Un hombre de Florida dice que las “voces” lo instaron a matar a su hija tirándola de un puente


En los años transcurridos desde que John Jonchuck tiró a su hija de 5 años en la Bahía de Tampa desde lo alto de un puente, su perspectiva de la noche en que murió su hija y de las consecuencias, mientras los médicos lo tratan en un hospital psiquiátrico estatal, han estado ocultos de los registros públicos.

Por primera vez, los nuevos archivos judiciales revelan que Jonchuck, de 29 años, le dijo a un médico que “voces” lo instaron a matar a Phoebe, recogió el Tampa Bay Times.

“Escuchaba voces que decían que si Phoebe y yo no moríamos, todos se irían al infierno”, dijo Jonchuck, según los registros.

Él reveló estos detalles a un psiquiatra, Emily Lazarou, durante una evaluación de dos días en octubre de 2017 y mayo de este año para determinar su estado mental en el momento de la muerte de Phoebe. Otro médico, contratado para evaluar los métodos de Lazarou, los citó en una deposición, que se hizo pública después de ser presentada ante el tribunal.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Lazarou le preguntó a Jonchuck ¿Quién iba a morir? Él respondió: “Todos en el mundo”.

Phoebe se desplomó a 62 pies del puente Dick Misener en Tampa Bay el 8 de enero de 2015. Un oficial de policía dijo que vio a Jonchuck detenerse, sacar a Phoebe del asiento trasero de su auto y dejarla caer sobre el borde.

“Pienso en ella todas las noches, por las mañanas cuando me despierto”, le dijo Jonchuck al psiquiatra, según los registros. Dijo que todavía tiene “malos sueños” en los que su hija está “acostada allí” y no puede “hacer que se despierte”.

Jonchuck explica: “Porque era un muy buen padre y ella me quería mucho y siempre le prometí que no iba a dejar que pasara nada, y lo hice”.

Especulaciones sostuvieron que tuvo un ataque psicótico, o que fingió uno para tratar de escapar con el asesinato, o que las drogas erosionaron su mente, o que extrañas desviaciones religiosas lo llevaron al agua.

Llevó consigo una Biblia sueca en los días previos a la muerte de Phoebe, incluso a la oficina de un abogado que llamó a las autoridades sobre su extraño comportamiento. Ella dijo que él se había referido si mismo como el “creador”. La madrastra de Jonchuck dijo que él “se estaba obsesionado”, esparciendo sal alrededor de las puertas para evitar el mal. Un recepcionista de una iglesia dijo que afirmaba haber aprendido que estaba relacionado con el Papa. Se refirió a Phoebe como un demonio.

Cuando la policía lo detuvo después de que se alejó del puente donde soltó a Phoebe, Jonchuck tenía dos Biblias en el auto. Uno estaba abierto a un pasaje: “Dividiste el mar delante de ellos, de modo que lo atravesaron en tierra seca, pero arrojaste a sus perseguidores a las profundidades, como una piedra en aguas poderosas”.

El psiquiatra le preguntó a Jonchuck por qué le importaba que todos los demás murieran. “Porque me sentí como con esa Biblia esa noche, les estaba diciendo a todos que yo era el Creador”, dijo.

Y: “Porque sentí que las voces me decían algo que era real”.

Y: “Porque no quería que nadie más saliera herido”.

Los abogados de Jonchuck planean argumentar que no puede ser condenado porque estaba loco, sin saber que lo que estaba haciendo estaba mal, cuando mató a Phoebe. El juicio, ya retrasado varias veces, está programado para marzo. Si es declarado culpable de asesinato en primer grado, se enfrenta a cadena perpetua.

Hasta entonces, se espera que continúe recibiendo tratamiento en un centro de evaluación estatal en Gainesville.

La obra del misterioso e irreverente Banksy se exhibe en España por primera vez en la muestra ‘Genius or Vandal?’
Régimen cubano busca aumentar explotación petrolera para el 2019