Obispos católicos de Cuba envían carta de apoyo a sacerdotes nicaragüenses


Los obispos católicos de Cuba enviaron este miércoles una carta al Arzobispo de Managua en solidaridad con la barbarie ocurrida en la Basílica de San Sebastián, en Diriamba, este lunes.

Varios seguidores del gobierno de Ortega y paramilitares irrumpieron y agredieron con violencia a los obispos católicos en la Basílica, cuando los prelados y sacerdotes llegaban a apoyar a una decena de personas que se habían refugiado el domingo.

La represión del gobierno y fuerzas paramilitares contra los manifestantes ha dejado más de 300 muertos en casi tres meses de protestas contra el presidente Daniel Ortega.

A finales de mayo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al gobierno nicaragüense protección para el obispo Báez, quien ha recibido amenazas de muerte.

A continuación, el texto completo del mensaje:

Mensaje de los obispos católicos de Cuba al Sr. Cardenal Leopoldo Brenes Solórzano

Por C.O.C.C.

Conferencia de Obispos Católicos de Cuba

La Habana, 10 de julio de 2018

Emmo. Sr. Cardenal LEOPOLDO BRENES SOLÓRZANO

Arzobispo de Managua

Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua

Querido hermano:

Los obispos de Cuba hemos visto, con profunda tristeza y horror, las imágenes de la barbarie ocurrida el pasado domingo en la Basílica de San Sebastián en Diriamba.

Estos hechos de violencia y profanación, de crímenes y abusos de poder, resultan verdaderamente denigrantes y, por ello, experimentamos el lógico sentido de fraternidad pastoral ante el momento que afrontan.

Los obispos de Cuba, en su totalidad, queremos hacer nuestro el mensaje que, con una prontitud motivada por la gravedad de los hechos y el espíritu de fraterna solidaridad, le envió en el día de ayer Mons. Emilio Aranguren Echeverría, Obispo de Holguín y Presidente de nuestra Conferencia. De dicho mensaje queremos hacer nuestros sus sentimientos al afirmar:

“He leído lo publicado hoy en relación con lo vivido en el día de ayer en Diriamba, tanto las ofensas dirigidas a los obispos, al nuncio y a otras personas. ¡Qué dolor saber que aumenta el número de muertos! ¡Lo siento extraordinariamente y pido a la Madre Purísima que sosiegue a los violentos, abra la mente de los que están dispuestos a matar y se logre la armonía en el pueblo que sufre, y que la misma esté sustentada en el respeto, la justicia y el bienestar de todos!”

A todos los hermanos obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos, y fieles, y a todos los nicaragüenses de buena voluntad, les hacemos llegar nuestra cercanía fraterna, oración solidaria y el profundo deseo de que los caminos de perdón, diálogo constructivo y sincero, así como los anhelos de verdad, justicia y apego a la legalidad constitucional conduzcan a alcanzar una paz estable y verdadera.

A la Virgen de la Caridad, nuestra Patrona, los encomendamos para que los coloque, a ustedes y a su pueblo, junto a su Hijo Jesús, Príncipe de la Paz.

(Con información de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba)

Transamerica Resort Comandatuba leva o rock para os pequenos
Los años de La Caja Negra