Una app mejora la calidad de vida de los enfermos de párkinson por medio de la música


Investigaciones internacionales muestran que las actividades relacionadas con la música, como bailar, cantar o escucharla, son un buen refuerzo terapéutico para las personas con párkinson. “Los enfermos que la padecen, más de ciento cincuenta personas en el Estado, no tienen capacidad para autogenerarse patrones de movimiento como la marcha, pero una fuente externa como la música les permite recuperar el movimiento“, explica el director del Instituto de Investigación del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Jaume Kulisevsky, también profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

La música tiene beneficios sobre su capacidad motora y también sobre su capacidad cognitiva y emotiva. “Al hacer ejercicios de rememoraciones musicales mejoran la cognición y la capacidad ejecutiva. Y dado que muchos de estos enfermos tienen problemas de procesamiento de las emociones, la música también los ayuda a activar sus sentimientos y procesarlos“, añade Kulisevsky, experto en enfermedades neurodegenerativas.

Ante estos beneficios que aporta la música, el Hospital de Sant Pau, la UOC y la empresa de soluciones tecnológicas GMV, impulsores de la comunidad de innovación colaborativa Open eHealth Parkinson, han seleccionado como ganadora de un concurso de ideas una aplicación cuyo objetivo es mejorar la movilidad, el estado de ánimo y la gestión del tratamiento médico de los pacientes por medio de la música.

El equipo que ha ideado esta solución tecnológica, llamada Parkinsons, es un equipo transdisciplinario que integran la responsable de Nuevos proyectos de la UOC, Teresa Fèrriz; la diseñadora y profesora, Tona Monjo; la experta en musicoterapia, Ariadna Sáez; el doctor en Tecnologías de la Información y la Comunicación, Raúl Parada, y el músico y profesor colaborador de la UOC Marc Sogues. Su propuesta ha sido seleccionada entre 38 ideas y 4 equipos finalistas que se presentaron durante el mes de julio pasado en una plataforma digital colaborativa.

«Una de las funciones más relevantes de la aplicación Parkinsons será la posibilidad de personalizarla a partir del estado tanto físico como anímico del paciente en el momento de iniciar cada una de las sesiones diarias, además de otras informaciones importantes como el cuestionario de gustos musicales o los tests que se van realizando para seguir la evolución de la enfermedad», explica Fèrriz. También se utilizarán estrategias de gamificación para mejorar la experiencia del paciente.

La app dará recomendaciones de músicas para diferentes usos, además de ejercicios,  a partir de diferentes itinerarios que permitirán alcanzar metas pequeñas, de complejidad progresiva, con retroalimentación periódica de mensajes positivos. Las actividades se adecuarán sobre una base del repertorio musical personalizado que se ha definido a partir de la historia musical y las preferencias del paciente.

Perfil de usuario

Está previsto que la aplicación, que se podrá utilizar tanto individualmente como con el cuidador, vaya dirigida a todo tipo de pacientes, en diferentes estadios de la enfermedad y con grados distintos de deterioro cognitivo, motriz y expresivo, además de estados de ánimos cambiantes.

En fases de desarrollo posteriores está planificado poner en marcha un blog vinculado a la aplicación que servirá como un espacio de comunicación abierto y útil también para profesionales por la posibilidad de tener acceso a indicadores cuantitativos y cualitativos. Además, está previsto que gracias a los datos que recoja la aplicación, y con el consentimiento previo de los usuarios, pueda servir para avanzar en la investigación de la enfermedad. Las lenguas de uso de la app serán en catalán, castellano e inglés.
noviembre 30/2017 (immedicohospitalario.es)

Apple celebra un año con donativos récord en el Día Mundial del VIH
La autoridad electoral de Honduras posterga la declaración del ganador de las elecciones