecido a los 91 años.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha lamentado en un mensaje en su cuenta de la red social Twitter la muerte del escultor, a quien ha definido como “un gran artista contemporáneo”, mientras que el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, le ha considerado “un gran artista y un hombre generoso con la tierra que le vio nacer”.

“Se nos ha ido un gran artista contemporáneo, uno de los principales pioneros de la escultura abstracta en España e Hijo Predilecto de nuestra tierra, para la cual, su obra, ha sido todo un orgullo”, ha escrito García-Page.

Los alcaldes de Almansa y Albacete, Francisco Núñez y Manuel Serrano, respectivamente, también han transmitido el pesar por el fallecimiento de Sánchez y han destacado su legado de “grandes obras”.

En concreto, el alcalde de Almansa ha destacado de Sánchez que ha sido el “escultor más internacional” de la localidad, alguien que “ha marcado una época en el mundo del arte internacional y que siempre ha llevado a gala a su cuidad”.

Por su parte, el alcalde de Albacete ha señalado que José Luis Sánchez ha sido “uno de los grandes nombres del arte español del siglo XX”, con un legado que ha dejado “una huella imborrable en la ciudad” y en todo el país.

Pionero de la abstracción

José Luis Sánchez nació en Almansa el 9 de diciembre de 1926 y tuvo una dilatada trayectoria en la escultura, donde fue uno de los referentes nacionales, coetáneo de Eduardo Chillida y pionero de la abstracción junto a Rafael Canogar, Antonio Saura, Manolo Millares, Luis Feito o Martín Chirino.

Miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando desde 1987 y nombrado en 2009 Hijo Predilecto de la región, la obra de Sánchez está impregnada de nociones próximas a la arquitectura, fruto de su colaboración con arquitectos como el daimieleño Miguel Fisac, Javier Carvajal o José Luis Fernández, a los que conoció tras fijar su residencia en Madrid en 1955.

Trabajos suyos que pueden verse en Albacete son El Pórtico de la Mancha, de 1980, ubicado en la rotonda del campus universitario; el friso de la Diputación, de 1988, o el Escudo sobre Ara, de 2007, situado en la rotonda de la carretera de Valencia, entre otros.

Cuatro personas muertas en un tiroteo en la localidad canadiense de Fredericton
“Hay cosas que quedan grabadas en el corazón”