Otra noche de protestas, violencia y represión en Caracas se salda con un ataque a un hospital infantil


Caracas fue escenario en la noche del jueves y la madrugada de este viernes de saqueos y disturbios que obligaron a evacuar un hospital en el que había ingresados medio centenar de niños, en un recrudecimiento de la violencia que ha dejado nueve muertos en tres semanas de protestas contra el Gobierno, reporta AFP.

Choques entre las fuerzas de seguridad y manifestantes radicales, lanzamiento de gases lacrimógenos, incendio de barricadas, detonaciones, ataques contra negocios y bloqueos de vías se registraron en una decena de sectores del oeste y el sur de la capital, con mayor gravedad en El Valle.

Unos 54 menores fueron evacuados del hospital materno infantil de El Valle, en unos confusos incidentes.

A consecuencia de los altercados, 52 pacientes, entre madres y niños resultaron intoxicados, según reportes de EFE.

El Gobierno afirma que unas bandas armadas “contratadas por la oposición” atacaron el centro, lo que motivó la evacuación. Sus adversarios sostienen, por el contrario, que el desalojo se debió a las bombas y gases lanzados por la militarizada Guardia Nacional para controlar los disturbios.

Varios vecinos denunciaron en las redes sociales que en El Valle había disparos y que unos camiones antimotines dispersaron con gases lacrimógenos pequeñas protestas contra el presidente Nicolás Maduro.

Uno de esos camiones fue parcialmente incendiado con cócteles molotov que le lanzaron en medio de la oscuridad, según unas imágenes de vídeo tomadas por unos habitantes de la zona.

“El ‘dictaduro’ ordenó a sus esbirros represión a nuestro pueblo de El Valle en Caracas. Lo que le queda, así hacen todos antes de salir” del poder, expresó el líder opositor Henrique Capriles.

Por su parte, el Gobierno acusó a dirigentes opositores de la violencia. “Esos delincuentes quieren vender que Venezuela es un caos (y) el país está en calma”, manifestó Freddy Bernal, dirigente del gobernante partido socialista, al referirse a la oposición.

Venezuela seguirá en las calles hasta el lunes

Manteniendo la presión, los dirigentes opositores convocaron este jueves a nuevas protestas: para este viernes, sábado y lunes.

“La marcha del silencio” tendrá lugar el sábado y se dirigirá hacia las sedes de la Conferencia Episcopal en todo el país, y “El trancón nacional”, un bloqueo de vías, tendrá lugar el lunes, según informa EFE.

El primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, dijo que este viernes los ciudadanos deben organizar en sus respectivos barrios y urbanizaciones protestas pacíficas de lucha no violenta con el fin de fortalecer la “organización para la protesta y la resistencia”.

El sábado se harán “marchas de silencio” hasta las diferentes sedes de la Conferencia Episcopal de Venezuela para honrar a los fallecidos en el marco de las protestas de las últimas tres semanas que suman nueve con las tres personas que murieron ayer, incluido un funcionario de la Guardia Nacional (GNB, policía militarizada).

El lunes, explicó Guevara, habrá un plantón en las principales vías de Venezuela “que durará todo el día”, que tiene como objetivo “ponerle un ‘parao’ (alto) a esta dictadura en las principales arterias viales del país”, aunque no se detalló cómo de desarrollará esta actividad.

El diputado pidió a los seguidores de la oposición ir organizándose para la manifestación del lunes, de manera que el país “amanezca con un plantón que dure todo el día” en las principales vías de Venezuela.

La Fiscalía venezolana confirmó este jueves que durante las protestas registradas el miércoles en Caracas y en 14 estados del país murieron tres personas, 62 resultaron heridas y 312 fueron detenidas.

Alta tensión y preocupación mundial

Los enfrentamientos y desórdenes ocurrieron al cierre de la jornada de este jueves en la que miles de personas marcharon en las calles del este de la capital y en otras ciudades para exigir elecciones generales, un día después de una gigantesca movilización de opositores que dejó tres muertos.

El Gobierno y la oposición se responsabilizan mutuamente de las víctimas mortales, que ya suman nueve desde que estallaron las protestas el 1 de abril, además de cientos de heridos y de detenidos, según la ONG Foro Penal.

La alta tensión en Venezuela despierta inquietud internacional. La Unión Europea, 11 naciones latinoamericanas, la Organización de las Naciones Unidas y organismos como Amnistía Internacional han pedido al Gobierno venezolano garantizar protestas pacíficas.

Estados Unidos y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien tilda a Maduro de “dictador”, han lanzado duras advertencias al Gobierno chavista, al que acusan de “represión”.

“La violencia en Venezuela es alentada por Almagro y los gobiernos alineados con planes intervencionistas del Departamento de Estado de Estados Unidos”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, al referirse a lo ocurrido en la noche y la madrugada.

Las protestas se desataron tras las sentencias del máximo tribunal que retiraron la inmunidad a los diputados y se adjudicó las funciones del Parlamento, único poder público controlado por la oposición. La presión internacional llevó a la anulación parcial de los fallos.

Según las encuestas, siete de cada diez venezolanos reprueban el Gobierno, asfixiados por una severa escasez de alimentos y medicinas y una inflación que el Fondo Monetario Internacional estima en el 720,5% este año, la más alta del mundo.

Epidemia de meningitis ya ha provocado 745 muertos en Nigeria
Implantar una renta básica universal en España costaría 187.870 millones de euros