Unos 30 artistas reclaman la derogación del Decreto 349 en el Consejo de las Artes Plásticas


Reunión de artistas en el Consejo de las Artes Plásticas. (FACEBOOK/A.PACHECO)

Unos 30 artistas se reunieron en el Consejo Nacional de las Artes Plásticas de Cuba para reclamar la derogación del polémico Decreto 349informó en su perfil de Facebook el coordinador del proyecto Omni Zona Franca Amaury Pacheco.

El artista independiente explicó que los promotores de la campaña contra la regulación seguían “esperando respuesta del ministro de Cultura”, Alpidio Alonso.

El pasado mes de agosto, el grupo entregó en el Consejo de Estado y el Ministerio de Cultura una carta protesta contra el decreto, que consideran una camisa de fuerza para recrudecer el control gubernamental sobre la creación y promoción artística en la Isla y en consecuencia a eliminar el arte independiente en Cuba.

“Sinergia total, conectados todos, a todos los niveles… Me siento orgulloso de ser artista cubano”, escribió Pacheco.

Henry Eric Hernández, quien asistió a la reunión, lamentó que los “burócratas” mantienen su “postura autoritaria”.

“Si la ilusión o imaginario del debate sirve de algo, pues bienvenida sea. Pero, estuve en dicha reunión y solo decir que los burócratas no tienen tantas ganas de diálogo al respecto, y menos aún de bajar a la raíz del problema; más bien siguen varados en su postura autoritaria”, respondió Hernández al post de Pacheco.

También se refirió a que el artista y galerista independiente Italo René Expósito “se fue antes de la mitad de la reunión decepcionado”.

“Todo parecía como si ellos nos estuvieran haciendo un gran favor ‘escuchándonos’. Todo está grabado, así que creo que quienes tengan la grabación la transcriban para que todos escuchen por dónde fueron los tiros. ¡Buen día!”, zanjó.

En un reciente documento, el Manifiesto de San Isidro, los artistas que iniciaron las acciones contra la resolución defendieron que no estaban “convocando ni a la anarquía ni a la confrontación”, si no que deseaban “el diálogo y el entendimiento”.

El Decreto Ley 349 incluye castigos contra quien autorice o permita servicios artísticos que no hayan sido “aprobados y contratados por la institución cultural a que corresponda”.

Asimismo, penaliza a quien “como artista individual o actuando en representación del colectivo a que pertenece, brinde servicios artísticos sin la autorización de la entidad que corresponda”, y a quien “preste servicios artísticos sin estar autorizado para ejercer labores artísticas”.

A raíz del rechazo generado por la regulación, el régimen ha desplegado su maquinaria represiva con detenciones, hostigamiento y otras acciones.

Las más recientes terminaron con la detención del rapero Maikel Castillo Pérez, “El Osokbo”, y el cierre de La Madriguera, espacio de la oficialista Asociación Hermanos Saíz, donde el cantante y otros exponentes del hip hop censurados por las autoridades actuaron y se pronunciaron contra el decreto.

La activista Ana Olema informó este jueves que desde la plataforma CUBALEX se está recaudando fondos para la defensa de Castillo Pérez y para hacerlos llegar a la familia. Dijo que estaban planeando “habilitar un sistema para apoyar a los familiares”.

“Un artista no tiene que pedirle permiso a ningún Estado para hacer su obra, menos debe ir preso por expresarse”, denunció Olema.

“Los artistas cubanos libres dentro y fuera de la Isla están dando una batalla por la libertad valiosa, cada vez son más los que se unen y el movimiento crece. Los artistas dentro necesitan apoyos logísticos como es natural y creemos en la colaboración voluntaria como son estas vías de apoyo y solidaridad”, manifestó la artista.

“¡Libertad para Maykel, No Al Decreto 349, Abajo Los Fabricantes de Decretos!”, escribió.

Tres días después del concierto en la Madriguera, agentes del Departamento Técnico de Investigaciones (DTI) detuvieron al músico, según informó su pareja, Yasmaris de la Caridad Hernández

Las autoridades reabrieron un proceso que estaba ya zanjado, acusando al rapero por un “atentado” contra un policía.

A finales de la pasada semana, Castillo fue conducido al centro de detención El Vivac, en Calabazar, La Habana, y trasladado a la cárcel de Valle Grande, en la misma provincia.

Una popular canción del rapero, titulada “Por ti señor”, es una ácida crítica política contra Fidel Castro, y, aparentemente, fue la razón que lo llevó a la cárcel por un año en 2015.

 

Idania Valdés, habitual – OnCuba News
En Camagüey: conferencia académica dedicada a Alejo Carpentier